Trump sobre las elecciones en disputa: “no puedo decirles lo que va a pasar”

Por Tom Ozimek
16 de Noviembre de 2020
Actualizado: 16 de Noviembre de 2020

El presidente Donald Trump dijo al New York Post en una entrevista el viernes que está decidido a seguir impugnando los resultados de las elecciones presidenciales en los tribunales y, en cuanto a sus expectativas sobre el resultado de las elecciones impugnadas, dijo: “No puedo decirles lo que va a pasar”.

Trump le dijo a Michael Goodwin del Post que cree que “estas elecciones fueron robadas”, señaló el entusiasmo mostrado por su candidatura en mítines a gran escala, se quejó del sistema de software de votación utilizado para contar los votos e insistió en que “no es posible” que haya perdido.

Cuando le preguntaron si aceptaría los resultados si su serie de medidas legales fracasaban, dijo: “Ya veremos cómo resulta”.

“Es difícil llegar a un acuerdo cuando ellos no dejan entrar a tus observadores para observar” el escrutinio de los votos, dijo Trump, y añadió: “Una vez más, no puedo decirles lo que va a pasar”.

Trump tiene varios procedimientos legales abiertos en estados clave en disputa, y se especula que si algunos de ellos tienen éxito en bloquear la certificación de los resultados de las elecciones, ninguno de los candidatos recibiría los 270 votos necesarios del Colegio Electoral y podría producirse una “elección de contigencia”, en la que los delegados estatales en la Cámara elegirían al presidente.

Es un camino hacia una posible victoria de Trump que el profesor emérito de derecho de Harvard, Alan Dershowitz, esbozó en una entrevista con Newsmax, prediciendo que la estrategia de Trump se centraría en negar al candidato demócrata Joe Biden la posibilidad de obtener 270 votos.

“Lo que trata de hacer es negar a Joe Biden 270 votos, presentando demandas en Pensilvania, Georgia, en Nevada, en Michigan, en Arizona”, dijo Dershowitz, y agregó que no permitir que Biden alcance 270 de los 538 votos finalmente obligaría a las delegaciones estatales de la Cámara de Representantes a votar, donde los republicanos tienen una ventaja sobre los demócratas. Actualmente, el Partido Republicano tiene una mayoría de 26-23-1 en la delegación estatal de la Cámara de Representantes.

“Si puede mantener el recuento de Biden por debajo de 270, entonces el asunto va a la Cámara de Representantes, donde, por supuesto, hay una mayoría republicana entre las delegaciones de los estados, y se vota por estado si va a la Cámara”, dijo Dershowitz. “Está tratando de seguir la jugada de tres elecciones del siglo XIX”.

La campaña de Trump o el equipo legal no han declarado públicamente si están siguiendo dicha estrategia.

Una trabajadora del Condado de Gwinnett levanta un trozo de papel, indicando que tiene una duda, antes de que se inicie el recuento de boletas en Lawrenceville, Georgia, el 13 de noviembre de 2020. (Megan Varner/Getty Images)

Otra posibilidad que se está planteando es un escenario en el que el gobernador y la legislatura de un estado muy disputado presenten dos resultados electorales diferentes, lo que llevaría a una situación en la que hay dos grupos de “electores en duelo” y correspondería al Congreso determinar cuál de ellos aceptar.

Mientras tanto, Trump dijo repetidamente a Goodwin que cree que el software de votación, de Dominion Voting Systems, se había visto de alguna manera comprometido, haciéndose eco de observaciones anteriores al respecto.

El voto fue “escrutado por una compañía privada de la izquierda radical, Dominion, con una mala reputación y un equipo de mala calidad que ni siquiera podía cumplir los requisitos para Texas (¡[un estado] que gané por mucho!), los medios falsos y silenciosos, y más”, escribió Trump en un tuit.

“Informe: Dominion borró 2.7 millones de votos [que] Trump [obtuvo por] todo el país. El análisis de datos encuentra que 221,000 votos de Pensilvania cambiaron del presidente Trump a Biden. 941,000 votos que Trump obtuvo fueron borrados. Los estados que usan el sistema de votación de Dominion cambiaron 435,000 votos de Trump a Biden”, escribió Trump en otro tuit.

La exfiscal federal Sidney Powell, abogada de la campaña de Trump, sugirió en una entrevista el domingo que el equipo legal del presidente está recibiendo un aluvión de pruebas sobre el fraude electoral y las irregularidades, incluso en relación con Dominion Voting Systems, afirmando que el software cambió “millones de votos” de Trump a Biden.

Aunque Powell se negó a dar detalles de las pruebas que supuestamente obran en su poder, dijo a Fox Business que tiene suficientes pruebas de fraude electoral para iniciar una amplia investigación criminal y que “nos estamos preparando para anular los resultados de las elecciones en varios estados”.

Sidney Powell, autora del bestseller “Licensed to Lie” y abogada principal en más de 500 apelaciones en el 5º Circuito, posa para una foto en Washington el 30 de mayo de 2019. (Samira Bouaou/The Epoch Times)

Dominion Voting Systems ha negado varias veces a varios medios de comunicación que su software y sus dispositivos no sean seguros.

“Dominion Voting Systems niega categóricamente las falsas afirmaciones sobre los problemas de cambio de voto en nuestros sistemas de votación”, dijo la compañía en un comunicado. “Las aseveraciones sobre el borrado o cambio de votos son completamente falsas”.

Una coalición nacional que incluye a la Agencia de Seguridad Cibernética e Infraestructura del Departamento de Seguridad Nacional y la Asociación Nacional de Directores de Elecciones Estatales dijo que hay una falta de evidencia que apoye la afirmación de que el software de votación borró o cambió los votos en las elecciones.

“No hay evidencia de que algún sistema de votación haya borrado o perdido votos, cambiado votos, o se haya visto comprometido de alguna manera”, dice un comunicado conjunto de la coalición, que califica las elecciones de 2020 como “las más seguras de la historia estadounidense”.

Ben Hovland, jefe de la Comisión de Asistencia Electoral, una agencia federal que prueba y certifica la tecnología electoral, dijo a MIT Technology Review en una entrevista que “no ha habido evidencia en ningún lugar de un fraude electoral generalizado”.

“Si hay algo de esto”, dijo Hovland, refiriéndose a las denuncias de fraude, “los funcionarios electorales querrán llegar al fondo de esto más que nadie. Se preocupan por la integridad del proceso y quieren asegurarse de que fue justo y que se refleje la voluntad de los votantes”.

Siga a Tom en Twitter: @OZImekTOM

Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí

Descubra

Monjes deben seguir al PCCh

TE RECOMENDAMOS