Tuidang: Un movimiento que puede disolver el PCCh desde dentro

Por Jennifer Zeng y Sherry Qi
22 de Abril de 2021
Actualizado: 22 de Abril de 2021

El 20 de abril, el número de personas que han publicado sus declaraciones para renunciar al Partido Comunista Chino (PCCh), a su Liga Juvenil y a los Jóvenes Pioneros superó los 376 millones. Esta cifra ha superado el número de personas que se retiraron del Partido Comunista Soviético antes de la caída de la Unión Soviética en 1991. Un experto en China dijo que este movimiento de base Tuidang (Renunciar al Partido) que comenzó en 2004 también puede desencadenar la desintegración del PCCh dentro de 5 años.

La renuncia al PCCh, a su Liga Juvenil y a los Jóvenes Pioneros también es conocida por los chinos como las “Tres Renuncias”. Según el sitio web Tuidang, donde se publican las tres declaraciones de renuncia, hasta el 21 de abril, 376,084,836 personas han publicado sus tres declaraciones de renuncia, lo que representa alrededor del 27% de la población total de China.

En otras palabras, al menos uno de cada cuatro chinos ha declarado públicamente su oposición al PCCh y ha renunciado a las organizaciones relacionadas con el PCCh.

Tres organizaciones del PCCh y las promesas mortales

En el sistema comunista, además del Partido Comunista, también están bajo su control la Liga Juvenil Comunista y los Jóvenes Pioneros.

En China, la escuela primaria es obligatoria. Los niños empiezan la escuela primaria a los 6 años y la terminan a los 12. El PCCh exige a casi todos los estudiantes de primaria que se unan a los Jóvenes Pioneros, y unirse a ellos se considera una insignia de honor.

Las escuelas primarias celebran regularmente una ceremonia de promesa en la que los niños levantan el puño derecho hacia la bandera roja de los Jóvenes Pioneros y juran: “Soy miembro de los Jóvenes Pioneros de China. Bajo la bandera de los Jóvenes Pioneros, me comprometo a amar al PCCh, a la patria y al pueblo; a estudiar bien, a ejercitarme bien y a estar dispuesto en todo momento a contribuir con todas mis fuerzas a la causa del comunismo”.

Es decir, bajo el sistema comunista, a los niños de tan solo seis años se les exige un juramento de estar dispuestos a contribuir con “todas sus fuerzas” al comunismo antes de que lo entiendan.

Cuando los niños entran en la escuela preparatoria, se les pide que se unan a la Liga Juvenil Comunista de forma semiobligatoria. Una vez más, se exige a los estudiantes que levanten el puño derecho y hagan una promesa:

“Me comprometo a unirme voluntariamente a la Liga Juvenil Comunista China. Apoyo firmemente a la dirección del PCCh, acatar la constitución de la Liga Juvenil, cumplir con sus resoluciones, cumplir sus obligaciones como miembro, acatar estrictamente su disciplina, estudiar diligentemente, trabajar activamente, hacer contribuciones y sufrir dificultades antes que otros, dejar que otros se lleven los beneficios antes que yo, y esforzarme al máximo por la causa del comunismo”.

El juramento para ser miembro del PCCh es también algo similar al de la Liga Juvenil, pero con un final diferente que jura “sacrificarlo todo”.

La versión actual, establecida en 1982, dice así:

“Me comprometo a unirme al PCCh voluntariamente, a defender las directrices del Partido, a acatar la constitución del Partido, a cumplir mis obligaciones como miembro, a llevar a cabo las decisiones del Partido, a cumplir estrictamente con la disciplina del Partido, a guardar los secretos del Partido, a ser leal al Partido, a trabajar activamente, a luchar por el comunismo durante toda mi vida, a estar dispuesto a sacrificar todo por el Partido y el pueblo en cualquier momento, y a no traicionar nunca al Partido”.

Como el PCCh es el partido gobernante en China, los miembros del PCCh pueden disfrutar de muchos beneficios. Por ello, el número de personas que pueden ser aprobadas para ingresar en el PCCh es reducido.

En la actualidad, el número de miembros del PCCh en China es inferior a 100 millones de una población de 1400 millones, y el porcentaje de miembros del Partido en la población es inferior al 7 por ciento.

Sin embargo, más del 95 por ciento de los chinos se han unido a los Jóvenes Pioneros, lo que significa que de una población de 1400 millones, el número máximo de personas que pueden hacer una declaración para las tres renuncias es de 1300 millones.

Un movimiento desencadenado por los “Nueve comentarios sobre el Partido Comunista”

El movimiento Tuidang, también llamado movimiento de las tres renuncias, fue desencadenado por la serie editorial “Nueve comentarios sobre el Partido Comunista chino“, publicada por primera vez en la edición en chino de The Epoch Times el 19 de noviembre de 2004.

Los “Nueve comentarios sobre el Partido Comunista chino” exponen exhaustivamente la sangrienta historia de asesinatos del PCCh y analizan en profundidad la naturaleza engañosa, violenta, cultista y canalla del PCCh en diferentes ámbitos de la historia, la política, la economía, la cultura y la fe.

La parte 7, titulada “Sobre la historia de matanza del Partido Comunista chino”, afirma que “Bajo el régimen del PCCh fueron asesinados entre 60 y 80 millones de chinos inocentes, que dejaron tras de sí familias desmembradas”.

Esta cifra supera el número total de muertes en las dos guerras mundiales juntas.

Desde 1949, el PCCh ha perseguido a más de la mitad del pueblo chino.

El 12 de enero de 2005, The Epoch Times publicó una declaración en la que pedía al pueblo chino que abandonara el PCCh y sus organizaciones afiliadas.

El 22 de febrero de 2005, más de diez organizaciones, entre ellas el grupo de medios de comunicación The Epoch Times, la Alianza de Adiós al PCCh, la Coalición Global para Llevar a Jiang [Zemin] ante la Justicia y el sitio web Nueve Comentarios, unieron sus fuerzas para establecer el Centro de Servicios Globales para Abandonar al PCCh, una organización de servicios sin ánimo de lucro que ayuda a las personas a realizar las Tres Renuncias.

Dado que el PCCh es una dictadura, los chinos están bajo un estricto control. Por razones de seguridad, muchas personas eligieron seudónimos cuando publicaron sus declaraciones de las Tres Renuncias. Creen que Dios ve los corazones de las personas y que pueden deshacer sus promesas mortales hechas al PCCh abandonándolas.

Cuando las personas envían sus declaraciones, el Centro de Servicios Globales para Abandonar al PCCh crea un número único para ellas. Las personas pueden seguir el estado de sus declaraciones utilizando este número único.

Los voluntarios del Centro de Servicios Globales para Abandonara al PCCh comprueban las declaraciones para asegurarse de que son auténticas antes de que puedan publicarse en internet.

Una vez publicada la declaración, el remitente puede descargar e imprimir un certificado en inglés y en chino.

Los miembros más veteranos del PCCh también deciden renunciar

Un fenómeno notable durante las primeras etapas del movimiento Tuidang fue que un número significativo de las Tres Renuncias procedían de los niveles más altos del PCCh, incluyendo funcionarios del Consejo de Estado, de los ministerios, de la Asamblea Popular Nacional, de la Escuela Central del Partido y de los cuadros provinciales y municipales.

Por ejemplo, una persona del Consejo de Estado utilizó el nombre de Hua Tianming para presentar una declaración el 27 de diciembre de 2004. La declaración dice: “Fue en contra de mi voluntad ser un esbirro. Quiero pedir perdón al pueblo chino. Solo espero que el PCCh se acabe pronto”.

Su firma decía que era miembro de una determinada oficina del Consejo de Estado.

También había cuadros superiores de los departamentos de seguridad pública y justicia, como el Ministerio de Seguridad Nacional, el Ministerio de Justicia, y el ejército, incluida la Marina y la Región Militar de Beijing.

Una declaración publicada con el nombre de Li Bochun el 22 de diciembre de 2004 dice: “Soy un cuadro técnico de la defensa nacional retirado con 43 años de experiencia militar y más de 30 años como miembro del Partido. Solía creer todo lo que decían mis superiores, pero solo después de retirarme comprendí realmente la naturaleza malvada del PCCh”.

Otra declaración publicada el 22 de diciembre de 2004 con el nombre de Li Linying afirma: “En su día fui un cuadro militar; me engañaron y creí en el PCCh. Sin embargo, la verdad desnuda de la naturaleza de la secta malvada del PCCh ha quedado ahora completamente expuesta. He seguido de cerca esta secta maligna durante más de una década. Aunque no he hecho nada malo, también lo he potenciado. Hoy por fin lo he entendido. Declaro solemnemente mi retirada del culto comunista”.

Una declaración de un reportero de la Televisión Central de China (CCTV) dice: “Ya es suficiente. Hoy me desvinculo oficialmente de toda relación con ellos. He sido reportero de la cadena de televisión durante muchos años, y veo a través de su hipocresía. (…) He sido engañado por el Partido bajo la propaganda de la mentira, y hoy me desvinculo oficialmente de toda relación con ellos”.

Experto en China: El PCCh se disolverá desde dentro

El 25 de diciembre de 1991, la Unión Soviética, el primer régimen comunista del mundo, se derrumbó. El último presidente de la Unión Soviética, Mijail Gorbachov, renunció y entregó el poder al presidente ruso Boris Yeltsin.

A finales de 1989, las naciones de la República que en su día formaron parte de la Unión Soviética declararon su independencia, y el presidente estadounidense George H.W. Bush y Gorbachov declararon conjuntamente el fin de la Guerra Fría.

Como consecuencia del largo periodo de autocracia y corrupción, se produjo una oleada de renuncias al Partido Comunista de la Unión Soviética antes de su disolución, y más del 20% de sus miembros acabaron abandonando el Partido.

Del mismo modo, el movimiento Tuidang en China ha conseguido que cerca del 27 por ciento de la población china rechace al PCCh de una forma u otra hasta ahora.

El número actual de chinos que han rechazado al PCCh es superior al 20 por ciento de miembros comunistas que abandonaron la Unión Soviética antes de que ésta se derrumbara. Entonces, ¿por qué no ha caído aún el PCCh? El experto en China Shi Shan dijo a The Epoch Times que hay muchas razones, pero las dos principales son:

En primer lugar, el PCCh es el grupo gobernante más poderoso de la historia de la humanidad en cuanto al control de las personas. Ningún otro régimen en la historia o en el mundo fue como el PCCh, que no solo controla dónde puede vivir la gente a través de un sistema de registro de hogares, sino que también controla las creencias y pensamientos de la gente, sus trabajos, la vida familiar e incluso cuántos hijos pueden tener.

Con la ayuda de la alta tecnología, el PCCh utiliza hoy los métodos de vigilancia más invasivos para controlar la vida cotidiana de todos. El gobierno comunista es como una olla de alta presión, que hace que las personas que están dentro no puedan moverse.

En segundo lugar, el PCCh utiliza el mercado continental como cebo, vinculando la economía a la política para atraer la inversión de capital internacional en China que aporta nuevos nutrientes y sangre al cuerpo críticamente enfermo del PCCh, lo que le permite seguir sobreviviendo.

Sin embargo, Shan añadió que la marea del movimiento Tuidang ya ha empezado a desmantelar el PCCh desde dentro. Aunque muchas personas no revelaron abiertamente sus verdaderas identidades cuando lo abandonaron y seguían trabajando en apariencia para el PCCh, se habían separado esencialmente del PCCh en sus corazones. Una vez que el entorno externo cambie, esta fuerza de oposición interna contribuirá al rápido colapso del PCCh.

Shan señaló que, según el ritmo actual de las Tres Renuncias, hay al menos 50,000 personas que se retiran por día. Esto significa más de 20 millones en un año. En cinco años, más de 100 millones de personas habrán renunciado. Con la cifra actual de más de 376 millones, en 2026 el número total de las Tres Renuncias podría alcanzar los 500 millones, lo que supone el 35% de los 1400 millones de personas.

Esto significa también que al menos una de cada tres personas habrá renunciado.

“Para entonces, el PCCh se desintegrará desde dentro, como el Partido Comunista soviético”, dijo.

Jennifer Zeng y Sherry Qi son colaboradoras independientes de The Epoch Times.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS