Tumor cerebral inoperable de una niña texana desaparece “milagrosamente”, expertos no saben cómo

Por Jack Phillips
29 de Agosto de 2019 Actualizado: 29 de Agosto de 2019

El tumor cerebral inoperable de una niña de Texas desapareció milagrosamente, según informes de noticias locales.

A Roxli Doss le diagnosticaron un tumor cerebral, conocido como glioma pontino intrínseco difuso, o DIPG, informó 12NewsNow.

“Es muy raro, pero cuando lo vemos, es una enfermedad devastadora”, dijo a la estación la Dra. Virginia Harrod del Centro Médico Infantil Dell. “Tienes menos capacidad para tragar, a veces pérdida de visión, disminución de la capacidad para hablar, eventualmente dificultad para respirar”.

Harrod señaló que la niña pasó por semanas de radiación a pesar de que no había cura. Gena y Scott Doss, sus padres, rezaban por un milagro.

“Y lo conseguimos”, dijo Gena después de que el tumor de la chica aparentemente desapareció.

“Cuando vi por primera vez la resonancia magnética de Roxli, fue realmente increíble”, contó Harrod en el informe. “El tumor era indetectable en la resonancia magnética, lo cual es muy inusual”.

Los médicos no pueden explicar por qué desapareció.

“Dell Children’s, Texas Children’s, Dana-Farber, Johns Hopkins y MD Anderson, todos estuvieron de acuerdo en que era DIPG”, compartió Scott.

La familia da crédito a la fe por la recuperación de la niña.

“Seguimos diciéndolo cada día”, comentó Gena en el informe. “Es como una cosa familiar nuestra que Dios sanó a Roxli”.

“No sabíamos cuánto tiempo iba a estar sana y, mírala, lo está haciendo de maravilla”, añadió Scott.

La niña seguirá recibiendo tratamientos, como inmunoterapia, por precaución. La familia revisó dos veces sus escáneres para asegurarse de que todo estaba bien, reportó KHOU. Otros detalles sobre su caso no están claros.

DIPG

Según Children’s Reseach Hospital, “El DIPG es un tipo de tumor que comienza en el tronco encefálico, la parte del cerebro justo por encima de la nuca y conectada a la columna vertebral. El tronco encefálico controla la respiración, la frecuencia cardíaca y los nervios y músculos que nos ayudan a ver, oír, caminar, hablar y comer. Estos tumores se llaman gliomas porque crecen de células gliales, un tipo de célula de apoyo en el cerebro”.

“El principal problema con el DIPG es que la mayoría de estos tumores no se clasifican por grado porque la cirugía para obtener tejido por biopsia o para extirpar el tumor no es segura debido a la ubicación. Cuando estos tumores se someten a biopsia, generalmente son tumores de grado III o IV, que tienden a comportarse de manera muy agresiva. La mayoría de estos tumores se diagnostican por su aparición en la resonancia magnética”, añade.

El centro de investigación dice que entre el 10 y el 20 por ciento de los tumores cerebrales de en niños son DIPG.

“Son más comunes en niños de entre 5 y 10 años de edad, pero pueden ocurrir a cualquier edad en la niñez. Aunque son más raros, también pueden ocurrir en adultos”, dice.

Los síntomas incluyen problemas para caminar o mantener el equilibrio, problemas de visión, problemas para tragar o masticar, náuseas o vómitos, dolor de cabeza matutino y debilidad facial o caída.

El tratamiento incluye radiación, cirugía (rara vez) y quimioterapia.

La tasa de supervivencia es “muy baja”, dice St Jude, y añade: “En este momento no hay cura para este tumor. El equipo de tumores cerebrales de St. Jude, junto con colegas de muchos otros programas de tumores cerebrales pediátricos en Estados Unidos, continuará esforzándose por encontrar una cura para los pacientes con DIPG”.

*****

A continuación:

El lupus la tenía al borde del suicidio, pero tres palabras cambiaron su vida para siempre

TE RECOMENDAMOS