Un adolescente muere y su madre de luto lee su último mensaje de texto y descubre por qué

Por Li Yen
11 de Agosto de 2019 Actualizado: 12 de Agosto de 2019

El hostigamiento es totalmente inaceptable en cualquier forma, modo o manera. La trágica historia de Daniel J. Briggs, de 16 años, de Lafarge, Nueva York, que se quitó la vida le romperá el corazón a cualquiera. Si todos los acosadores vieran el video que esta más abajo y se tomaran en serio el mensaje de su madre que llora, el acoso escolar podría ser casi eliminado.

El hostigamiento puede hacer que un niño se sienta solo, herido, aterrorizado y triste. Si no se controla puede escalar rápidamente hacia la depresión, los trastornos de ansiedad y los pensamientos suicidas, lo cual puede conducir a una tragedia.

En el vídeo de YouTube publicado por Champion of Choices que se hizo viral y acumuló casi 10 millones de visitas, Amy J. Briggs rompe a llorar al compartir la desgarradora historia de su hijo, Daniel J. Briggs.

Según Amy, durante la mayor parte de su vida escolar, su hijo Daniel fue implacablemente acosado porque no encajaba con la mayoría de los niños. Daniel, que “tenía un lado compasivo que era inigualable para un niño de su edad”, tenía diferentes intereses: le gustaba cazar y pescar. Esa diferencia fue suficiente para que sufriera hostigamiento físico y emocional.

Comenzó como intimidación verbal. Las cosas empeoraron cuando creció. Fue atacado físicamente: los agresores le tiraban basura, lo golpeaban en el estómago y lo obligaban a lamer la ventana de un autobús escolar.

“Buscaban cualquier cosa pequeña sólo para hacerle su vida miserable”, dijo Amy.

Para detener la intimidación los padres de Daniel se acercaron a la escuela varias veces pero no resultó.

Daniel fue atormentado por sus abusadores durante años. Lo que llevó a que el estudiante de secundaria de Thousand Islands High School se quitara la vida por desesperación, fue un texto que recibió de uno de sus agresores.

“¿Por qué no coges una de tus preciosas armas y le haces un favor al mundo y te matas?”

Aparentemente, estas palabras hirieron mucho a Daniel. Él le contestó, diciendo: “Ya no tendrás que preocuparte por mí, me voy a casa y me suicidaré”.

“Hazlo o calla”, respondió el acosador.

Ese día, el 3 de marzo de 2014, Daniel le dijo a varias personas de su clase y en el autobús que se iba a suicidar.

Poca gente le creyó. Desgraciadamente, después de la escuela Daniel tomó una de sus escopetas y terminó con su vida aproximadamente a las 5:30 p.m. Murió dos meses antes de cumplir 17 años.

Por desgracia Daniel no vivió para ver que todavía hay estudiantes de su edad que se preocupan por él. Estos estudiantes enviaron cartas a la madre de Daniel después de su muerte.

“Ojalá supiera lo mucho que significaba para tanta gente. Sí importaba. Él sí importa. Nunca nos recuperaremos de esto”, dijo Amy.

Amy les suplicó a otros que dejen de intimidar. No espere, ya que podría tener resultados catastróficos.

“Cuando sepas que hay alguien que está siendo acosado no seas un espectador”, dijo Amy. “Eres tan culpable como los agresores cuando te quedas sin hacer nada. Si lo ves, haz algo al respecto”.

Lamentablemente, los niños y jóvenes que se suicidan como resultado de alguna forma de acoso escolar se han vuelto trágicamente comunes en la última década. Es una pérdida sin sentido cuando un niño pequeño se quita la vida como una opción para acabar con su dolor. El rastro de corazones rotos que dejan atrás puede que nunca se reparen.

Todos podemos ayudar a nuestros hijos a ser más abiertos, a comunicarse mejor, y a poner fin a la intimidación. Es de esperar que las escuelas de todo el mundo también adopten medidas para hacer frente a la intimidación y detener esta inquietante tendencia de los suicidios de niños y adolescentes.

Recuerda, no estás solo, ya que siempre hay alguien que se preocupa por ti.

Puedes ver el video debajo:

***

Descubre:

Esta chica solitaria y acosada recupera su autoestima al asistir a un evento que cambiaría su vida para siempre

TE RECOMENDAMOS