Un alcalde mexicano finge discapacidad para ver cómo trabajan sus empleados y se sorprende del resultado

Por Jesús de León – La Gran Época
07 de Julio de 2019 Actualizado: 07 de Julio de 2019

Un alcalde mexicano fingió ser un mendigo en silla de ruedas para para ver cómo trabajaban sus empleados, y en medio de la experiencia contó que lo maltrataron y discriminaron.

El presidente municipal de Cuauhtémoc, en Chihuahua, Carlos Tena, realizó un experimento social para solicitar una despensa en el ayuntamiento, solo con el objetivo de comprobar que parte de su personal discrimina y maltrata a las personas que acuden a ellos, según reportaron los medios locales.

Carlos Tena había recibido dos versiones opuestas sobre el trabajo de sus empleados.

No sabía “si creerle a la gente o a los empleados municipales”.

Así que decidió comprobarlo con sus propios ojos para saber cuál era la verdad.

Para no ser reconocido, el alcalde simuló tener una lesión en el rostro, el cual cubrió con una gasa y una cinta. Además, se puso lentes negros y vistió una polera y un gorro gris, y cubrió sus piernas con una cobija.

Apoyado por otra persona se dirigió a la Dirección de Desarrollo Social para solicitar asistencia, pero no fue bien atendido.

Para su sorpresa, fue discriminado, rechazado e ignorado por su propio personal:

“El propósito de esta caracterización fue mostrar la realidad que viven los ciudadanos a diario, la indiferencia y desatención por parte de los servidores públicos”, dijo el alcalde en entrevista televisiva, según Diario de Morelos.

El alcalde acudió a dos oficinas, entre ellas a su propio despacho y reconoció que el trato fue igual que en las demás áreas, ni agua le ofrecieron.

“Me dio coraje con las personas que están ahí trabajando y ganan un sueldo y tratan mal a la ciudadanía. Les dí su buena leída de cartilla y les dije que no quería volver a saber que trataron mal a alguien”, señaló.

Sergio Sierra, coordinador de Comunicación Social del Ayuntamiento de Cuauhtémoc, indicó que el alcalde les relató que sintió que lo ignoraron, con excepción de una empleada que le ofreció una gelatina, lo cual va en contra de la política que ha pedido en su Gabinete, que es atender bien a la población, reportó el medio local Municipios Puebla.

“No fue grata la sorpresa. Créame que hasta un nudo en la garganta se me puso, porque es muy triste ver cómo tratan a las personas algunos empleados del Municipio”, dijo el alcalde en declaraciones a la televisión.

En otro momento después de ir a Desarrollo Social el alcalde se dirigió a otra área cercana a su despacho, para lo cual tenía que utilizar un elevador, pero se requería de una llave y una mujer que lo acompañaba no hallaba al guardia que la tenía.

Incluso, una vez pidió hablar con el alcalde, pero le indicaron que no estaba y que lo podía atender el secretario del Ayuntamiento, pero que llegaría en una media hora.

El alcalde contó como en medio del experimento no pudo más por el maltrato y reveló su identidad.

“Me impregné de aceite, me impregné de gasolina. Iba agachado para que no me reconocieran. Y cuando me pidieron que esperara afuera al secretario ya no me aguanté más, devolví la silla con mis propias manos, me quité el sombrero y mi disfraz y ahí fue como si les hubiera estallado una barrita de hielo en el cuerpo porque no lo podían creer”.

****************

Descubre:

¿Por qué China tiene un organismo estilo Gestapo?

TE RECOMENDAMOS