Un alto diplomático chino pierde una cita importante, un indicio de que Xi Jinping ganó contra una facción rival

Por Annie Wu - La Gran Época
22 de Marzo de 2018 Actualizado: 22 de Marzo de 2018

El régimen chino anunció sus elecciones para viceprimeros ministros y jefes de ministerios el 19 de marzo, poniendo fin a meses de especulaciones sobre quién gestionará las diferentes carteras en los asuntos estatales de China.

Los viceprimeros ministros ayudan al primer ministro-Li Keqiang-en el manejo de la economía, la diplomacia, el sector de la salud, la agricultura y más.

Una notable persona que faltaba en la lista era el diplomático de alto rango Yang Jiechi, quien se esperaba que se convirtiera en viceprimer ministro debido a su nombramiento en el Politburó, un grupo de 25 miembros de funcionarios de élite del Partido, en el importante cónclave del Partido en octubre pasado.

Como informaba entonces el periódico de Hong Kong Sing Tao Daily, Yang Jiechi fue el primer diplomático en llegar al Politburó en 15 años.

Dados los vínculos de Yang con el ex líder del Partido Jiang Zemin, su inusual nombramiento en el Politburó fue visto como una señal que la facción de Jiang todavía se mantenía fuerte dentro del aparato de política exterior del régimen. La facción Jiang constituye la oposición al actual líder Xi Jinping y sus aliados.

Pero con Yang sin posibilidades de acceder al cargo de viceprimer  ministro, la facción de Jiang podría estar disminuyendo aún más su poder.

En particular, durante el anuncio del 19 de marzo, el actual ministro de Relaciones Exteriores Wang Yi fue nombrado consejero del Consejo de Estado, una autoridad administrativa similar a un gabinete. Yang es actualmente consejero de estado, pero debido a que es improbable que el partido coloque a dos funcionarios para que se encarguen de la política exterior, es posible que Yang sea expulsado.

Mientras tanto, la mano derecha del líder Xi Jinping, Wang Qishan, fue nombrado recientemente vicepresidente a cargo del manejo de la diplomacia, particularmente de los vínculos con Estados Unidos.

El sitio web de noticias pro-Beijing Duowei explicó que con Wang a cargo de la diplomacia, no había necesidad de un viceprimer ministro para manejar una cartera de política exterior, sugiriendo que Yang Jiechi tenía que dejar paso a Wang Qishan, y que probablemente termine responiendo a él.

Citando una fuente interna, el South China Morning Post, con sede en Hong Kong, dijo que es probable que Yang sea nombrado jefe de un nuevo organismo que fusiona el Departamento de Enlace Internacional del Partido -encargado de las relaciones con los partidos políticos en otros países- y la Oficina del Grupo Líder Central de Asuntos Exteriores.

En apuros

Había señales de que Yang no estaba favorecido. Según un informe de la agencia de noticias surcoreana Yonhap News Agency, Yang tenía previsto visitar Corea del Sur al concluir las sesiones legislativas el 21 de marzo, pero la visita se pospuso abruptamente hasta el 28 de marzo.

El mes pasado, Yang hizo un viaje a Estados Unidos para tratar de suavizar las relaciones, pero la visita no pareció aliviar las tensiones, con el presidente Donald Trump continuando con la promulgación de medidas comerciales contra China.

Yang también tiene un pasado complicado al utilizar su posición diplomática para promover la propaganda de odio del Partido contra la disciplina espiritual Falun Dafa. En julio de 1999, el ex líder Jiang ordenó que los practicantes de la disciplina milenaria fueran detenidos, y se les hiciera lavado de cerebro  para luego ser torturados. Los medios de comunicación estatales del régimen difundieron propaganda para poner a la opinión pública en contra de esta práctica.

En 2002, cuando los practicantes estadounidenses de Falun Dafa, también conocida como Falun Gong, presentaron una demanda en la corte federal contra Jiang Zemin por genocidio y crímenes contra la humanidad, Yang Jiechi comenzó a acercarse a los políticos estadounidenses, presionándolos para que no expresaran su apoyo público al caso.

En un artículo publicado en septiembre de 2008 en Qiushi, la revista política del PCCh, Yang resumió sus logros diplomáticos, mencionando su éxito en “prevenir y contener Falun Gong”.

El poder sobre el Consejo de Estado

El núcleo económico del Consejo de Estado también se perfila a favor de Xi Jinping. Todos son sus aliados, como Liu He, viceprimer ministro y asesor económico; presidente de la Comisión Nacional de Desarrollo y Reforma, He Lifeng, que trabajaba para Xi cuando eran funcionarios de Fujian; y el ministro de Comercio Zhong Shan, que trabajaba con Xi en la provincia de Zhejiang.

Sin embargo, hubo algunas opciones pocos probables. El ministro de Justicia es Fu Zhenghua, ex viceministro de Seguridad Pública. Tiene un pasado desagradable de crímenes contra los derechos humanos en sus cargos anteriores. Fu Zhenghua tampoco tiene antecedentes legales.

Un confidente del ex zar de seguridad Zhou Yongkang -que fue sentenciado a cadena perpetua por delitos de soborno- ayudó a Zhou a llevar a cabo la agenda del ex líder Jiang para erradicar a Falun Dafa.

La Organización Mundial para Investigar la Persecución de Falun Gong señaló a Fu Zhenghua como perpetrador mientras desempeñaba como jefe de policía de Beijing y director de la Oficina 610, una fuerza policial secreta extralegal dedicada a llevar a cabo los arrestos y encarcelamientos de practicantes de Falun Dafa.

 

Por favor comparte este artículo en tus redes sociales, de esta manera ayudarás a La Gran Época a continuar ejerciendo un periodismo independiente. ¡Gracias por tu apoyo!

TE RECOMENDAMOS