Un amable recordatorio para pensar rectamente: La tentación de Sir Percival

Llegando al interior: Lo que el arte tradicional ofrece al corazón
Por Eric Bess
19 de Octubre de 2021
Actualizado: 19 de Octubre de 2021

Para lograr grandes cosas, a menudo hay que superar grandes pruebas. Frecuentemente, nuestras pruebas consisten en superar algún tipo de dificultad, y algunas de las mayores dificultades son aquellas en las que se prueba nuestro carácter en medio de la tentación.

La “Tentación de Sir Percival”, obra del pintor inglés Arthur Hacker, representa un momento de tentación, del libro “Le Morte d’Arthur” (“La muerte de Arturo”) del autor inglés del siglo XV Thomas Malory.

“La tentación de Sir Percival”, 1894, por Arthur Hacker. Óleo sobre lienzo, 52 pulgadas por 62 pulgadas. Galería de Arte de Leeds, Inglaterra. (PD-US)

La historia de un caballero

La muerte de Arturo” narra la historia del Rey Arturo, sus Caballeros de la Mesa Redonda y la búsqueda del Santo Grial. Según la historia, Sir Percival, uno de los Caballeros de la Mesa Redonda, intenta encontrar a otro caballero, Sir Galahad.

En un momento de la historia, Sir Percival pierde su caballo y una misteriosa mujer le regala otro. Monta su nuevo caballo y lo monta hasta que, después de orar a Dios por su seguridad mientras cruza un río, el caballo se transforma en un demonio, que muere en el agua. Al darse cuenta de lo cerca que estuvo de ser llevado a la destrucción, ora a Dios para que lo proteja de la tentación.

De nuevo a pie, Sir Percival camina hacia un valle donde ve a una serpiente luchando contra un león. El caballero, creyendo que el león es el más justo de los dos animales, mata a la serpiente. El león le muestra su agradecimiento y vuelve a dejar solo a Sir Percival.

El caballero se queda dormido y sueña que dos mujeres se le acercan. La más joven se sienta sobre un león y, antes de desaparecer, le dice que se prepare para la mayor batalla de su vida.

La mujer mayor se sienta sobre una serpiente y le pregunta por qué mató a su serpiente. Él se disculpa y se ofrece a compensarla. Ella le pide que se acueste con ella, a lo que él se niega. Entonces le dice que esperará a que baje la guardia y desaparece.

Sir Percival se despierta y más tarde ve navegar hacia él un barco cubierto de seda negra, por dentro y por fuera. En el barco va una hermosa mujer cubierta de joyas. Ella le dice que vio a Sir Galahad, y que le mostrará dónde está Galahad si le devuelve un favor. Sir Percival acepta.

Ella le ofrece comida y bebida, y como no había comido en tres días, acepta. Come y luego bebe un vino muy potente. En su embriaguez, piensa que la mujer es lo más hermoso que jamás ha visto. Movido por la lujuria, le pide que se acueste con él. Ambos se desnudan.

Antes de que Sir Percival caiga en la tentación, él ve su espada —un recordatorio de su juramento de ser un caballero recto— y ora.

Su oración convierte todo lo que los rodea en humo negro, y la mujer se marcha con su barco. Sir Percival se avergüenza y se castiga. Entonces, se encuentra con un hombre mayor que llega en un barco cubierto de seda blanca. Este hombre le dice que la hermosa mujer era la misma de su sueño, la que llegó montada en una serpiente, y que ambas eran manifestaciones del demonio.

Sir Percival continuará su viaje, resistirá la tentación y se convertirá en uno de los tres caballeros que buscan el grial.

“La tentación de Sir Percival” de Hacker

Hacker describe el momento de la historia en el que Sir Percival supera la tentación. El punto central es Sir Percival, que se muestra completamente vestido con la armadura de caballero. Está sentado en la tierra y sostiene un cáliz en sus manos. Un halo que representa su santidad rodea su cabeza y mira con firmeza su espada. Su espada se mantiene erguida, clavada en el suelo junto a su casco.

A la izquierda está la hermosa mujer. Lleva flores en el pelo y un hermoso y suave vestido. Sin embargo, su cuerpo adopta la posición de una serpiente que se desliza hacia su presa. Mira fijamente a Sir Percival, como si esperara que él tomara otro trago de vino y se acostara con ella.

El entorno también ayuda a contar la historia. Es el atardecer, y los últimos rayos de luz caen sobre el casco y la espada de Sir Percival. Las hojas marchitas los rodean, excepto alrededor del casco y la espada: están en medio de vegetación. Al fondo, a la derecha, aparece una figura infantil en la sombra que ríe, revelando la naturaleza engañosa del acontecimiento.

Un amable recordatorio para resistir la tentación

Para mí, Sir Percival es un héroe con quien se le puede identificar. Todos hemos sido víctimas de la tentación; todos hemos tomado decisiones de las que luego nos arrepentimos. Sir Percival hace las cosas mal hasta que se le recuerda que debe hacer lo correcto, y su espada le recuerda su sagrado juramento —como un caballero que se esforzaba por ser puro de corazón— de mantener su mente en Dios.

Hay otra pepita de sabiduría aquí: La suavidad de los rayos del sol dirige la atención de Sir Percival hacia su espada, un arma poderosa que no necesita usar aquí. Aunque la tentación lo rodea, está tranquilo y estoico. El suave crecimiento verde alrededor de los objetos que le recuerdan su justo juramento sugiere que la verdadera vida no proviene de ceder a la tentación, sino de nuestra capacidad para resistirla.

No tenemos que enfadarnos, odiar o incluso forzarnos a resistir las tentaciones o que nos recuerden nuestro potencial de rectitud. Muy a menudo, queremos imponer nuestras creencias a los demás porque pensamos que estas creencias son correctas. Queremos, por cualquier medio, tener la razón.

La combinación de sentirnos correctos y forzar nuestras creencias en los demás puede darnos una sensación de poder, que puede convertirse fácilmente en una tentación en sí misma. De hecho, cuando imponemos nuestras creencias a los demás, a menudo justificamos el hecho de sucumbir a esta tentación en la confianza de que estamos actuando bien.

¿Y cómo resistió Sir Percival la tentación? Puso su mente en Dios. Ya no se enfoca en la mujer, la fuente de su tentación (aunque ella se enfoca en él). Sus pensamientos rectos —representados por el halo que rodea su cabeza— nos revelan que su mente está en Dios.

La ilusión tentadora que le rodea no es rival ni siquiera para el pensamiento de Dios.

A menudo pienso que somos héroes en nuestros propios caminos. Hoy, nuestros caminos están bombardeados por tentaciones. Parecen estar cosidas en el tejido de nuestra sociedad. La tentación es tan frecuente que a veces puede ser difícil incluso identificarla como tal. Pero nunca es demasiado tarde para resistir suavemente con pensamientos rectos y con nuestra mente en Dios.

A menudo, las artes tradicionales contienen representaciones y símbolos espirituales cuyo significado puede perderse para nuestras mentes modernas. En nuestra serie “Llegar al interior: Lo que el arte tradicional ofrece al corazón”, interpretamos las artes visuales de manera que puedan ser moralmente perspicaces para nosotros en la actualidad. No pretendemos dar respuestas absolutas a preguntas con las que han luchado generaciones, pero esperamos que nuestras preguntas inspiren un viaje de reflexión para convertirnos en seres humanos más auténticos, compasivos y valientes.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS