“Un camino para ser un paciente de por vida”, madre advierte sobre activismo transgénero en escuelas

Por Bill Pan y Jan Jekielek
06 de Enero de 2023 2:19 PM Actualizado: 06 de Enero de 2023 2:19 PM

El activismo transgénero, ahora prevalente en las escuelas y la medicina, está poniendo a los niños con problemas que de otro modo podrían ser ayudados con un tratamiento ético basado en la evidencia en el camino de “ser un paciente de por vida”, advirtió January Littlejohn, una terapeuta mental convertida en defensora de los derechos de los padres.

En 2021, Littlejohn saltó a los titulares nacionales cuando demandó al distrito escolar de Florida de su hija después de que los responsables escolares se reunieran con la niña de 13 años para discutir un plan de “transición social” al sexo opuesto, sin el conocimiento de la madre.

Littlejohn, profesional de la salud mental, afirmó que la llamada “transición” es un procedimiento para el que las escuelas no están “en absoluto cualificadas”, especialmente cuando se excluye a los padres.

En declaraciones al programa “American Thought Leaders” de EpochTV, Littlejohn dijo estar agradecida de que su formación profesional le permita entender cómo llevar a cabo el asesoramiento mental de una forma ética que no dañe la relación entre padres e hijos.

“Estoy agradecida de tener esta formación porque sé cómo funciona el asesoramiento en salud mental”, dijo. “Sé cómo es un tratamiento ético. Sé que cuando se asesora a un menor, los padres siguen estando a cargo del niño. Son ellos los que deben dirigir esa terapia. No es mi trabajo ocuparme de ese niño y ocultar secretos a los padres”.

Sin embargo, cuando se trata de niños con disforia de género, las escuelas que abrazan el activismo transgénero mantienen a los padres fuera de la conversación. De hecho, según la demanda, la escuela que mantuvo conversaciones secretas sobre la “transición” con la hija de Littlejohn se basaba en una directriz (pdf) ahora derogada que decía explícitamente a los directivos escolares que no informaran a los padres sobre los cambios de identidad de género de sus hijos en la escuela, alegando que tal acción podría poner al estudiante en riesgo de quedarse sin hogar.

“Mi hija recibió muchos refuerzos positivos por esta identidad. No se la celebraba de esta manera cuando se identificaba como niña”, dijo la madre, señalando que los funcionarios de la escuela le dijeron a la niña que era “valiente” y le permitieron decidir si notificarlo a los padres. “Eso es una increíble cantidad de poder y una carga para estar poniendo en un niño”.

“Lo que realmente está haciendo es crear una enorme brecha entre la relación padre-hijo”, continuó. “Las investigaciones han demostrado que la participación de los padres es uno de los factores más importantes para el éxito de los alumnos. Así que, ¿por qué, de repente, nos olvidamos de este conocimiento y asumimos que todos los padres son el enemigo o un peligro para su hijo, pero solo en esta área?”.

Un paciente para toda la vida

Según Littlejohn, la llamada “transición social” es solo el primer paso hacia la “transición médica”, que es esterilizante por naturaleza.

“Lo que es muy trágico para mí como profesional de la salud mental es ver que muchos de estos chicos tienen un profundo odio hacia sí mismos”, explicó. “Cuando afirmas esta identidad de género trans, lo que realmente estás afirmando y confirmando en la mente del niño es un odio hacia sí mismo”.

Una vez que esta mentalidad de odio a sí mismo se arraiga, muchos niños empiezan a ver sus cuerpos como meras “partes” de las que pueden deshacerse a voluntad. Como resultado, explica Littlejohn, los adolescentes que se sienten incómodos con su cuerpo en desarrollo —lo que a veces ocurre de forma natural como fase de la pubertad— son inducidos por los adultos a someterse a cirugías irreversibles.

“Utilizan eufemismos como ‘cirugía de la parte superior’, que en realidad es una mastectomía doble”, explica. “Pasan por alto estas intervenciones quirúrgicas graves y muy serias, y las tratan como si fueran procedimientos muy sencillos a los que te puedes someter si no te gusta una parte concreta del cuerpo”.

Según Littlejohn, no hay nada nuevo en que los adolescentes sufran crisis de identidad, prueben nuevos personajes y experimenten con apariencias diferentes o nuevos intereses. Lo que es realmente nuevo, dijo, es que los adultos tomen el sentimiento que tiene un niño como un diagnóstico de salud mental, y que los adultos les digan a los niños que pueden consentir decisiones médicas que podrían afectar permanentemente a su vida.

“¿Cómo se puede decir que un niño puede consentir su esterilización a los 11 años? ¿Cómo se puede decir que un niño puede consentir la pérdida de su futura función sexual?”, preguntó. “Esto es lo que me quita el sueño: ¿cómo se van a sentir estos niños cuando lleguen a la edad adulta, cuando sus cerebros maduren por fin, cuando se den cuenta de lo que se ha hecho con sus cuerpos, y cuando se den cuenta de que las personas que se suponía que debían protegerlos y quererlos más permitieron que esto sucediera?”.

“Vamos a ver una enorme población de personas que han sido ‘afirmadas’, medicalizadas, y luego se darán cuenta, cuando sus cerebros se desarrollen plenamente, de que esto no solucionó su dolor, que no era la causa raíz de su problema”, dijo Littlejohn. “No tenemos todos los datos para ‘afirmar’ a todos estos individuos y ponerlos en el camino de ser pacientes de por vida”.

Señales de alarma que los padres deben tener en cuenta

Aunque el distrito escolar abandonó sus directrices transgénero a raíz de la demanda, Littlejohn dijo que sigue sospechando que hay otros niños en su estado experimentando lo que le pasó a su hija.

“No estoy segura de que en el estado de Florida todavía no se esté llevando a cabo la transición social de los niños, incluso con estas nuevas protecciones en vigor, porque hay activistas, consejeros escolares y algunos maestros que creen firmemente que no afirmar a un niño es extremadamente perjudicial”, dijo.

Los padres deben mantenerse alerta sobre esta cuestión, independientemente de si sus hijos van o no a una escuela pública, dijo. “Incluso si usted tiene a su hijo en lo que usted piensa que es una escuela segura, como una escuela cristiana privada, o usted está educando en casa, su hijo estará expuesto a esta ideología en algún momento”, explicó.

“Si los padres mantienen a sus hijos en la escuela pública, tienes que hacer preguntas”, continuó. “Tienes que saber qué protocolos existen. Pregunten y consíganlo por escrito. Pregunten a su orientador escolar, pregunten al director: ‘¿Cuál es su política? ¿Qué les dice su orientación escolar? Si mi hijo se siente confundido respecto a su sexo y quiere cambiarse el nombre y los pronombres y utilizar las instalaciones del sexo opuesto, ¿me lo notificarán como padre y me lo darán por escrito?'”.

En cuanto a los padres con hijos que están confundidos sobre su sexo, Littlejohn dijo que necesitan “dejar muy claro” que esto no es asunto de la escuela.

“Dejen muy claro que no quieren que la escuela afirme a su hijo, que lo manejarán como familia, que piensan que afirmar a un niño con una identidad falsa es perjudicial, y que sólo consienten en dar permiso a la escuela para usar el nombre y los pronombres de nacimiento de su hijo”, dijo.

Además, los padres deben guiar a sus hijos con verdades sobre el sexo y el género”.

Cuando se le preguntó cuáles son algunas “señales de alarma” en el comportamiento de los niños, Littlejohn dijo que, si bien hay señales de advertencia como un cambio drástico en el estado de ánimo o querer cambiar y alterar su apariencia de la noche a la mañana, los padres deben preocuparse especialmente cuando sus hijos pasan mucho tiempo solos con el móvil o en Internet.

“Hay una serie de influencers trans en YouTube y TikTok”, dijo en una advertencia a los espectadores. “Son muy convincentes. Y por eso es realmente importante que los padres vigilen lo que ven y consumen sus hijos”.

“Los padres tienen que estar presentes en la vida de sus hijos, en su día a día”, continuó. “La conclusión es que estos niños ya eran vulnerables de alguna manera. Ya sentían que no pertenecían, que no encajaban, y ésta es la respuesta. Así que, si no hubiera sido esto en lo que cayeron, podría haber sido otra cosa que utilizaron como vía de escape”.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.