Un cetáceo amenazado genera un nuevo obstáculo en el comercio EEUU-México

Por EFE
01 de Agosto de 2018 Actualizado: 01 de Agosto de 2018

Una orden judicial que restringe las importaciones de productos pesqueros mexicanos con el fin de salvar de la extinción al cetáceo conocido como “vaquita marina” puede tener serias consecuencias económicas y dificultar la renegociación del NAFTA, según expertos consultados por Efe.

El juez Gary Katzmann, de la Corte Internacional de Comercio de los Estados Unidos, ordenó la semana pasada al Gobierno estadounidense que prohíba la compra de productos de mar capturados con redes de enmalle en el Golfo de California (noroeste de México).

Esa zona es el hábitat natural de la “vaquita marina” (Phocoena sinus), de la que es posible que solo queden 30 ejemplares en todo el mundo, según el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF).

La decisión obedece a una demanda presentada por organizaciones ecologistas ante el tribunal con sede en Nueva York e incluye las importaciones de camarón, corvina, sierra y chano de esa zona.

Según Christopher Wilson, subdirector del Instituto México del Centro Wilson, esta prohibición pone una carga adicional “a la difícil renegociación de NAFTA (Tratado de Libre Comercio de América del Norte)” entre Estados Unidos, Canadá y México.

Además, “con un enfrentamiento comercial en curso sobre los aranceles del acero y el aluminio impuesto por Estados Unidos y los posibles aranceles automotrices en el horizonte, el momento de esta prohibición de importación es bastante negativo para las relaciones bilaterales”, señaló Wilson en una declaración enviada a Efe.

Por el contrario, para Sarah Uhlemann -directora de Programas Internacionales del Centro de Diversidad Biológica-, una de las organizaciones demandantes, la medida judicial “es dolorosa pero necesaria”.

“Durante más de 20 años el gobierno mexicano ha prometido proteger la vaquita pero no ha realizado ninguna acción significativa. Esto tiene que cambiar porque si no, perderemos a estos animales para siempre”, dijo a Efe la ambientalista.

En su demanda, el Concejo de Defensa de Recursos Naturales, el Instituto de Protección de los Animales y el Centro para la Diversidad Biológica argumentaron que la Ley estadounidenses de Protección de Mamíferos Marinos permite tomar medidas para proteger las especies en peligro de extinción, no solo en los Estados Unidos sino en otros países.

La población de vaquitas marinas, de la familia de las marsopas y de no más de 4 pies (1,2 metros) de longitud en su estado adulto, ha disminuido rápidamente en las dos últimas décadas, principalmente porque se enredan en las enormes mallas extendidas en el Golfo de California, donde abunda la pesca ilegal.

Fotografía de archivo con la fecha del 8 del julio de 2017 de una instalación para pedir al gobierno mexicano se implementen acciones urgentes para la protección de la vaquita marina realizada el 8 del julio de 2017 por integrantes de Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF) en el marco del Día Internacional de la Vaquita Marina, frente a Palacio Nacional en Ciudad de México (México). EFE

Katzman consideró en su fallo que “se está excediendo el número de muertes permisibles de vaquitas bajo la Ley de Protección de Mamíferos Marinos, lo que constituye un requisito legal para un embargo” comercial.

La prohibición de importación incluye todos los pescados y productos del mar derivados de la pesca comercial de México que utilizan redes agalleras dentro del rango de distribución de la vaquita marina en el Alto Golfo de California.

“Sin duda, esta decisión afecta la vida de los pescadores del área de Baja California que verán inmediatamente reducidos sus ingresos”, declaró a Efe Alberto Samper, analista y sociólogo de la región de Baja en México.

Para Samper, el gobierno mexicano debe reaccionar rápidamente al embargo “cumpliendo con los estándares de pesca estadounidenses para que se pueda reanudar rápidamente la venta de estos productos de mar a los Estado Unidos”.

Se estima que en 2017 se capturaron más de 1.400 toneladas de pescado con redes de enmalle en el Alto Golfo de California.

Giulia Good Stefani, abogada del Consejo de Defensa de Recursos Naturales quien expuso el caso ante la corte, afirmó que “la prohibición de pescados y mariscos capturados con redes agalleras en el Golfo de California en México, es el salvavidas que la vaquita necesita desesperadamente”.

La amenaza que se cierne sobre la vaquita marina ha llevado al actor Leonardo DiCaprio a realizar un documental.

“Vaquita-Mar de fantasmas”, elaborado por los estudios Terra Mater conjuntamente con la organización sin ánimo de lucro Sea Shepherd, tiene previsto su estreno a principios de 2019.

“En 2011 había más de 250 de estos mamíferos en el Alto Golfo de California (al noroeste de México). Hoy solo quedan menos de 30”, dijo en 2017 la directora de ciencia y estrategia de WWF México, María José Villanueva.

TE RECOMENDAMOS