Un perrito con aspecto de conejo salta por el refugio, pero al mirarlo de cerca, no es lo que parece

Por La Gran Época
03 de Mayo de 2019 Actualizado: 20 de Junio de 2019

Al igual que los seres humanos, los animales también nacen con defectos y discapacidades que les dificultan llevar una vida normal. Y, al igual que las personas, también prosperan cuando se los cuida y se los ama, especialmente cuando son jóvenes. Este precioso cachorro nació sin patas delanteras, pero tuvo la suerte de encontrar un santuario que lo acoja en Orlando.

Pippin es un cachorro mestizo que nació sin ningún rastro de patas delanteras, pero que fue recibido con los brazos abiertos por el personal de LoveyLoaves Special Needs Rescue and Sanctuary que lo cuidó mientras esperaba que una nueva familia lo adoptara. Aparte de la ausencia de dos patas, Pippin es un cachorro muy sano y sin problemas médicos.

A pesar de su discapacidad, Pippin no sentía ningún dolor. Era un bebé muy normal, feliz y saludable, que fue querido por todos en el refugio. Le gustaba jugar y morder con sus “dientes afilados como una navaja” y también gimotear para que lo sostengan y lo alimenten.

Pippin creció y siguió llevando una vida lo más normal. Más aún, camina y corre casi como un cachorro de 4 patas. Es increíble que aunque nació sin patas delanteras, se comporta de forma muy parecida a los demás cachorros, caminando sobre sus patas traseras como si no tuviera ningún defecto.

“Podemos aprender mucho de los perros. Se adaptan y siguen adelante, y lo hacen con una sonrisa que no deja de sonreír”, dijo una publicación en el Facebook del santuario  en 2017. “Así que por ahora, está caminando como un T-rex y saltando como un conejo en sus patas traseras. A veces se mueve y se desliza. No se está haciendo daño a sí mismo. Está bien”.

Lleno de confianza, sin ser consciente de su discapacidad, Pippin camina como si fuera el dueño del lugar, un poco como un T-Rex, y cuando corre, salta como un conejo. Siempre está feliz y nunca gruñe a nadie por ninguna razón.

El refugio ahora está planeando darle ruedas, para que pueda rodar y correr con más normalidad como los demás, aunque todavía es demasiado joven para que le instalen el aparato. Sería un desperdicio adaptarlo a medida, ya que sigue creciendo a un ritmo acelerado.

Pippin está tomando cada día como viene. Está tan contento y seguro en donde está, que simplemente no se da cuenta de su discapacidad. Su amoroso y tierno entusiasmo por la vida es precioso, algo que vale la pena atesorar: no es diferente de cómo los seres humanos debemos tratarnos los unos a los otros en la vida. Toda criatura viviente prospera en el amor y la comprensión, y eso vale la pena proteger.

A todas esas buenas personas que andan por ahí, las felicitamos por el cuidado y sacrificio que les dan a estos animales que realmente necesitan esa mano de ayuda extra para que prosperen.

¿Te gustó este artículo?

Entonces, te pedimos un pequeño favor. Compártelo en tus redes sociales, apoya al periodismo independiente y contribuye a que tus amigos se enteren de las noticias, información e historias más interesantes. Tardarás menos de un minuto. ¡Muchas gracias!

TE RECOMENDAMOS