Un debate de 500 años: “La Tempestad” de Giorgione

Por Jeff Minick
16 de Octubre de 2021
Actualizado: 16 de Octubre de 2021

En la novela de Mark Helprin “Un soldado de la Gran Guerra”, conocimos a Alessandro Giuliani, un joven italiano que estudia filosofía y estética. La Gran Guerra —la Primera Guerra Mundial— puso fin a sus planes de hacer una carrera como profesor que apreciaba el arte y la belleza, y lo seguimos a través de las batallas, el encarcelamiento y haber estado a punto de ser ejecutado por parte de su propio ejército, y la captura por parte de las fuerzas enemigas. Durante estas pruebas conoció a Ariane, la enfermera a la que llegó a amar rápidamente. Creyendo que ella había muerto en un bombardeo del centro de salud, pasa los años inmediatamente posteriores a la guerra realizando trabajos esporádicos y tratando de curar sus heridas psicológicas.

Curiosamente, uno de los personajes principales de este libro es “La Tempesta” o “La Tempestad” del artista italiano Giorgione, un cuadro de principios del siglo XVI. Alessandro se enamoró de este misterioso lienzo, pasó parte de la novela reflexionando sobre su significado o discutiendo con otros, y finalmente, cuando un guardia del museo recuerda a una mujer llorando en la galería frente a “La Tempestad”, reencuentra all amor de su vida.

A través de “Un soldado de la Gran Guerra”, yo también quedé fascinado con esta pintura.

“La Tempestad”, alrededor de 1505, de Giorgione. Óleo sobre lienzo; 32.2 por 28.7 pulgadas. Gallerie dell’Accademia. (Dominio público)

El artista

Aunque es conocido popularmente como Giorgione, que significa “Gran Jorge” o “Alto Jorge”, sabemos poco sobre la vida de Giorgio da Castelfranco. El sitio web The Art Story nos da los datos básicos de su historia. Nació alrededor de 1477 en Castelfranco Veneto, a unas 25 millas de la República de Venecia. La leyenda que lo rodea lo proclama como un hombre apuesto que creció en circunstancias modestas y cuya madre murió cuando él era un niño. También se sabe que murió por la peste en 1510 en un hospital veneciano.

A pesar de las circunstancias de su familia, desde muy joven fue un pintor con un singular talento. Tenía 13 años cuando encontró un puesto de aprendiz en el taller del maestro Giovanni Bellini. Los historiadores del arte, como Giorgio Vasari, consideran que cambió las técnicas artísticas venecianas, orientando a otros artistas hacia los clásicos y la mitología para sus temas, y fomentando el interés por la pintura de paisajes.

Otros también lo han elogiado. En 1528, Castiglione, que escribió el clásico “Libro del cortesano”, lo situó a la altura de artistas como Rafael y Miguel Ángel. El poeta del siglo XX Gabriele D’Annunzio lo consideraba “más un mito que un hombre” y añadía que “ningún poeta de la tierra tiene un destino comparable al suyo”.

Y como señaló el crítico Ernst Gombrich, lo más notable de estos elogios es que solo cinco cuadros han sido reconocidos como creaciones de Giorgione.

Una de ellas es “La Tempestad”.

Un misterioso significado

El significado de “La Tempestad” ha dejado perplejos a los críticos de aquel entonces y ahora. A diferencia de nuestras escuelas modernistas de arte abstracto, en las que el espectador debe formarse su propia opinión sobre el significado de las formas geométricas, las gotas de pintura o las imágenes minimalistas, “La Tempestad” ofrece figuras humanas realistas —un hombre con un bastón en la mano y una madre casi desnuda amamantando a su bebé— que ocupan un espacio verde bajo dos árboles azotados por el viento, mientras que en el fondo un río conduce nuestros ojos a una ciudad acosada por rayos y nubes turbulentas.

Pero, ¿quiénes son? ¿Por qué están ahí? ¿Y qué significa la tormenta sobre la ciudad?

¿Por qué la mujer solo lleva un ligero chal? ¿Por qué nos mira directamente? ¿Y quién es el hombre que la examina? ¿Es un esposo, un amante o un transeúnte que se topó con una bella y maternal escena? Ni siquiera estamos seguros de su profesión. En su artículo en Internet, el historiador del arte James R. Jewitt explica que algunos creen que se trata de un pastor, otros de un soldado y otros de un actor, ya que “sus medias multicolores y su elegante chaqueta se corresponden con los trajes teatrales de las “Compaignie della Calza” (Cofradías de la Calza) venecianas, que a menudo representaban obras de teatro con decorados rústicos que se asemejan al paisaje de Giorgione”.

Algunas interpretaciones

Algunos sostienen que el hombre y la mujer representan a Adán y Eva, expulsados del Paraíso, simbolizado por la ciudad devastada por la tormenta. Otros estudiosos del arte y la historia creen que “La Tempestad” es un comentario de Giorgione sobre la política de su época, cuando la región estaba sitiada durante la Guerra de la Liga de Cambrai.

La novela de Mark Helprin presenta este cuadro y su misterio.

Atraído por un enigma

A diferencia de algunas personas que conozco, me gustan los misterios. Ya sea que me desconcierten los pensamientos y las acciones de una mujer o el milagro de este globo que gira por el espacio, no necesito respuestas a todas las preguntas que me planteo.

“La Tempestad” permanece en mi cabeza precisamente por sus misterios. Cada vez que miro este cuadro, se me ocurren diferentes interpretaciones. ¿Qué significa esa expresión en el rostro de la mujer? ¿Considera a los que la miramos como intrusos? ¿Ese hombre es un soldado, un peregrino o un miembro de algún gremio de actores venecianos? ¿Qué es ese artilugio en el centro del cuadro que a mis ojos, como hombre criado en Carolina del Norte, se parece a las parrillas de barbacoa que veía por toda la ciudad cuando era niño? ¿Por qué hay una mujer desnuda amamantando a su bebé sobre una roca? ¿Por qué el hombre se detiene a mirarla? ¿Está embelesado con su belleza o son familiares?

Esta es la cuestión, al menos para un aficionado como yo: El arte no siempre tiene que dar respuestas. No siempre tiene que ser explícito en sus intenciones.

Por el contrario, un cuadro, una escultura o un poema pueden plantear preguntas y despertar la imaginación. Como el día al amanecer, la risa de mis nietos o el rostro de una mujer a la luz de las velas, el gran arte puede crear una sensación de asombro y curiosidad.

Por eso, tres o cuatro veces al año, vuelvo a visitar “La Tempestad” de Giorgione.

Jeff Minick tiene cuatro hijos y un creciente pelotón de nietos. Durante 20 años, enseñó historia, literatura y latín a seminarios de estudiantes educados en casa en Asheville, N.C. Es autor de dos novelas, “Amanda Bell” y “Dust On Their Wings”, y de dos obras de no ficción, “Learning As I Go” y “Movies Make The Man”. Actualmente, vive y escribe en Front Royal, Va. Visite JeffMinick.com  para seguir su blog.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS