Un hombre de 28 años sufre un derrame cerebral cuando estaba estirándose el cuello

Por Jesús de León – La Gran Época
02 de Mayo de 2019 Actualizado: 02 de Mayo de 2019

Un hombre de 28 años sufrió un derrame cerebral que pudo ser mortal después de estirarse el cuello.

Josh Hader, de 28 años, de Guthrie, en Oklahoma, se perforó la arteria vertebral, un vaso crucial que conduce al cerebro.

“En el momento en que escuché el estallido todo en mi lado izquierdo comenzó a entumecerse”, dijo Hader a KOCO 5 News en los Estados Unidos.

“Me levanté y traté de sacar una bolsa de hielo de la nevera, y recuerdo que no podía caminar derecho”.

El suegro de Hader lo llevó rápidamente a la sala de emergencias del hospital Mercy de la ciudad.

“Pudo haber tenido un derrame cerebral que acabara con su vida. Pudo haber muerto”, dijo el Dr. Vance McCollom, radiólogo del hospital Mercy de Oklahoma City.

Hospital Mercy en Guthrie, Oklahoma. (Captura de pantalla/Google Maps)

“Si te ocurre un accidente cerebrovascular en esa área puedes terminar con un paciente que queda inmovilizado”, señaló McCollom.

“Ellos entienden completamente lo que está pasando pero no pueden comunicarse. No pueden mover nada. No pueden hablar. No pueden respirar”.

El derrame cerebral de Hader le causó algunos daños. Durante los primeros días no pudo caminar sin un andador, su ojo derecho quedó más débil, sufría de visión doble y todavía tiene dificultades para caminar con su pierna izquierda.

“Uno de los músculos que va a su ojo se debilitó porque el nervio se lesionó”, dijo McCollom.

Hader, que es padre de dos niños, tuvo que usar un parche en el ojo durante varias semanas y sufrió otro efecto secundario inusual: un doloroso hipo durante una semana y media.

Pero Hader dijo que la parte más difícil de su recuperación es la emocional porque no poder ayudar a su esposa con sus hijos.

“No puedo levantarlo (al bebé) de la cuna, darle leche en medio de la noche. No puedo hacer nada de eso”, dijo Hader.

El tratamiento de Hader incluye medicina y fisioterapia.

“Es probable que Hader quede con secuelas de por vida por el accidente cerebrovascular”, dijo el médico.

“Existe evidencia de que, en casos raros, las acciones relacionadas con una torsión o movimiento brusco del cuello pueden conducir a una disección que podría potencialmente causar un accidente cerebrovascular”, dijo a CTVNews.ca, el Dr. Patrice Lindsay de la fundación canadiense del corazón y el accidente cerebrovascular (Heart and Stroke Foundation).

“Los canadienses que experimentan cualquier dolor de cuello deben acudir a su médico de cabecera para determinar el tipo de tratamiento que pueden requerir”.

Un caso similar

En Inglaterra, una mujer paramédico de 23 años de edad también sufrió un derrame cerebral después de estirarse el cuello.

Natalie Kunicki, que trabaja para el Servicio de Ambulancias de Londres, también se rompió la arteria vertebral.

Está recuperando lentamente su movilidad, pero los médicos no están seguros de cuándo y si alguna vez se recuperará completamente.

De acuerdo con el Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU., “un accidente cerebrovascular o derrame cerebral ocurre cuando se interrumpe el flujo de sangre al cerebro (accidente cerebrovascular isquémico), o cuando se rompe un vaso sanguíneo (accidente cerebrovascular hemorrágico)”.

La mayoría de los accidentes cerebrovasculares son del tipo isquémico. Las células del cerebro comienzan a morir al faltarles oxígeno

Los efectos de un derrame cerebral dependen de la parte del cerebro que fue dañada y de la cantidad de daño que se haya hecho.

En 2014, los accidentes cerebrovasculares ocasionaron la muerte de más de 133.000 personas en ese país.

*****************************************

Descubre a continuación:

¡El viaje de un ingeniero de software hacia el éxito y la felicidad!

TE RECOMENDAMOS