Un motivo para ir a la playa en otoño

Por The Epoch Times
23 de Octubre de 2020
Actualizado: 23 de Octubre de 2020

Me encanta la playa durante la temporada baja desde hace mucho tiempo. Tal vez es porque mi familia es de Inglaterra, y crecí asociando la playa con ropa de Land’s End y botas de Wellington, o tal vez es el resultado de vivir en Nueva York y Pensilvania la mayor parte de mi vida, donde de junio a agosto uno se siente muy limitado para una temporada de playa. Cualquiera que sea la razón, me encanta aprovechar un último viaje a la playa cuando las hojas empiezan a cambiar, para sumergir mis dedos en el agua salada, inclinar la cabeza al sol y exprimir las últimas gotas del clima cálido.

Imagen ilustrativa. (SarahBernier3140/Pixabay)

Menos multitud

Con menos multitudes y temperaturas más suaves, un viaje a la playa en otoño es una forma perfecta para que toda la familia se divierta y se relaje.

Este septiembre, cuando el clima comenzó a cambiar en Pennsylvania y tuvimos nuestras primeras heladas, manejé con mi esposo y dos hijas a la playa Edisto, en Carolina del Sur. Recorrimos la ruta 81, a través de las montañas Blue Ridge de Virginia y Carolina del Norte, viendo cómo las puntas de las hojas comienzan a brillar. Mientras disfrutábamos de la vegetación, nos preguntamos, brevemente, si debíamos haber planeado un viaje más apropiado para la estación del año, como una caminata por las montañas Allegheny al norte del estado de Nueva York o visitar amigos en Vermont.

Imagen ilustrativa. (Quang_Nguyen_vinh/Pixabay)

Cuando llegamos a la playa, nos olvidamos de cualquier otro lugar. La brisa marina y el aire salado nos acogieron sin la humedad que habíamos experimentado en el verano. Estacionamos el auto en nuestro Airbnb y alquilamos bicicletas por el resto de la semana, llevando a nuestras dos hijas en un remolque donde nos mantuvimos entretenidos cantando toda la banda sonora de “Frozen” de memoria.

La playa en septiembre contiene una fracción de los turistas de verano. Incluso en 2020, cuando parece que todo el mundo está dejando las ciudades y acudiendo en masa a los lugares más remotos del país, la playa se sentía serena y tranquila. Cada mañana nos despertábamos con un clima fresco y ventilado. Envueltos en mantas, disfrutamos de un café en el balcón, donde veíamos pelícanos, ciervos e incluso un caimán. Cuando el aire se calentó lo suficiente para pasear por la playa o nadar, subimos a nuestras chicas a las bicicletas y encontramos un punto de acceso a la playa en el que no habíamos estado antes. Dejamos que nuestras hijas construyeran castillos en la arena seca y vimos cómo corrían por la orilla del agua, huyendo de las olas cuando éstas llegaban a la orilla con la marea.

Imagen ilustrativa. (Iwona_Olczyk/Pixabay)

Flora y Fauna

Vimos más vida silvestre que en el verano, quizás debido a la tranquilidad. Recorrimos los carriles para bicicletas a través del parque estatal y descubrimos diferentes especies de cangrejos y aves. Una de las únicas personas que estaban en la playa con nosotros esa tarde estaba pescando mientras recolectábamos conchas. Atrapó una raya y un tiburón del tamaño de mi hijo de 4 años, lo que me hizo sentir un poco aliviada de no haber ido a nadar ese día.

Pelícanos. Imagen ilustrativa. (Sandid/Pixabay)

Tiempo para reflexionar

El otoño suele ser la época más ocupada del año para nosotros. Todos los ritmos que se detuvieron en el verano vuelven a empezar de repente, y nuestro calendario está lleno de deportes, reuniones y eventos. Nos encanta programar intencionadamente nuestras vacaciones en esta temporada, porque nos da la oportunidad de hacer una pausa. Podemos mirar nuestros ritmos y preguntarnos cómo andan. ¿Nuestras rutinas son manejables? ¿Crean un ambiente en el que nuestra familia prospera, o necesitamos ajustarnos y reevaluar? El tiempo y el espacio que nos queda nos ayudan a pensar con claridad y a tomar decisiones saludables para nuestra familia.

Una noche, fuimos en bicicleta al lado seguro de la isla. Después de un día de jugar bajo el sol, empezamos a sentirnos fríos por el aire de la tarde. Nos detuvimos en un punto de acceso a la playa y caminamos por un sendero, teniendo cuidado de evitar los arenales que se pegaban a nuestros pies.

Imagen ilustrativa. (Terri_Sharp/Pixabay)

El camino se abrió a aguas tranquilas y a una playa llena de medusas lunares que no pican ni muerden. Mientras mis hijas intentaban recoger cada una y lanzarla de nuevo al mar, mi marido y yo vimos una manada de delfines a lo lejos.

En verano, los largos días y la espesa humedad pueden adormecerte y hacerte suponer que la temporada nunca terminará. En otoño, los días más cortos y las temperaturas más frescas nos recuerdan que el verano es fugaz, aumentando todos los sentidos para capturar hasta el último momento.

Vimos la puesta de sol sobre el paisaje y regresamos en bicicleta a casa a la luz del atardecer con la banda sonora de las cigarras. Llegamos a nuestro Airbnb a tiempo para hacer una taza de chocolate caliente y disfrutarla en el balcón, los cuatro acurrucados bajo una manta. Mientras comparábamos las conchas que habíamos encontrado ese día en el aire fresco de la tarde y hablábamos de los pueblos que construimos en la arena, yo sonreí, sabiendo que habíamos exprimido hasta la última gota del verano.

Rachael Dymski es escritora, florista y madre de dos niñas pequeñas. Actualmente está escribiendo una novela sobre la ocupación alemana de las Islas del Canal y escribe un blog en su sitio web, RachaelDymski.com


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


Mire a continuación

Calma para el alma: la quietud de la madrugada de pie bajo las estrellas

TE RECOMENDAMOS