Un paseo a través del tiempo en la “Ciudad Rosa” de Jordania

Por GLENDA WINDERS
03 de Noviembre de 2020
Actualizado: 03 de Noviembre de 2020

Jordania no estaba en mi lista de viajes antes de leer “Un salto de fe: Memorias de una vida inesperada” de la entonces reina Noor. El libro da vida a la ciudad de Amman, al campo agrícola y a los grupos de mujeres artesanas que la reina ayudó a organizar en talleres para que pudieran ser independientes. Cuando terminé de leer, puse a Jordania al principio de mi lista, y finalmente fui.

Lo que más recordaba del libro era la descripción del paisaje rosado de Petra, una próspera metrópoli que fue abandonada en gran parte en el siglo VIII d.C. y que ahora es un tesoro arqueológico. Así que cuando mi marido y yo llegamos al país, ahí es donde fuimos primero. La aventura implicó un viaje de cuatro horas en autobús desde Amman por la Autopista del Desierto hasta Wadi Musa, donde pasamos la noche. A la mañana siguiente, fue un corto paseo hasta la entrada de Petra, y desde entonces, experimentamos la misma magia que la reina había evocado en su libro.

Para llegar a la ciudad real se requiere una fácil caminata de un kilómetro y medio a través del Siq, que parece un cañón de hendiduras pero que en realidad es una falla geológica que se ramifica en el valle de Bab as-Siq (Puerta del Siq). Las paredes aquí varían de 299 a 597 pies de altura, y el camino es de solo 10 pies de ancho. Algunos adoquines colocados por los romanos durante la ocupación que comenzó en el año 106 aún están intactos, así como las tuberías de cerámica que pusieron para el uso eficiente del agua.

Un carruaje tirado por caballos lleva a los visitantes a través del Siq en ruta hacia Petra en Jordania. (Cortesía de Phil Allen)

Mientras caminábamos, pasamos por tumbas, agujeros que una vez sostuvieron cuerdas para secar alimentos y líneas negras en las paredes dejadas por algas marinas fosilizadas de cuando la tierra estaba cubierta de agua. Compartimos el estrecho camino con carruajes tirados por caballos que atravesaban a una velocidad vertiginosa llevando a los visitantes que querían pasear. Sus conductores mantenían una alegre letanía de “Hola”, “Cuidado” y “Bip-bip”, pero nunca disminuyeron la velocidad. Tienen el derecho de paso, así que a veces no teníamos más remedio que aplastarnos contra las paredes de roca y dejarlos pasar.

Por supuesto, habíamos visto fotos del icónico Al-Khazneh, el Tesoro, y la escena en “Indiana Jones y la última cruzada” en la que Indy se aleja galopando de él a caballo mientras las columnas de su interior se derrumban detrás de él. Pero nada nos preparó para ver su inmenso tamaño y belleza mientras salíamos del Siq. Una sorpresa mayor fue que la antigua “Ciudad Rosa” consta de unos 102 kilómetros cuadrados y muchos más restos por excavar.

Una vista general de la ciudad y las montañas alrededor de la antigua ciudad de Petra después del atardecer del 29 de marzo de 2013 en Petra, Jordania. (Adam Pretty/Getty Images)

Petra, nombrada en el 312 A.C. por los invasores griegos debido a su significado de “roca”, ha estado habitada desde alrededor del 7000 A.C. La ciudad fue construida por los nabateos, que se asentaron allí alrededor del siglo IV A.C. con el fin de tener un lugar protegido para vivir cerca de una ruta comercial. Fueron expertos escultores que crearon las elaboradas fachadas que permanecen hoy en día y que vivieron en las cuevas que hay detrás y alrededor de ellas, que en su día fueron unas 10,000. Cuando las rutas comerciales se desplazaron hacia Siria y las rutas marítimas alrededor de la Península Arábiga se expandieron, los nabateos se alejaron. La zona fue finalmente abandonada y en gran medida inaudita hasta que un visitante suizo, Johann Ludwig Burckhardt, la descubrió de nuevo en 1812 y los arqueólogos comenzaron a descubrir sus secretos.

Una vista detallada de la piedra arenisca dentro de las ruinas de Petra el 29 de marzo de 2013 en Petra, Jordania. (Adam Pretty/Getty Images)

Tras ese redescubrimiento, los beduinos nómadas poblaron las cuevas de Petra hasta 1985. En ese momento la UNESCO la nombró Patrimonio de la Humanidad, llamándola “una de las más preciadas propiedades culturales del patrimonio cultural del hombre”. Sus habitantes se mudaron a apartamentos que habían sido construidos para ellos en ciudades cercanas.

Durante las siguientes horas, deambulamos entre columnas ornamentadas, tumbas, una bodega, una iglesia bizantina, un monasterio con 900 escalones que conducen a ella, un teatro, fachadas palaciegas talladas en laderas enteras y mucho más. Gente vestida de colores, montada en camellos, burros y caballos. Entre las ruinas de este antiguo punto de comercio se encuentran pequeños cafés y puestos escondidos en las rocas rosas como si nunca hubieran desaparecido. El almuerzo, el té y los recuerdos tradicionales son vendidos solamente por personas que alguna vez vivieron y trabajaron aquí, una promesa hecha por la UNESCO.

Un beduino que una vez vivió y trabajó en Petra, Jordania, ahora sirve café a los visitantes de su tienda. (Cortesía de Phil Allen)

En una de esas tiendas, conocí a Raami Manajah, que vendía las elegantes joyas de plata que su madre había diseñado junto con su libro “Casado con un Beduino”. Me invitó a volver más tarde para conocerla, lo que por supuesto hice. El nombre de la tienda era Ummi Raami, que significa “La madre de Raami”, y cuando volví, Marguerite van Geldermalsen estaba allí. Me contó que había venido de Nueva Zelanda de vacaciones con un amigo, se enamoró de un beduino y se casó con él. La pareja crió tres hijos en una cueva sin agua corriente ni electricidad, y estuvieron juntos hasta su reciente muerte.

Sus ojos se iluminaron cuando le dije que mi interés por Jordan se despertó al leer “Un salto de fe”. Señaló en su propio libro una foto de ella con la reina y dijo: “Las mujeres de uno de los talleres de la reina Noor hacen las joyas que yo diseño”.

Ella me dio el final perfecto para mi día en Petra.

Cuando vayas

Muchos tours organizados van a Petra. Viajamos con Smithsonian Journeys y los recomendamos altamente: SmithsonianJourneys.org.

Glenda Winders es una escritora independiente. Para leer artículos de otros escritores y caricaturistas de Creators Syndicate, visite el sitio web de Creators Syndicate en Creators.com. Copyright 2020 Creators.com


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


A continuación

El secreto de una mujer alemana para una vida armoniosa y feliz

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS