Un perrito ciego de 12 años se reúne con su dueño después de un dramático rescate en el mar helado

Por SIMONE JONKER – La Gran Época
03 de Enero de 2019 Actualizado: 26 de Enero de 2019

En el pequeño pueblo costero de Lepe, situado en el encantador condado inglés de Hampshire, un caballero y su perro border collie estaban disfrutando en la playa cuando ocurrió lo impensable.

Mark Cowing, de 55 años, oriundo de Hertfordshire, dijo a la BBC el 29 de agosto: “Estábamos jugando en la costa cuando de repente me di cuenta de que se iba nadando hasta la Isla de Wight”.

“Cuando estuvo a 6 ó 10 metros, tuve que desnudarme hasta los calzoncillos, e ir a rescatarlo. (Pero) desapareció de la vista, así que supuse que se había ahogado”.

Después de que Cowing intentara rescatar a su perro, sin lograrlo, él también necesitaba ser rescatado.

“Traté de llamar la atención para pedir ayuda, pero pensé que era el fin”.

Afortunadamente, alguien estaba al tanto de lo que ocurría.

“Un caballero de 71 años, que no supe su nombre, vino en su kayak y me llevó a la orilla.”

Devastado, Cowing regresó a la orilla con las manos vacías y el corazón roto.

Fly, el perro de Cowing, tenía 12 años y era ciego. Sus posibilidades de sobrevivir en el mar helado eran extremadamente escasas.

Cowing no tuvo otra opción que apresurarse a contarle a los guardacostas sobre lo ocurrido a su perro.

Se corrió la voz, y con un golpe de suerte, Fly fue visto a 200 metros de la costa.

En un dramático rescate, Mark Harker, que formaba parte del equipo de rescate, saltó al mar y sacó al perro del agua helada.

Más tarde la tripulación publicó la noticia en Facebook.

“El perro que era completamente ciego estaba en graves dificultades, y el bote salvavidas llegó justo a tiempo”.

“Me puse a llorar cuando lo vi”, dijo aliviado Cowing.

“Me sentí un completo y absoluto idiota por lo que hice”.

Después de un encuentro emocional, Cowing invitó a su perro a una buena cena. Cuando volvieron a la cabaña tomó 4 raciones de comida, un pastel de cerdo, y luego se fue a dormir”.

Cowing estaba profundamente agradecido de todos los que lo ayudaron, especialmente del anciano kayakista que arriesgó su propia vida por él.

También elogió a todo el equipo de la tripulación de RNLI (The Royal National Lifeboat), y a su rápida respuesta.

“Gracias a Dios por el equipo de rescate”, dijo.

TE RECOMENDAMOS