Un policía de Hong Kong se convierte en uno de los manifestantes

Por Olivia Li
10 de Enero de 2020 Actualizado: 10 de Enero de 2020

Hace meses, un joven policía de Hong Kong decidió dejar la fuerza y unirse a las protestas prodemocracia.

Canaan Wong, de 29 años, se unió a la fuerza policial en 2015. Él dijo a Stand News, con sede en Hong Kong, que no dudó en hacer la transición, aunque era consciente de que los amigos que hizo en el trabajo podrían no entender su decisión, y algunos podrían incluso romper su relación con él.

“Me sentí triste por tener que elegir entre la amistad y la justicia. Valoro este grupo de amigos, pero espero sinceramente haber elegido estar del lado de la justicia”, dijo.

Una persona es detenida por un oficial de policía durante una operación de limpieza después de una manifestación contra el comercio paralelo en Sheung Shui en Hong Kong el 5 de enero de 2020. (ISAAC LAWRENCE/AFP vía Getty Images)

Según Wong, la mayoría de los agentes de policía creen que es normal someter a los ciudadanos que plantean abiertamente sus demandas a las autoridades. Además, el gobierno de Hong Kong ha adoptado una postura clara para permitir que la fuerza policial de Hong Kong cometa actos de violencia y arrestos al azar a voluntad.

En su opinión, algunos oficiales no saben mucho sobre los asuntos de actualidad, ni se preocupan por ello. Les gusta ser policías porque disfrutan usar armas y armamento. Estas personas consideran la represión de los manifestantes como un juego divertido y lleno de emoción.

Al mismo tiempo, cuando la policía se encuentra con amigos y parientes que tienen puntos de vista opuestos y son confrontados rutinariamente por los ciudadanos de Hong Kong, se sienten aislados y se desarrolla una tremenda presión. Es muy posible que la presión se convierta en odio y que la policía desahogue su descontento con los manifestantes, dijo Wong.

Ahora que trabaja como ayudante de profesor, Wong se encuentra a menudo en un enfrentamiento con excolegas durante las protestas del fin de semana.

Decidió pararse frente a una cámara de los medios de comunicación y decirles a sus amigos policías: “En realidad tienen una opción”.

También criticó a la policía por su brutalidad y falta de profesionalismo. Como manifestante, ha visto cómo la policía golpea a los manifestantes con bastones, lo cual le preocupa profundamente.

Wong dijo que el entrenamiento de la policía le enseñó a usar el nivel más bajo de fuerza posible y solo cuando sea necesario. Solo cuando se encuentra con un “asalto activo” se puede justificar el uso del bastón. Sin embargo, los videos muestran repetidamente que la policía de Hong Kong no parece estar siguiendo estas pautas en absoluto.

Wong ha tratado de persuadir a algunos de sus excompañeros de policía para que dejen la fuerza, pero hasta ahora no ha tenido éxito. Un amigo le dijo a Wong sin rodeos que la generosa asignación de horas extras que le pagan es lo que lo mantiene en la fuerza policial.

Wong no se arrepiente de su decisión de cambiar de bando, a pesar de que muchos de sus antiguos colegas le dieron la espalda. Wong dice que perdió a esos amigos cuando los instó ansiosamente a tomar una decisión moral. Ahora, la mayoría de sus antiguos colegas ya no responden a sus mensajes de texto.

De acuerdo con las cifras del gobierno publicadas el 27 de diciembre del año pasado, la policía de Hong Kong ganó un total de HKD 950 millones (USD 122,3 millones) en pago de horas extras durante los seis meses de protestas prodemocracia.

 

Video relacionado

¿Terminará Hong Kong como la Plaza Tiananmen?

TE RECOMENDAMOS