Síndrome difícil de diagnosticar es una posible causa de muchas enfermedades

Por ARMEN NIKOGOSIAN
20 de Octubre de 2020
Actualizado: 20 de Octubre de 2020

Miles de estadounidenses sufren cada año una enfermedad que afecta a su funcionalidad cotidiana por la cual rebotan de un médico a otro sin que se le dé un diagnóstico claro. Aunque puede haber una variedad de causas detrás de estas enfermedades no diagnosticadas, algunos de estos pacientes pueden estar sufriendo el síndrome de respuesta inflamatoria crónica (CIRS) que también se conoce como enfermedad del moho tóxico.

El CIRS es una enfermedad compleja y controvertida causada por el mal funcionamiento del sistema inmunológico tras la exposición a un organismo que produce una toxina también conocida como biotoxina. Los diversos sistemas afectados por este síndrome son amplios, incluyendo el cerebro, el intestino, las hormonas y el sistema musculoesquelético.

Según los que trabajan con pacientes del CIRS, las biotoxinas pueden producir una variedad de síntomas que incluyen niebla cerebral, fatiga, problemas digestivos y dolor crónico. La disfunción inmunológica se produce cuando el cuerpo es incapaz de eliminar la biotoxina, lo que puede causar un estado de inflamación crónica.

Mientras que la toxicidad del moho ha sido bien publicitada, es importante notar que estas toxinas pueden provenir de otros organismos incluyendo microbios intestinales patológicos, Lyme, infecciones virales crónicas, infecciones de los senos nasales, y otras fuentes.

Una vez que esta cascada inflamatoria comienza, puede ser necesario un tratamiento extensivo para devolver al paciente a un estado de bienestar. El CIRS es comúnmente mal diagnosticado como fibromialgia, síndrome de fatiga crónica, síndrome de intestino irritable, estrés, alergias y depresión.

El término CIRS fue acuñado en 1997 por el Dr. Ritchie Shoemaker, después de una investigación de una “misteriosa enfermedad” en los residentes del este de la Bahía de Chesapeake tras un brote de Pfiesteria en la población piscícola local. En las décadas siguientes, dedicó gran parte de su carrera a caracterizar mejor el mecanismo, el diagnóstico y el tratamiento de este trastorno multifacético y multisistémico. Aunque los hallazgos de Shoemaker fueron cuestionados, él los ha defendido y continúa publicando sus investigaciones en revistas científicas. También ha capacitado a los médicos en la identificación del CIRS y en la aplicación de su protocolo de tratamiento de 12 pasos.

Las biotoxinas son pequeñas moléculas producidas por microbios que son capaces de causar enfermedades cuando entran en contacto con los tejidos del cuerpo. Debido a su pequeño tamaño, se mueven fácilmente de una célula a otra y se almacenan en el tejido graso y nervioso. El punto más importante del tratamiento es identificar y eliminar la fuente de la biotoxina si es posible. Incluso cuando esto se hace con éxito, algunos pacientes pueden continuar enfermos durante meses o años como resultado de la biotoxina acumulada en sus tejidos corporales.

El diagnóstico es complejo debido a la naturaleza generalizada de las dolencias que tienen los pacientes. Si bien ciertos síntomas como la fatiga, la dificultad de concentración y la depresión son comunes, otras quejas pueden ser tan diversas como el aumento de la sed, el dolor de las articulaciones, la visión borrosa y los problemas intestinales. Debido a esta amplia diversidad de síntomas, el diagnóstico de la CIRS es difícil y a menudo los médicos no lo tienen en cuenta, a menos que hayan recibido una formación específica para buscarlo. Se ha documentado un conjunto muy objetivo de anormalidades de laboratorio que son indicativas de algunos tipos particulares de disfunción inmunológica e inflamación crónica exclusivos del CIRS. Se necesita un conjunto específico de criterios que combinen los síntomas clínicos subjetivos y las anomalías objetivas de laboratorio para hacer el diagnóstico del CIRS.

Los efectos neurotóxicos de los casos severos y de larga data del CIRS pueden ahora ser visualizados por resonancia magnética usando un programa de computadora llamado NeuroQuant. Este programa ofrece mediciones muy precisas de varias regiones del cerebro que pueden ser más pequeñas o más grandes de lo normal como resultado de la exposición persistente a la biotoxina.

El tratamiento consiste principalmente en cambios drásticos en el estilo de vida, suplementos y el uso de medicamentos u hormonas cuando sea necesario.

El primer y más importante paso del tratamiento es eliminar la fuente si es posible. En el caso de la toxicidad del moho, esto generalmente significa la mano de obra y el costo de remediar su casa de la infestación del moho o, en casos extremos, incluso salir de su casa.

En los casos en que el organismo productor de biotoxinas está dentro del cuerpo, “eliminar la fuente” se traduce en la erradicación del organismo responsable. La enfermedad de Lyme y otros microbios transmitidos por garrapatas pueden ser un agente causante del CIRS. Una vez logrado esto, los siguientes pasos en todos los casos son eliminar la biotoxina existente del cuerpo mientras se intenta calmar la inflamación y regular mejor el sistema inmunológico.

En un enfoque escalonado en el que el éxito de un tratamiento se convierte en la base para el siguiente, lentamente se lleva al paciente de vuelta a su estado saludable anterior.

Muchos profesionales que tratan a pacientes de CIRS sospechan que puede tener un papel causal en el desarrollo de enfermedades crónicas como el Trastornos del Espectro Autista (TEA), la demencia de Alzheimer y algunas enfermedades autoinmunes, aunque esto es especulativo y carece de investigación.

El síndrome CIRS siempre debería ser considerado como diagnóstico en pacientes que se presentan con enfermedades multisistémicas sin una causa clara.

Algunos investigadores médicos dudan de la existencia del CIRS y no reconocen los efectos a largo plazo de la exposición a biotoxinas de bajo nivel o al moho. Parte de la controversia sobre la existencia de este problema proviene del hecho de que algunas personas tendrán síntomas completamente diferentes después de la exposición a las mismas toxinas, incluso dentro del mismo hogar.

Por un lado, esta variación puede explicarse simplemente por la variabilidad individual de la enfermedad. Más específicamente puede explicarse por las diferencias en la variabilidad de los antígenos de leucocitos humanos (HLA). Se ha descubierto que ciertos tipos de HLA responden muy mal a la exposición a las biotoxinas. Las revisiones de los registros internacionales de HLA encontraron que hasta el 24 por ciento de la población era susceptible a las toxinas de moho y el 21 por ciento de la población era susceptible a las toxinas de Lyme. Dos individuos en el mismo hogar con la misma exposición pero con diferentes tipos de HLA tendrán respuestas muy diferentes a la exposición.

A pesar de la retroalimentación de miles de pacientes tratados con éxito y de dos décadas de artículos de revistas médicas revisadas por pares que documentan su existencia y la evolución del tratamiento, el CIRS sigue siendo considerado un tema controvertido en la medicina convencional.

En el último decenio aumentó la conciencia de los pacientes y los profesionales médicos de que CIRS existe y puede ser tratada con éxito, pero todavía falta la plena aceptación de la comunidad médica convencional y las compañías de seguros de salud.

Un agradecimiento especial a la Dra. Jennifer Smith de Silver Tree Wellness, que me proporcionó información para preparar este artículo.

El Dr. Armen Nikogosian practica medicina funcional e integradora en Southwest Functional Medicine en Henderson, Nevada. Está certificado en medicina interna y es miembro del Instituto de Medicina Funcional y de la Academia Médica de Necesidades Especiales Pediátricas. Su práctica se centra en el tratamiento de afecciones médicas complejas con especial énfasis en el trastorno del espectro autista en niños, así como en problemas intestinales crónicos y afecciones autoinmunes en adultos.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


A continuación

El lupus la tenía al borde del suicidio, pero tres palabras cambiaron su vida para siempre

TE RECOMENDAMOS