Un tsunami de crisis está a punto de inundar la Administración Biden

Por Conrad Black
29 de Junio de 2021
Actualizado: 05 de Julio de 2021

Comentario

La Administración Biden-Harris se encuentra ahora en una prolongada situación en que su credibilidad ascendió y se ha mantenido en el mismo punto. A excepción de Donald Trump, que entró en el cargo en medio de una campaña de terror de relaciones públicas en su contra y no tuvo ningún rastro de luna de miel política, todos los presidentes entrantes llegan con un viento favorable de buena voluntad bipartidista detrás de ellos.

Sobre todo porque el presidente Biden llegó al cargo prometiendo un ambiente más tranquilo y gentil y en gran medida lo ha conseguido, no es de extrañar que su popularidad general se haya mantenido algo por encima del 50% en estos primeros cinco meses. Pero hace tiempo que los demócratas no tienen más grito de guerra que “No somos Trump” y “Eso es racismo”.

Al servicio de ese credo, desde el día de la investidura han adoptado la postura de que harían lo contrario de cualquier cosa que hiciera Trump: reacción descarada sin apoyo de ningún análisis. No se concibe otra cosa como explicación de su política en la frontera sur.

Mientras la vicepresidenta Harris marcaba la casilla al ir a El Paso, a 800 millas de las zonas más agitadas de entrada ilegal al sur la semana pasada, repetía el mantra de que esta administración heredó un desastre. Las encuestas son unánimes al indicar que el público se da cuenta de que no heredaron un desastre; heredaron el fin casi completo de la inmigración ilegal y lo dilapidaron instantánea y jubilosamente al invitar efectivamente al mundo a entrar mientras hacían que el desafortunado secretario de Seguridad Nacional, Alejandro Mayorkas, repitiera como una marioneta autopropulsada de Disney World “La frontera está cerrada”.

Los televidentes pueden cambiar de canal después de ese pronunciamiento casi diario para ver a los inmigrantes ilegales cruzando en tropel por tierra y por agua. La inmigración ilegal alcanza ya un ritmo de dos millones al año, lo que supone un nivel insostenible de entrada de personas casi exclusivamente no cualificadas que pondrán a prueba los servicios sociales, educativos y de seguridad pública de los estados fronterizos del sur.

Es una crisis que se aproxima a un desastre, y el público ya puede ver cómo se acerca. Todo lo que se puede decir de la visita de la vicepresidenta a El Paso, donde fue recibida por la efusiva congresista demócrata local en la “Isla de Ellis del siglo XXI” (donde la gente llegó legalmente y algunos fueron rechazados), es que no fue un fiasco tan grande como su visita a México y Guatemala hace tres semanas.

Allí fracasó notablemente a la hora de despertar el entusiasmo de la opinión pública estadounidense para que se destinen más miles de millones de dólares a esas regiones con el fin de atajar “las fuentes del problema”: el antiguo deseo de muerte liberal de volcar los bolsillos de Estados Unidos para luchar contra la pobreza en países extranjeros pobres enriqueciendo a sus avaros políticos.

Inflación

El tsunami de crisis que está a punto de golpear a esta administración no se detiene en la frontera sur. Ya no es posible disimular que la inflación se está avivando. El conocimiento de la misma se ha nublado y aplazado porque la composición del índice no refleja necesariamente las necesidades de las familias medias.

Si se desglosan las cifras y se promedian de forma tradicional, la tasa actual de inflación parece ser algo así como el ocho o el nueve por ciento y seguirá siendo alta mientras el ala de Sanders del Partido Demócrata, que fue la única responsable del llamado Programa de Unidad Biden-Sanders, se mantiene firme.

Exige y puede obligar a tirar billones de dólares más por las ventanas del Tesoro y de la Reserva Federal en una expansión instantánea y artificial de la oferta monetaria. El último truco del presidente para intentar satisfacer a Sanders al tiempo que hacía un gesto a los defensores de una política fiscal sana fue su declarado acuerdo sobre un proyecto de ley bipartidista de infraestructura, que casi todo el mundo está de acuerdo en que es necesario y es algo bueno, seguido un par de horas después por la afirmación de que no se aprobaría si no iba acompañado de una medida de “infraestructura virtual” mucho mayor.

Los republicanos que habían acordado la medida bipartidista se sublevaron y el presidente, como es su costumbre, (y como se hace plausible por su desarticulación frecuentemente ampulosa), anunció que había sido malinterpretado. Por primera vez se ve presionado para salir de uno de los atascos en los que se ha metido, en lugar de encogerse de hombros y confiar en que los dóciles medios de comunicación lo ignoren.

Si conserva algo de su antigua habilidad para negociar en el Senado, puede salir airoso con su credibilidad intacta. Pero está tratando de gobernar desde la cuerda floja, un procedimiento muy peligroso para un líder tan inestable.

Crimen

Más urgente aún que el aumento de la inmigración y la inminente crisis de la inflación es la totalmente predecible y muy pronosticada ola de criminalidad. La delincuencia violenta ha aumentado en todas partes y especialmente en las ciudades gobernadas por los demócratas que se plegaron cobardemente a las intolerante demandas de las “protestas pacíficas” del verano pasado que hirieron a 2000 policías, mataron a unas 50 personas y causaron más de 2000 millones de dólares en daños materiales.

Los alborotadores, casi ninguno de los cuales habría sido votante republicano, exigieron que la policía fuera desfinanciada y “reimaginada” y así se hizo en muchas ciudades, generando aumentos de la delincuencia violenta del 25 al 150 por ciento.

Todas las tonterías de Biden sobre disparar para dar a la gente en la pierna y reclutar a trabajadores sociales y psicólogos para que acudan a las llamadas al 911 se están desvaneciendo en el vasto caldero del aumento vertiginoso de los delitos violentos. Muchos barrios antes viables están aterrorizados por las bandas y las condiciones se ven sin duda agravadas por la lentitud de las fuerzas policiales, cansadas de ser los chivos expiatorios de los terroristas urbanos racistas. Las filas de la policía urbana estadounidense están disminuyendo rápidamente, ya que los de azul pueden encontrar fácilmente un trabajo menos peligroso y más apreciado.

El discurso del presidente sobre la delincuencia del 23 de junio se refugió en los habituales argumentos demócratas sobre el control de las armas. No cabe duda de que las leyes sobre armas pueden aplicarse mejor, pero el contraargumento es que en estas condiciones de anarquía, la existencia de armas de fuego en la mayoría de los hogares estadounidenses es un factor de disuasión del crimen y no una incitación al mismo.

Chicago tiene leyes estrictas sobre las armas, pero sus peores zonas son galerías de tiro en las que los índices de arresto son tan bajos que es obvio que la policía está comprometida por su asociación con las bandas violentas o se ha limitado a los perímetros de las zonas con más delincuencia y ha abandonado el núcleo de esas zonas a los amos darwinianos de las mismas, (y estas condiciones desesperadas no se limitan ciertamente a Chicago).

El presidente tiene razón en su plan de dar más ayuda a los delincuentes que se reincorporan a la vida civil y de reformar las prisiones en general, pero eso funcionará mejor con las personas no violentas que, por lo general, son condenadas con brutal desmesura reiteradamente y tienen muchas menos probabilidades de ser reincidentes que sus compañeros de prisión propensos a la violencia.

Posibles soluciones

Este es un problema que desconcierta y asusta a decenas de millones de estadounidenses. Cuando la administración recupere el sentido común, puede volver a los métodos de Trump para proteger la frontera sur, al tiempo que da a su política un nombre que connota reforma.

Biden también puede dejar de dejarse intimidar por Sanders y (la congresista) Ocasio Cortez y asegurarse un gran número de la mayoría razonable con cualquier gesto serio de moderación fiscal, al menos hasta las elecciones de mitad de mandato. Puede que no sea demasiado tarde para amortiguar la psicología de la inflación.

Pero no hay una solución rápida para la delincuencia violenta. Pronto será imposible ocultar la necesidad de intervenir directamente para financiar la contratación y la formación adecuada de al menos 100,000 policías más.

Los métodos para reducir la delincuencia urbana violenta en Estados Unidos son ya bien conocidos y fueron demostrados por el régimen de la alcaldía de Rudolph Giuliani en Nueva York (1993-2001), y no hay más remedio que volver a ellos y el gobierno federal puede incentivarlos.

El bochorno que supondría para los demócratas ese curso será nada comparado con el que recibirán en las urnas el año que viene si no toman medidas serias contra la delincuencia.

Conrad Black fue uno de los financieros más destacados de Canadá durante 40 años y fue uno de los principales editores de periódicos del mundo. Es autor de autorizadas biografías de Franklin D. Roosevelt y Richard Nixon y, más recientemente, de “Donald J. Trump: A President Like No Other” (Donald J. Trump: un presidente como ningún otro), que ha sido reeditado en forma actualizada. Puede escuchar más opiniones de Conrad en su podcast “Scholars & Sense” junto a sus copresentadores Bill Bennett y Victor Davis Hanson en ScholarsAndSense.buzzsprout.com.

Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS