Una acción legal en Hong Kong desafía las ambiciones chinas de ‘Un Cinturón, Una Ruta’ en Yibuti

Por Frank Fang - La Gran Época
14 de Febrero de 2019 Actualizado: 14 de Febrero de 2019

Los esfuerzos de Beijing para tomar el control de una importante instalación portuaria en Yibuti están bajo escrutinio, después de que se presentó una demanda ante un tribunal de Hong Kong en la que se objetó el derecho a operar la terminal del puerto africano.

El puerto de Doraleh, situado a lo largo del Mar Rojo, es fundamental para las ambiciones chinas de extender su influencia geopolítica por todo el mundo bajo la iniciativa de política exterior “Un Cinturón, Una Ruta”.

DP World, un operador portuario global con sede en Dubai, está demandando a China Merchants Port Holdings, una subsidiaria con sede en Hong Kong del grupo estatal chino China Merchants Group, por presuntamente presionar al gobierno de Yibuti para que revoque los derechos ejecutivos de la compañía de Dubai para operar la Terminal de Contenedores de Doraleh, según documentos judiciales obtenidos recientemente por FactWire, una agencia de noticias de investigación con sede en Hong Kong.

DP World, que presentó la demanda ante el Tribunal de Primera Instancia de Hong Kong en agosto de 2018, alega que la firma china hizo que el gobierno de Yibuti violara un contrato de concesión de 30 años, vigente desde 2004, que le permite operar la terminal, junto con la opción para dos renovaciones de 10 años.

En virtud del acuerdo, se creó una empresa conjunta denominada Doraleh Container Terminal S.A. (DCT) para desarrollar y operar la terminal, en la que el gobierno de Yibuti posee el 66,66 por ciento de las acciones de DCT y DP World el resto, a través de su filial Dubai International Yibuti FZE (DID).

Según FactWire, Yibuti comenzó a expresar su insatisfacción con DP World en 2009, diciendo que el acuerdo de concesión “le daba a una empresa extranjera la oportunidad de oponerse a los intereses fundamentales de la República de Yibuti, obstaculizando su proceso de desarrollo económico y social”.

Las autoridades de Yibuti finalmente vendieron el 23,5 por ciento de sus acciones de DCT a China Merchants Port Holdings en 2013, según los documentos judiciales, una violación de los términos del acuerdo de concesión.

Luego, en 2014, el gobierno de Yibuti autorizó a China Merchants Port Holdings a construir el nuevo puerto polivalente de Doraleh que se encuentra junto a una base militar de Beijing, recientemente establecida en Yibuti. Esta fue otra violación del contrato de concesión, alega DP World. El puerto multipropósito inició sus operaciones en 2017.

El Puerto Multipropósito de Doraleh es un aspecto clave del plan “Un Cinturón, Una Ruta”, ya que sirve como puerta de entrada al comercio de Asia y Medio Oriente. La iniciativa en su conjunto tiene como objetivo construir rutas comerciales focalizadas en Beijing a través del financiamiento de proyectos de infraestructura como puertos, ferrocarriles y puentes por todo el mundo.

En febrero de 2018, Yibuti ordenó abruptamente la nacionalización de la terminal de contenedores de Doraleh, sometiéndola al control de una empresa pública de gestión.

Según Al Jazeera, Yibuti argumentó que la transferencia del control de la terminal era necesaria porque el acuerdo de concesión con DP World contenía elementos que violaban la soberanía del país africano.

Pero a los funcionarios estadounidenses les preocupaba que la confiscación del gobierno significara que el control de la terminal pudiera ser transferido a China, país con el que la nación africana tiene una deuda significativa.

El senador demócrata estadounidense Chris Coons y el republicano Marco Rubio dijeron en una carta a los secretarios de Estado y de Defensa en noviembre de 2018: “El control chino de [la terminal de contenedores] Doraleh podría permitir que se impidan las operaciones militares de Estados Unidos en el Cuerno de África, así como las de los aliados de Estados Unidos”; y agregaron que “estas instalaciones son vitales para asegurar el libre flujo del comercio marítimo y el éxito de las operaciones antiterroristas y de inteligencia contra grupos extremistas”.

Yibuti alberga bases militares de países como Estados Unidos, China, Francia y Japón.

En respuesta a la confiscación de Yibuti, DP World presentó una demanda contra Yibuti en Londres. Meses más tarde, en septiembre, el Tribunal Superior de Inglaterra y Gales emitió una orden judicial que prohibía a Yibuti interferir con la gestión de DP World en la empresa conjunta DCT, según un comunicado de prensa del gobierno de Dubai.

*****************

Mira a continuación

¿Por qué China se comporta de forma contraria al resto del mundo?

TE RECOMENDAMOS