Una ballena de 23.000 kilos mete a un buzo bajo su aleta para protegerla de los tiburones

Por Jocelyn Neo
04 de Julio de 2019 Actualizado: 04 de Julio de 2019

Una bióloga marina y su equipo estuvieron encantados de encontrar una ballena de casi 23.000 kilos (50.000 libras) en una de sus aventuras de snorkel. Pero el deleite pronto se convirtió en un gran susto, cuando la ballena gigante comenzó a empujar contra ella con su cabeza.

Aunque parecía que las cosas podrían haberse vuelto feas, resultó que la enorme ballena tenía otro propósito, y nadie resultó herido.

Un día de octubre de 2017, mientras la bióloga de ballenas Nan Hauser, de 63 años, hacía snorkel en el Pacífico Sur, una ballena gigante se le acercó. La enorme ballena jorobada se acercó tanto a ella que pudo captar unas imágenes increíbles.

Sin embargo, el gigantesco mamífero comenzó a ponerse un poco demasiado cerca… y cuando te encuentras con algo que es más pesado que dos autobuses escolares, sabes que no es hora de jugar.

La vida de Hauser estaba en juego.

“Me mantuve calmada hasta cierto punto, pero estaba segura de que lo más probable era que fuera un encuentro mortal”, dijo Hauser, según Mirror.

Su ansioso equipo estaba en un bote de investigación cercano, preocupado por su seguridad. Detuvieron la filmación de su dron porque “no querían filmar mi muerte”, dijo la bióloga.

“Traté de alejarme de él por temor a que si me golpeaba demasiado fuerte, o me golpeaba con sus aletas o su cola, me rompiera los huesos y los órganos. Si me sostenía bajo su aleta pectoral, me habría ahogado”.

“No quería entrar en pánico, porque sabía que él se daría cuenta de mi miedo”, añadió. “Me siento muy cercana a los animales, así que a pesar de mi temor, traté de mantener la calma y averiguar cómo alejarme de él”.

Pero como quiera que lo intentara, el gigante no dejaba de empujarla, ni la dejaba ir.

“He pasado 28 años bajo el agua con las ballenas, y nunca he tenido una ballena tan táctil y tan insistente en ponerme sobre su cabeza, o vientre, o lomo, o, sobre todo, tratando de meterme bajo su enorme aleta pectoral”, dijo Hauser, que estaba en las aguas de Muri Beach, Rarotonga, las Islas Cook.

La ballena la empujó durante más de 10 minutos, lo que a Hauser le parecieron horas. Luego pensó que había visto otra “ballena” en la distancia, pero resultó ser un tiburón –un tiburón tigre de 4,5 metros de largo estaba al acecho cerca.

Hauser finalmente se dio cuenta de que el mamífero gigante la había estado protegiendo de ser atacada por el tiburón. Dijo que había otra ballena golpeando el agua con su cola, tratando de distraer al tiburón.

Cuando Hauser regresó a su barco, podemos ver en las imágenes que la ballena incluso miró por encima del agua, quizás para asegurarse de que estaba a salvo.

No es la primera vez que se registra un comportamiento altruista por parte de ballenas jorobadas hacia otros animales, dijo Hauser, pero este es el primer caso documentado de una ballena jorobada protegiendo a un ser humano de un tiburón bastante grande.

***

Descubre a continuación

El increíble viaje de un hombre para convertirse en un maestro de Kung Fu

TE RECOMENDAMOS