Una carta abierta al gobernador Greg Abbott de Texas

Por Dustin Bass
21 de Septiembre de 2020
Actualizado: 21 de Septiembre de 2020

El Honorable Gobernador Greg Abbott, Gobernador de Texas

Estimado gobernador Abbott,

Esta es una solicitud de reparación de agravios.

Aplaudo a su administración por recordar el derecho a la expresión religiosa de la Primera Enmienda, aunque le tomó algún tiempo recordarlo.

Aplaudo a su administración por trabajar para bloquear la liberación de criminales violentos en las calles bajo el disfraz de la protección COVID-19. Sin embargo, aún emitió órdenes de quedarse en casa como si todos los texanos estuvieran bajo arresto domiciliario.

Aplaudo los resultados obtenidos de las grandes corporaciones y empresas medianas (y a Joe Rogan) que vienen a Texas porque es un estado que favorece los negocios, aunque es obvio que las decisiones que toman estos dueños de negocios tienen menos que ver con su administración y más que ver con el hecho de que Texas no tiene impuestos estatales sobre la renta y ha sido favorable a los negocios durante décadas.

En comparación con otros gobernadores, existen numerosas razones para aplaudir su administración. Pero comparar, a menudo, lleva a ignorar el daño que crea una administración menos destructiva; por lo tanto, comparo de la manera más delicada y selectiva, porque su administración le ha hecho mucho daño a los tejanos.

Desde su declaración del estado de emergencia del 13 de marzo, los tejanos han permanecido en un estado de incertidumbre. Sería una tontería discutir si su decisión fue la correcta en el momento en que la tomó, a pesar de que su decisión se basó en solo “más de 30 casos confirmados de COVID-19 ubicados en varios condados de Texas”.

La promesa de dos semanas ahora se ha convertido en seis meses y los tejanos todavía deben cumplir una orden de uso de máscaras. Los negocios (los que han sido afortunados) solo pueden reabrir al 75 por ciento de su capacidad (si es que pueden sobrevivir a todo esto).

Cuatro meses después de que se hizo la declaración del estado de emergencia, su administración continuó con la amenaza constante de otro cierre. Este comportamiento autoritario es totalmente impropio de un gobernador de Texas.

Se han destruido vidas y medios de subsistencia por las decisiones tomadas en la oficina más alta del estado. Su incrédula decisión de poner fin a los beneficios por desempleo y, al mismo tiempo, mantener los negocios cerrados u obstaculizados por las restricciones no es una medida audaz, es descarada. Me atrevo a decir que es nada menos que cruel.

Los tejanos recordamos los objetivos que nos impusieron. Aplanar la curva. Fue aplanada. Evitar que los hospitales se abrumaran. No se abrumaron. Reducir la tasa de mortalidad. Se redujo. Pero nada de lo que se ha logrado ha cambiado los métodos draconianos implementados por esta administración.

Mientras que el caos ha llenado nuestras calles en algunas de nuestras principales ciudades, esta administración lo ha condenado rápida y efectivamente. No hay duda de que los radicales de extrema izquierda corren desenfrenados en varias partes del país. Su comportamiento es despreciable. Pero, ¿qué está intentando con el ciudadano respetuoso de la ley?

A juzgar por sus decisiones, parece que también va a llevar al tejano a la rebelión. No hemos hecho más que comportarnos con todo el corazón y la dignidad que cabría esperar de los miembros del estado más importante de la Unión, y no escribo eso a medias o al azar. Pero los tejanos han sido arrinconados. ¿Qué nos queda por hacer? ¿Ceder más? ¿Inclinarnos a sus pies? ¿Donar nuestras casas y negocios al estado?

Mientras lucha contra los radicales que desean desfinanciar a la policía, al mismo tiempo nos quita financiamiento a nosotros: los tejanos. Muchos de nosotros nos consideraríamos tejanos en primer lugar y luego estadounidenses. Todavía estamos orgullosos de haber sido una vez una nación para nosotros mismos. Somos un pueblo orgulloso. Nunca en nuestra historia nuestro orgullo había sido cuestionado y tampoco despojado de nosotros.

¿Quién le susurra al oído tal locura de que debemos perseguir fines destructivos sólo porque nos beneficiamos de estados como California y Nueva York, que se destruyen a sí mismos a un ritmo más rápido? La destrucción ahora o la destrucción después sigue siendo destrucción al final y usted nos has traído a este precipicio. Si la llegada de las grandes corporaciones, como Amazon y Tesla, le dan la ilusión de que esto es una reciprocidad aceptable, está gravemente equivocado. Si sólo las grandes corporaciones tienen éxito en las secuelas, entonces ¿qué ha hecho usted por el legado que es el rudo individualismo de ser un tejano? ¡Le declaro que lo destruye!

No tengo ninguna duda de que nuestro estado se volverá económicamente más fuerte, pero, ¡por Dios!, seremos menos libres. Si tuviera que elegir, y me atrevo a decir que, si un verdadero tejano tuviera que elegir, elegiría la libertad sobre la riqueza cien veces más. La tiranía, incluso en asuntos personales, no refleja el estilo de vida de Texas.

¿Deberá el propietario de la pequeña empresa liberarse de las libertades personales, por las que trabajó tan duro, para terminar encadenándose a las cadenas de la corporación? Nos ha inmovilizado. Ha silenciado nuestras voces. Y ha apretado las cadenas que nos rodean con cada acción autoritaria instituida para restringir nuestras libertades.

Thomas Jefferson escribió “la humanidad está más dispuesta a sufrir, mientras que los males son sufribles, que a enderezarse a sí misma aboliendo las formas a las que está acostumbrada. Pero cuando una larga serie de abusos y usurpaciones, que persiguen invariablemente el mismo objeto, evidencian un diseño para reducirlos bajo un absoluto despotismo, es su derecho, es su deber, deshacerse de tal gobierno, y proporcionar nuevos guardianes para su futura seguridad”.

Le pregunto: ¿Qué desea de nosotros? ¿Una petición de rama de olivo que sin duda rechazará? Declaro que tal ha sido el paciente sufrimiento de estos tejanos desde el 13 de marzo que es hora de que usted ceda, no nosotros. Es hora de que quite estas cadenas.

Sus leyes se han vuelto repugnantes para la Constitución, que, según el presidente del Tribunal Supremo John Marshall, las anula.

No creo que necesite un recordatorio de las razones por las que nuestros antepasados llegaron a estas costas, pero, de acuerdo con sus lapsus de memoria con respecto a nuestra Constitución, le ofreceré un recordatorio de una historia que se remonta a antes de 1789. Nuestros antepasados vinieron aquí por la libertad de autogobierno. No vinieron aquí para establecer reyes y señores.

Nuestros antepasados de Texas no lucharon contra la Revolución de Texas en 1836 solo para colocar a otro Santa Anna a la cabeza de Texas 184 años después.

Con todo mi corazón de tejano, le insto a ceder y anular estas restricciones y dejar que el tejano viva y se gobierne a sí mismo y a sí misma como mejor les parezca.

Sinceramente,

Dustin Bass

Un ciudadano de Texas, el estado de la estrella solitaria

Dustin Bass es coanfitrión del podcast de The Sons of History y creador del canal de YouTube Thinking It Through. También es autor.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


Descubre

Desacoplamiento del PCCh: EE.UU. reduciría el crecimiento de China

Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS