Una conversación entre dos monjes

Por Anónimo
26 de Agosto de 2020
Actualizado: 26 de Agosto de 2020

“Solo hay dos monjes en este pequeño templo, tú y yo”, le dijo un joven monje a un viejo monje. “La gente me regaña a mis espaldas cuando bajo de la montaña y pido limosna”, continuó el deprimido monje. “Dicen que soy indisciplinado”.

“Los visitantes de nuestro templo ni siquiera dejan suficiente dinero para comprar incienso. Maestro, ¿cómo puede nuestro templo convertirse en uno grande, con campanas que suenan continuamente, como usted dijo una vez?”, preguntó el joven monje mientras se sentaba en el pequeño y destartalado templo.

Con los ojos cerrados, el viejo monje escuchó sin decir una palabra. El joven monje continuó hablando una y otra vez. Finalmente, el viejo monje rompió su silencio. Abriendo los ojos, preguntó: “El viento del noreste está soplando fuerte. Está nevando y hace mucho frío. ¿Tienes frío?”.

“Sí, mis pies están congelados y entumecidos”, respondió el joven monje, temblando. El viejo monje sugirió que se acostaran temprano esa noche.

Después de estar en la cama durante algún tiempo, el viejo monje preguntó: “¿Tienes calor ahora?”.

“Sí. Me siento caliente, como si estuviera bajo la luz del sol”, respondió el joven.

“La cobija de la cama siempre está fría, pero si una persona duerme bajo ella, se calienta”, dijo el viejo monje. “Piensa en ello: ¿Tu cobija te calienta, o tú haces que la cobija se caliente?”.

“¿Cómo puede la cobija añadir calor a la gente?”. dijo el joven monje. “Está claro que es la gente la que añade calor a las cobijas”, agregó.

“Si la cobija no proporciona calor, y tenemos que añadir calor a la cobija, entonces ¿por qué necesitamos la cobija en primer lugar?”, desafió el viejo monje.

Después de pensarlo un poco, el joven monje exclamó: “¡Las cobijas no pueden darnos calor, pero una cobija sí puede mantenernos calientes!”.

El viejo monje sonrió. Preguntó a su discípulo si los monjes que recitan las escrituras son como la gente que se acuesta bajo gruesas cobijas, y si todos los seres conscientes son como las cobijas gruesas.

“Siempre que seamos muy amables, podemos calentar las cobijas. Todos los seres conscientes—las cobijas—también se aferrarán al calor”, explicó el viejo monje. “¿No estaremos calientes durmiendo bajo este tipo de cobija? ¿Las campanas que suenan continuamente en un gran templo seguirán siendo solo un sueño?”.

El joven monje de repente entendió. Desde entonces, descendió la montaña cada mañana temprano para pedir limosna. Continuó encontrándose con mucha gente que le decía palabras desagradables, pero él era muy amable con ellos a cambio.

Diez años después, el Templo Bodhi se convirtió en un gran templo donde muchos monjes y personas iban a adorar. Las campanas del Templo Bodhi sonaban continuamente. Para entonces, el joven monje se había convertido en el abad del templo.

Traducido por Dora Li al inglés, esta historia se reimprime con permiso del libro “Cuentos atesorados de China”, Vol. 1, disponible en Amazon.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


Descubre a continuación

Monje tibetano sufre las formas más brutales de tortura a manos del régimen chino. Esta es su conmovedora respuesta

TE RECOMENDAMOS