Una definición más limitada de acoso sexual escolar entrará en vigor cuando las demandas fracasen

Por Petr Svab
13 de Agosto de 2020
Actualizado: 13 de Agosto de 2020

Las escuelas ya no tendrán que investigar ciertas acusaciones de acoso sexual para mantener su financiación federal.

A partir del 14 de agosto, entrarán en vigor nuevas reglas del Departamento de Educación (DOE) que cambiarán la definición de acoso sexual del Título IX de las Enmiendas de Educación de 1972.

Dos demandas de 18 fiscales generales demócratas no lograron bloquear las reglas, ya que los jueces concluyeron que era poco probable que las demandas tuvieran éxito.

Anteriormente, las escuelas debían responder a las acusaciones de acoso sexual que eran “tan severas, persistentes o generalizadas que negaban o limitaban la capacidad de un estudiante de participar o beneficiarse de los programas o actividades de la escuela”.

La nueva definición es “una conducta no deseada que una persona razonable encontraría tan severa, generalizada y objetivamente ofensiva que le niega a una persona el acceso a la educación en igualdad de condiciones”.

Los opositores argumentaban que la nueva definición era demasiado estrecha y que obligaría a las escuelas a ignorar las alegaciones que no superan el estándar más alto.

El departamento dijo que estrechó la regla para equilibrarla con las consideraciones de la Primera Enmienda “para el crecimiento social y de desarrollo de los jóvenes estudiantes que aprenden a interactuar con sus compañeros en el contexto de la escuela primaria y secundaria [y para] fomentar el intercambio robusto de discurso, ideas y creencias en un entorno universitario”.

Las escuelas seguirán siendo libres de manejar las acusaciones fuera del ámbito del Título IX como crean conveniente, siempre y cuando no afirmen que están obligadas a hacerlo en virtud de las normas federales.

“Si [el DOE] estuviera en desacuerdo con la caracterización de un destinatario de un procedimiento bajo el Título IX y una parte insatisfecha con el manejo del procedimiento por parte del destinatario presentara una demanda de cumplimiento, [el DOE] solo trataría de aclarar al destinatario y a las partes involucradas en el procedimiento que la situación designada por el destinatario como ‘procedimiento del Título IX’ no era en realidad requerida en virtud del Título IX”, dijo el departamento a la corte federal del Distrito de Columbia, donde 17 estados presentaron una demanda.

“A la luz de estos compromisos del departamento, es difícil ver cómo los demandantes tienen probabilidades de tener éxito, incluso en su estrecha reclamación que el departamento se excedió en su autoridad al ordenar la desestimación de las demandas que alegan acoso fuera del Título IX”, dijo el juez Carl Nichols, nombrado por el presidente Donald Trump, en su opinión del 12 de agosto, negando la petición de los demandantes de poner las nuevas reglas en suspenso mientras la demanda se desarrolla (pdf).

Para las alegaciones que se ajusten a la nueva definición, las escuelas tendrán que adoptar el debido proceso que, entre otras cosas, requiere que tanto la presunta víctima como el acusado puedan responder a los argumentos de cada uno, pero no tienen que hacerlo por su cuenta y en persona. Las escuelas también tendrán que capacitar por lo menos a parte de su personal para manejar adecuadamente esas denuncias. Se exigirá a las universidades que celebren audiencias en vivo, mientras que en las escuelas de enseñanza primaria y secundaria las audiencias serán voluntarias.

Los estados argumentaron que las nuevas normas serían demasiado costosas de aplicar, que entran en vigor demasiado rápido dada la pandemia del COVID-19, y que son demasiado estrechas en otros aspectos.

Nichols rechazó esos argumentos. Dijo que es probable que las escuelas ya hayan incurrido en la mayoría de los costos, dado que las reglas están a punto de entrar en vigor, y que las escuelas las han visto venir desde hace mucho tiempo.

“La regla final es similar a la regla propuesta en la mayoría de los aspectos, y por lo tanto las escuelas han tenido casi dos años para analizar y entender sus requerimientos”, dijo.

La segunda demanda, en el Distrito Sur de Nueva York, tampoco logró obtener una orden judicial.

“Si bien los demandantes no están de acuerdo con las decisiones tomadas por el DOE, no han logrado demostrar que esas decisiones fueron arbitrarias o caprichosas”, dijo el juez John Koeltl, nombrado por Bill Clinton, en una opinión del 9 de agosto, concluyendo que la demanda no tenía probabilidades de tener éxito, que las reglas no planteaban un daño irreparable y que el interés público no favorecía el requerimiento judicial (pdf).

Sigue a Petr en Twitter: @petrsvab


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo


A continuación

Familia, matrimonio y divorcio en EE.UU.

Lee la serie completa Cómo el espectro del comunismo rige nuestro mundo

TE RECOMENDAMOS