Una diseñadora gráfica de 27 años abandona la ciudad para regresar a la granja y está encantada

Por Catherine Bolton
21 de Mayo de 2020
Actualizado: 21 de Mayo de 2020

Cuando Nuraishah Shamsuddin, de 27 años, se graduó de la UITM en Shah Alam, Malasia, con su maestría, inicialmente planeó quedarse en la ciudad y trabajar en el área de sus estudios: el diseño gráfico.

Shamsuddin pasó el tiempo esperando a que se completaran sus solicitudes de trabajo de posgrado, trabajando independientemente en el trabajo de diseño. Finalmente se mudó a su pueblo natal, en el distrito de Hilir Perak, y comenzó a cultivar verduras como una ocupación a medio tiempo.

Sin embargo, la joven artista cambió de opinión y desde entonces abandonó la ciudad completamente a favor de vivir, libre de deudas, con su madre y su gato, mientras vende verduras orgánicas para ganarse la vida.

(Cortesía de Nuraishah Shamsuddin)
(Cortesía de Nuraishah Shamsuddin)

Shamsuddin explicó, en una entrevista con el sitio web World of Buzz, que convirtió lo que inicialmente era la decepción por las negativas a sus solicitudes de trabajo en sentimientos de gratitud por poder pasar más tiempo trabajando en la naturaleza.

“Estaba bastante decepcionada cuando mis solicitudes de trabajo fueron rechazadas ya que apliqué a cada trabajo de acuerdo con mis calificaciones y a cada trabajo que quería hacer”, dijo. “Pero al mismo tiempo, me alegro de que Dios me haya dado la oportunidad de tener tiempo para cultivar un huerto”.

(Cortesía de Nuraishah Shamsuddin)

La experiencia agrícola de Shamsudin provino tanto de su educación como del bricolaje moderno, ya que combinó lo que aprendió de la agricultura con su abuelo, cuando era niña, y lo unió a nueva información que recopiló al ver videos de YouTube.

“Recuerdo que solía seguir a mi difunto abuelo a su granja de frutas y plantación de aceite de palma por las mañanas, y al corral de cabras de mi difunto padre por las noches”, dijo en una entrevista con Bernama. “Pero en el caso de las verduras, aprendí a hacer cosas por mí misma lentamente desde YouTube, leyendo y a través de mi experiencia pasada. Es mi pasatiempo”.

(Cortesía de Nuraishah Shamsuddin)

La antigua diseñadora siente que el camino que ha tomado ha sido positivo, el cual requirió un traslado desde una ciudad con casi 750.000 habitantes. Ahora, vive en un pueblo dentro del distrito de Hilir Perak, que cuenta con poco más de 128.000 personas entre sus cinco diferentes mukims, o municipios. El estilo de vida más rural le ha representado beneficios para la salud; Shamsuddin informó que ha perdido 18 kilogramos (aproximadamente 40 libras) desde que se mudó de nuevo a la granja, y ha sentido que sus síntomas de una condición hormonal conocida como PCOS también mejoraron.

Cada día consiste en levantarse, cultivar hasta la tarde, y luego llevar algunos de sus productos vegetales a casa para cocinar. Y aunque la vida en el campo puede no tener algunos de los lujos inmediatos que Shamsuddin podría haber encontrado en una ciudad más grande, admitió que de todas formas sigue siendo más feliz y saludable.

(Cortesía de Nuraishah Shamsuddin)

“Realmente no extraño la vida de la ciudad ya que tengo todo lo que quiero aquí. ¡Es más fácil conseguir cosas en línea en estos días de todos modos! Estoy feliz con mi vida actual. Más saludable, más feliz y bendecida”, dijo.

En una publicación de Twitter, resumió lo bien que está yendo su vida ahora:

“Hace 7 meses abandoné mi carrera de diseñadora, volví a casa y vivo una vida sencilla. Tengo 27 años, no tengo deudas, conduzco un auto de gama baja, vivo con mi madre y un gato, Copot. Voy a kebun todas las mañanas hasta el mediodía y vendo verduras orgánicas para vivir. Menos es más”, escribió.

Aquellos que quieran saber cómo está, pueden seguir a Shamsuddin en las redes sociales, donde publica sus aventuras en la agricultura tanto en Twitter como en Instagram.

(Cortesía de Nuraishah Shamsuddin)

Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


A continuación

La falsa felicidad del comunismo

Lee la serie completa Cómo el espectro del comunismo rige nuestro mundo

TE RECOMENDAMOS