Una granja de Delaware da una segunda oportunidad a exprisioneros que no encuentran empleo

Por Emel Akan
16 de Septiembre de 2020
Actualizado: 16 de Septiembre de 2020

WILMINGTON, Delaware — KaLief Ringgold, de 34 años, fue liberado de prisión el 26 de marzo después de pasar años tras las rejas por cargos de tráfico de drogas, y se introdujo en un mundo que para muchos expresidiarios podría ser abrumador: encontrar trabajo.

A pesar de la pandemia y la recesión económica, Ringgold tuvo la suerte de conseguir un trabajo en una granja inteligente llamada “Second Chances” (Segunda Oportunidad) que contrata a exprisioneros.

“El nombre de este lugar es Segunda Oportunidad, pero realmente creo que es mi última oportunidad. Esta podría ser mi única oportunidad de hacer algo bueno”, dijo Ringgold el 14 de septiembre, en un evento organizado por la granja.

Antes de unirse a la compañía, Ringgold pasó gran parte de su vida adulta y adolescente en prisión.

“Mi amigo fue asesinado esta mañana”, dijo. “Todos los que conozco murieron por disparos y sobredosis. Así que esa podría ser mi vida”.

KaLief Ringgold, exprisionero y ahora empleado de la granja Second Chances (Segunda Oportunidad) en Wilmington, Del., el 14 de septiembre de 2020. (Charlotte Cuthbertson/The Epoch Times)

Comprometida con el capitalismo compasivo, Second Chances Farm, LLC es una granja de agricultura vertical con sede en Wilmington, Delaware. La granja contrata exclusivamente a ciudadanos como Ringgold, que buscan volver a entrar en la fuerza de trabajo.

La compañía actualmente emplea a 36 ciudadanos que regresaron a la sociedad. Cada uno de ellos recibe USD 31,200 al año, además de beneficios médicos y de otro tipo. Tres empleados ya han sido promovidos a puestos de liderazgo.

La granja cultiva plantas en el agua sin usar el suelo, un proceso llamado hidroponía. Las plantas se cultivan en contenedores, donde el agua y el fertilizante llegan a las raíces y permiten que estas crezcan. Para ayudar en el proceso de fotosíntesis de las plantas, la empresa utiliza la luz artificial.

Los cultivos incluyen lechuga, col rizada, espinaca, albahaca, cilantro y microverdes o microverduras. La granja proporciona productos frescos durante todo el año, sin verse afectada por el clima, y estos son libres de todos los pesticidas y herbicidas. Vende sus productos localmente, reduciendo las huellas de carbono creadas por los camiones de larga distancia.

Los principales clientes de la granja son restaurantes y tiendas de comestibles. También tiene el programa de la granja a la mesa, una entrega a domicilio que atiende a 380 abonados.

La granja interior está ubicada en un edificio de 47,500 pies cuadrados en la comunidad de Riverside de Wilmington, una zona económicamente desfavorecida designada como zona de oportunidad, lo que puede ayudar a la granja a atraer inversionistas.

El 14 de septiembre, el secretario de Vivienda y Desarrollo Urbano, Ben Carson, y el fiscal general de Estados Unidos, William Barr, visitaron Second Chances Farm y celebraron una mesa redonda con los fundadores y empleados de la empresa.

El secretario de Vivienda y Desarrollo Urbano Ben Carson(z) y el fiscal general William Barr en la granja Second Chances en Wilmington, Del., el 14 de septiembre de 2020. (Charlotte Cuthbertson/The Epoch Times)

Hablando en el evento, Carson dijo que la nueva granja es un “brillante ejemplo del tipo de pensamiento innovador que estamos viendo surgir en las zonas de oportunidad”.

Agricultura en una zona de oportunidad

Creadas por la Ley de Recortes de Impuestos y Empleos de 2017, las zonas de oportunidad ofrecen exenciones fiscales a los fondos privados que invierten en estas comunidades económicamente desatendidas. Hay 8764 áreas designadas como zonas de oportunidad en todo el país.

Cerca de USD 75,000 millones en capital privado han fluido a estas zonas en los últimos dos años, generando aproximadamente medio millón de empleos, según un informe reciente del Consejo de Asesores Económicos de la Casa Blanca.

La pandemia, sin embargo, este año tuvo un efecto en la actividad de inversión en estas comunidades desatendidas.

“No hay duda de que COVID ha tenido un efecto deletéreo” en las zonas de oportunidad, dijo Carson a The Epoch Times.

“Eso obviamente será rectificado”, agregó. “Hay una tremenda cantidad de resistencia en esta economía. Parte de la razón por la que ves las cosas volviendo a la forma en que están y la razón por la que realmente no se redujo en el recuento como mucha gente esperaba, es porque muchas de las barreras regulatorias fueron eliminadas”.

Un jardín hidropónico vertical en la granja Segunda Oportunidad en Wilmington, Del., el 14 de septiembre de 2020. (Charlotte Cuthbertson/The Epoch Times)

Hay 25 zonas de oportunidad en Delaware, ocho de las cuales están ubicadas en Wilmington.

Second Chances Farm recaudó cerca de USD 2 millones hasta la fecha, según Jon Brilliant, cofundador y director financiero de la empresa.

“Estar ubicado en una zona de oportunidad creó mucha actividad promocional, pero no nos ha ayudado en absoluto a recaudar dinero”, dijo a The Epoch Times.

Como muchos negocios de la zona de oportunidad, Second Chances fue duramente golpeada por los cierres causados por la pandemia. En marzo, mientras la empresa todavía estaba cosechando su primera cosecha, el gobernador de Delaware emitió una orden de cierre de todos los restaurantes.

La dirección de la empresa tuvo que revisar su modelo de negocio y lanzar un programa de entrega a domicilio en 24 horas para evitar la quiebra.

Desde marzo, la compañía ha estado entregando productos agrícolas y hierbas a hogares en Delaware, Pennsylvania y Maryland.

“Las zonas de oportunidad ya son áreas severamente golpeadas”, dijo Scott Turner, director ejecutivo del Consejo de Oportunidad y Revitalización de la Casa Blanca a Epoch Times.

La pandemia aumentó esta gravedad pero aún así algunos negocios dentro de las zonas de oportunidad pudieron prosperar, dijo.

Turner espera que la actividad de inversión en estas zonas sea “tremenda” el próximo año.

Ciudadanos de regreso

Durante la mesa redonda en la granja, empleados de todo tipo de orígenes compartieron sus historias personales.

Gabrielle Newton, una de las empleadas, fue arrestada por cargos de posesión de armas y pasó meses tras las rejas. Después de ser liberada, dijo que muchos negocios dudaron en darle una segunda oportunidad.

“Yo iba de entrevista en entrevista y ellos iban muy bien”, hasta que se llegaba a la verificación de antecedentes, dijo.

“Esto te afecta a tu orgullo, a tu espíritu”, añadió.

Chris Whittle, un exprisionero que fue acusado de incendio provocado, está agradecido de que la granja le haya dado una segunda oportunidad para hacer el trabajo que ama.

Chris Wittle, exprisionero y ahora profesor de la granja Second Chances en Wilmington, Del., el 14 de septiembre de 2020. (Charlotte Cuthbertson/The Epoch Times)

“Los pirómanos no son elegibles para trabajar como profesores y trabajar con niños en el estado de Delaware”, dijo Whittle, un graduado de la Universidad de Harvard.

Ahora trabaja como entrenador corporativo en la Granja Second Chances.

En su intervención en la mesa redonda, Barr elogió a la granja por dar a los ciudadanos que regresan “una oportunidad de tener un trabajo significativo y ayudarles a lograr la autosuficiencia económica”.

“Este es un gran proyecto porque, además de tener sentido económico y traer una oportunidad económica al vecindario, proporciona, al mismo tiempo, algo que se necesita desesperadamente desde el punto de vista del Departamento de Justicia”.

Más de siete de cada diez personas en Delaware regresan a la prisión después de su liberación, principalmente porque muchas empresas no quieren dar trabajo a los exdelincuentes.

Brilliant, que lanzó el proyecto Second Chances con Ajit George hace nueve meses, dice que hay una correlación comprobada entre el empleo y la reincidencia.

Attorney General William Barr (L) and Housing and Urban Development Secretary Ben Carson (2nd R) tour Second Chance Farms in Wilmington, Del., on Sept. 14, 2020. (Charlotte Cuthbertson/The Epoch Times)

Durante 5 años, la empresa  no ha participado en la medición real del impacto de la reincidencia, pero “hasta ahora me complace informar que ninguno de los ciudadanos que regresan y con los que trabajamos han sido arrestados de nuevo”, dijo Brilliant en la mesa redonda.

“El cien por ciento de nuestros ciudadanos que regresaron llegaron a nuestra puerta sin ninguna otra oportunidad significativa. El 73 por ciento vino a nosotros como pobres o en la pobreza”, dijo.

La compañía ahora planea expandirse a Filadelfia, donde también operará en una zona de oportunidad.

Siga a Emel en Twitter: @mlakan


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


Descubre

Cómo el comunismo destruye a la familia

TE RECOMENDAMOS