Una grieta en la Gran Muralla de Fuego: Las apps para móviles

24 de Enero de 2017 Actualizado: 24 de Enero de 2017

El “Gran Cortafuegos”. china ha sido muy importante en la estrategia del Partido Comunista de controlar lo que los residentes pueden y no pueden navegar en la internet. Sitios web que van desde los motores de búsqueda, foros de discusión, a medios de comunicación en línea son estrechamente supervisados y censurados.

Sin embargo, hasta ahora, las aplicaciones móviles ocupaban una esquina que en gran medida ha estado bajo el radar del “Gran Cortafuegos”. Alphabet Inc’s Google Play Store no está disponible en China y Apple Inc.’s App Store tiene una selección muy limitada de aplicaciones en China. Con excepción de algunos de los principales reproductores nacionales, las tiendas chinas de aplicaciones móviles no han sido muy reguladas.

La semana pasada, se aprobaron nuevas regulaciones para controlar los cientos de tiendas de aplicaciones móviles no reguladas en China. El número exacto de tiendas de aplicaciones es desconocido, pero la firma marketing AppInChina estima que existen más de 200 actualmente. La mayoría de estas tiendas tienen poco o ningún proceso establecido para revisar aplicaciones antes de su lanzamiento.

El anuncio fue publicado por la Administración del Ciberespacio de China (CAC). Desde el 16 de enero, las tiendas de aplicaciones móviles deben registrarse en la CAC para continuar operando legalmente. Dicho registro hará visible para las autoridades, quienes son los dueños de la tienda de aplicaciones y cuántas aplicaciones están presentes, lo que permite a los reguladores cerrar las tiendas si es necesario.

Mercado fragmentado

A pesar de la postura de Beijing en la regulación de las tiendas de aplicaciones móviles, el entorno y la fragmentación del mercado hace que sea casi imposible hacer cumplir las nuevas medidas.

La mayor plataforma de teléfonos inteligentes en China, un país con más de 700 millones de usuarios de teléfonos inteligentes, es Google Android. Sin embargo, Google Play, la plataforma de aplicaciones predeterminada del sistema operativo, está deshabilitada en China. Esto dio lugar a una proliferación de tiendas de aplicaciones de terceros, las más grandes son las dirigidas por las grandes empresas de tecnología de la nación como Tencent, Baidu, Xiaomi y Alibaba. Las tiendas de aplicaciones administradas por estas grandes empresas son autorreguladas.

Pero, también han surgido cientos de otras tiendas de aplicaciones de terceros más pequeñas, muchas con bajos estándares de seguridad y de inspección. El contenido que sería bloqueado estrictamente en un sitio web chino a veces puede encontrarse en aplicaciones móviles descargadas desde estas plataformas.

Como muchas regulaciones chinas, las directrices son vagas e indefinidas. “Es casi imposible para los reguladores registrar y supervisar todos los millones de aplicaciones allí una por una”, dijo Zhu Wei de la Universidad China de Ciencias Políticas y de Derecho al Wall Street Journal.

Difícil de hacer cumplir

A juzgar por el lenguaje de la CAC, la aplicación, el monitoreo y la censura del contenido de estas aplicaciones parece recaer sobre quienes operan las tiendas de aplicaciones móviles. El modelo que CAC adoptó es vigilar las tiendas de aplicaciones, con la esperanza de que las tiendas de aplicaciones vigilaran dentro de las aplicaciones.

Pero esa es una estrategia que ha demostrado ser defectuosa.

A principios de este mes, la aplicación del New York Times fue retirada por Apple después de que los censores del gobierno chino exigieran que Apple la sacara. Apple le dijo al Times que su aplicación violaba las leyes locales, sin explicar cuáles.

Esto no es una sorpresa, cuando uno se da cuenta de que el sitio web del New York Times ha sido bloqueado por China desde 2012. Esto significa que mientras los censores chinos pretendían bloquear completamente el acceso al contenido del New York Times desde 2012, los residentes chinos todavía podían acceder al contenido de New York Times a través de su aplicación móvil durante los últimos cinco años.

Y este ejemplo involucra a Apple y al New York Times, dos de los objetivos más visibles de los censores chinos. Hay millones de aplicaciones móviles chinas en cientos de plataformas de aplicaciones, la mayoría de las cuales son pequeñas, privadas y carecen de los recursos para autocensurar todas las aplicaciones y su contenido.

¿Cuánto tiempo tomará para bloquearlas a todas?

TE RECOMENDAMOS