Una guía para afrontar la insatisfacción con nosotros mismos

Una de las cosas más difíciles con las que tenemos que lidiar es con la incapacidad básica de amarnos a nosotros mismos
Por Leo Babauta
28 de Septiembre de 2021
Actualizado: 28 de Septiembre de 2021

Durante los últimos cinco años, mientras trabajé con miles de personas para cambiar sus hábitos, me di cuenta que la insatisfacción con nosotros mismos es un fenómeno bastante universal.

Estamos descontentos con lo que somos, a veces en aspectos pequeños, pero a menudo en aspectos muy fundamentales.

Dudamos de nosotros mismos, nos sentimos inadecuados, no nos gusta nuestro aspecto, criticamos duramente nuestros defectos y no sabemos si somos dignos de alabanza o de amor.

El resultado es ansiedad, dilación, miedo e incapacidad para cambiar nuestros hábitos. He visto a muchas personas que son incapaces de seguir un programa de ejercicios o una dieta saludable porque no creen en sí mismas, detrás de su fracaso para hacer cambios positivos hay un profundo sentimiento de indignidad e insuficiencia.

Cada vez que fallamos, lo vemos como una prueba más de que somos un desastre. Cada vez que las cosas son menos que ideales, nos culpamos a nosotros mismos o, si no queremos que nos culpen, culpamos a otras personas.

Si no nos gustamos a nosotros mismos, no confiamos en nosotros mismos, no nos vemos como dignos de amor, entonces ¿cómo podemos ser realmente felices en cada momento?

¿Y si, en lugar de castigarnos (o culpar a los demás), aceptamos lo que ha pasado y tomamos las medidas oportunas? ¿Y si lo tomamos como una oportunidad para vernos a nosotros mismos como humanos e innatamente buenos?

Esta insatisfacción con nosotros mismos no solo perjudica nuestros hábitos de salud, sino también nuestra productividad y nuestra capacidad de concentrarnos en un trabajo significativo. Dudamos de si estamos a la altura de esta tarea llena de incomodidad e incertidumbre, así que huimos a la comodidad y la distracción en lugar de confiar en que estamos a la altura.

Nuestras relaciones también se ven perjudicadas por esta insatisfacción con nosotros mismos. Cuando no creemos en nosotros mismos, nos sentimos inseguros en nuestras relaciones. Eso puede dar lugar a celos, ira, miedo a perder a alguien y a tratar a la otra persona con desconfianza.

Esa no es la receta para una buena relación.

Y si la relación se tambalea, culpamos a la otra persona o lo vemos como una prueba más de que apestamos.

Nuestra felicidad se ve empañada por esta insatisfacción con nosotros mismos. Si no nos gustamos, no confiamos en nosotros mismos y no nos vemos como dignos de amor, ¿cómo podemos ser felices en cada momento? En cada momento subyace una insatisfacción, una falta de satisfacción y un deseo de ser diferentes.

Éstas son solo un puñado de formas en las que la insatisfacción con nosotros mismos nos perjudica. En realidad, este problema afecta todas las áreas de nuestra vida, desde el trabajo hasta las finanzas y la crianza de los hijos, entre otras.

La salida: amarnos a nosotros mismos

En lugar de perjudicarnos con este sentimiento constante de incapacidad, ¿qué pasaría si nos amáramos a nosotros mismos?

¿Y si confiáramos en nosotros mismos, creyéramos en nuestra valía básica y creyéramos que vamos a estar bien aunque las cosas no salgan como las planeamos? ¿Y si creyéramos que somos seres humanos cariñosos, amables e innatamente buenos?

Eso lo cambiaría todo: tendríamos más confianza en las relaciones, pospondríamos menos las cosas porque sabríamos que podemos manejar la incertidumbre y el malestar, y estaríamos más sanos porque veríamos la comida sana y el ejercicio como dos formas más de amarnos a nosotros mismos. Buscaríamos formas de amar a los demás, de servir al mundo con un trabajo significativo, de disfrutar de la bondad en cada momento. Seríamos más felices, y en los momentos en los que no somos felices, aún seríamos capaces de encontrar satisfacción en medio de las dificultades.

Comience con la simple intención de amarse a sí mismo, de verse como adecuado y digno de amor

Por supuesto, es mucho más fácil decirlo que hacerlo. Tenemos tantos años de experiencia en despreciarnos a nosotros mismos, que querernos puede parecer imposible. Pero no lo es, puede hacerlo.

Comience con la simple intención de verse a sí mismo como adecuado y digno de amor.

Una vez que tenga esa intención, puede practicar una sesión diaria de gratitud por las cosas buenas de sí mismo.

Puede empezar a ver la bondad en todo lo que hace, incluso si es menos que perfecto (como todos los humanos), puede ver la naturaleza bondadosa en cada una de sus acciones, incluso en las que son perjudiciales, puede empezar a ver la naturaleza bondadosa de los demás también.

Esto es práctica, y requiere mucha práctica, pero quererse a sí mismo puede ser el proyecto más importante que haya emprendido, porque cambiará su mundo.

Leo Babauta es autor de seis libros y escritor de Zen Habits, un blog con más de 2 millones de suscriptores. Visita ZenHabits.net


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí.


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS