Esta niña pide 5 minutos más para andar en bicicleta pero la respuesta de su papá hace llorar a todos

Por La Gran Época
03 de Abril de 2019 Actualizado: 12 de Abril de 2019

Estas palabras de sabiduría apuntan a resaltar un mensaje del que te beneficiarás enormemente. Aprende de esta moraleja y compártela.

A veces, es difícil mantenerte al día con todo en tu vida cotidiana. Pero a veces, sientes que cosas que no son tan importantes se interponen en tu camino de cosas que en realidad te importan.

No se sabe el origen de esta historia ni cuánto de ella es verdad, pero lo que sí es cierto es que el mensaje te recordará la importancia del valor de esos cinco minutos extras para la gente que amas. Al final del día, eso es todo lo que importa.

Un día, mientras estaba en el parque, una mujer se sentó junto a un hombre en un banquillo cerca del parque infantil.

Imagen ilustrativa (Créditos: Wikipedia/Heritage branch staff/Unported (CC BY 3.0))

“Ese es mi hijo”, dijo, señalando a un niño con un suéter rojo que se deslizaba por el tobogán.

“Es un chico guapo”, dijo el hombre. “Esa es mi hija en la bicicleta con el vestido blanco”.

Entonces, mirando su reloj, llamó a su hija: “¿Qué dices si nos vamos, Melissa?”.

Melissa suplicó: “Solo cinco minutos más, papá. ¿Por favor? Solo cinco minutos más”.

El hombre asintió con la cabeza y Melissa continuó montando su bicicleta a gusto. Pasaron los minutos y el padre se puso de pie y volvió a llamar a su hija: “¿Es hora de irnos?”.

Otra vez Melissa suplicó: “Cinco minutos más, papá. Solo cinco minutos más”.

El hombre sonrió y dijo: “Vale, Melissa”.

“Oh, sí que eres un padre paciente”, le dijo la mujer.

El hombre sonrió y respondió: “Su hermano mayor Tommy fue asesinado por un conductor ebrio el año pasado mientras conducía su bicicleta cerca de aquí”. Nunca pasé mucho tiempo con Tommy y ahora daría cualquier cosa por cinco minutos más con él. Juré no cometer el mismo error con Melissa.

Imagen ilustrativa (Créditos: Pixabay/mickeyshih)

“Creo que le quedan cinco minutos para andar en bicicleta. La verdad es que tengo cinco minutos más para verla jugar”, concluyó el hombre.

Este niño espera a su buen amigo, el recolector de basura, para regalarle galletas 

Si esta linda historia inspiró tu corazón, por favor, compártela. Apoya el periodismo independiente y ayúdanos a difundir las buenas noticias a todo mundo.

TE RECOMENDAMOS