Una inmersión más profunda en la reversión de los CDC

Por Jeffrey A. Tucker
15 de Agosto de 2022 1:49 PM Actualizado: 15 de Agosto de 2022 1:49 PM

Hoy fue un día bueno, pero extraño cuando los CDC finalmente dieron marcha atrás a la emisión de mensajes relacionados al COVID, emisión que duró cerca de dos años y medio. La fuente es el informe MMWR del 11 de agosto de 2022. El título por sí solo muestra lo profundo que fue el cambio de rumbo: “Resumen de la guía para minimizar el impacto del COVID-19 en las personas, las comunidades y los sistemas de atención médica -Estados Unidos, agosto de 2022”.

Los autores: “el Equipo de Respuesta a Emergencias de los CDC” compuesto por “Greta M. Massetti, PhD; Brendan R. Jackson, MD; Dr. John T. Brooks; Cria G. Perrine, PhD; Erica Reott, MPH; Aron J. Pasillo, DVM; Dra. Debra Lubar; Ian T. Williams, PhD; Matthew D. Ritchey, DPT; Pragna Patel, MD; Leandris C. Liburd, PhD; Bárbara E. Mahon, MD”.

Habría sido fascinante ser una mosca en la pared en las sesiones de intercambio de ideas que condujeron a este pequeño tratado. La redacción fue elegida con mucho cuidado, para no decir nada falso de plano, y mucho menos admitir errores del pasado, sino para dar a entender que solo era posible decir estas cosas ahora.

“A medida que el SARS-CoV-2, el virus que causa el COVID-19, continúa circulando en todo el mundo, los altos niveles de inmunidad inducida por vacunas e infecciones y la disponibilidad de tratamientos efectivos y herramientas de prevención han reducido sustancialmente el riesgo de enfermedad por COVID-19 médicamente significativa (enfermedad aguda grave y condiciones post-COVID-19) y hospitalización y muerte asociadas. Estas circunstancias ahora permiten que los esfuerzos de salud pública minimicen los impactos de salud individuales y sociales de COVID-19 al centrarse en medidas sostenibles para reducir aún más las enfermedades médicamente significativas, así como para minimizar la tensión en el sistema de atención médica, mientras se reducen las barreras a la actividad social, educativa y económica”.

En palabras comunes: Prácticamente todo el mundo puede volver a la normalidad. Concéntrese en la enfermedad que es médicamente significativa. Deje de preocuparse por los casos positivos porque nada los va a detener. Piense en el panorama general de la salud social en general. Acabe con la compulsión. Gracias. Solo hay dos años y medio de retraso.

¿Qué pasa con las pruebas masivas?

Olvídelo: “Todas las personas deben buscar pruebas de infección activa cuando tengan síntomas o si tienen una exposición conocida o sospechada a alguien con COVID-19”.

Vaya.

¿Qué pasa con la magia del seguimiento y localización?

“Los CDC ahora recomiendan la investigación de casos y el rastreo de contactos solo en entornos de atención médica y ciertos entornos de congregación de alto riesgo”.

Vaya.

¿Qué pasa con los no vacunados que fueron tan demonizados durante el último año?

“Las recomendaciones de prevención de COVID-19 de los CDC ya no diferencian según el estado de vacunación de una persona porque ocurren infecciones repentinas, aunque generalmente son leves, y las personas que han tenido COVID-19, pero no están vacunadas, tienen cierto grado de protección contra enfermedades graves por su anterior infección”.

¿Recuerdas cuando al 40 por ciento de los miembros de la comunidad negra en la ciudad de Nueva York, que rechazaron la vacuna, no se les permitió ingresar a restaurantes, bares, bibliotecas, museos o teatros? Ahora, nadie quiere hablar de eso.

Además, las universidades, los colegios, el ejército, etc., que todavía tienen mandatos en vigor, ¿escuchan esto? Todo lo que han hecho para odiar a la gente, deshumanizar a la gente, segregar a la gente, humillar a otros como impuros, despedir a la gente y destruir vidas, ahora está en descrédito.

Mientras tanto, al momento de escribir este artículo, ¡el maldito gobierno de EE.UU. todavía no permitirá que los viajeros no vacunados crucen sus fronteras!

Ni una sola palabra del rimbombante tratado de los CDC era falsa en la primavera de 2020. Siempre hubo “inmunidad inducida por infecciones”, aunque Fauci y compañía constantemente pretendían lo contrario. Siempre fue una pésima idea introducir “barreras a la actividad social, educativa y económica”. Las vacunas nunca prometieron en su autorización detener la infección y la propagación, a pesar de que todas las declaraciones oficiales de los CDC afirmaron lo contrario, repetidamente y con frecuencia.

También puede preguntarse cómo tratan el uso de mascarillas. En este tema, no hay vuelta atrás. Después de todo, la administración Biden todavía tiene una apelación en proceso para revertir la decisión judicial de que el mandato de uso de mascarillas fue ilegal todo el tiempo. “En el alto nivel comunitario de COVID-19”, agrega el CDC, “las recomendaciones adicionales se enfocan en todas las personas que usan mascarillas en lugares públicos y en aumentar aún más la protección de las poblaciones en alto riesgo”.

El problema desde el principio fue que nunca hubo una estrategia de salida de la loca idea del encierro/mandato. Nunca fue el caso de que mágicamente causaran que el error desapareciera. La excusa de que nos encerraríamos a la espera de una vacuna nunca tuvo ningún sentido.

La gente seguramente sabía desde el principio la devastación social, económica y cultural que se produciría. Si no lo sabían, nunca debieron apoyar a los impulsores del control de la sanidad pública. Las burocracias no aterrorizan a un virus destinado a extenderse por todo el planeta. Y ni una sola persona con el más casual conocimiento de los coronavirus podría haber creído sinceramente que una vacuna aparecería mágicamente para lograr algo nunca antes conseguido en toda la historia de la medicina.

Cuando la Declaración de Great Barrington (GBD) apareció el 4 de octubre de 2020, provocó un frenesí mundial de furia, no porque dijera nada nuevo. Se trataba simplemente de una breve reafirmación de los principios básicos de la salud pública, que se convirtieron instantáneamente en algo prohibido el 16 de marzo de 2020, cuando Fauci/Birx anunciaron su gran plan.

El GBD generó manía porque la praxis existente se basaba en afirmaciones absurdamente no comprobadas que exigían que miles de millones de personas aceptaran completas tonterías. Lamentablemente, muchos lo hicieron simplemente porque parecía difícil de creer que todos los regímenes mundiales, excepto unos pocos, impulsarían una política tan dañina si fuera completamente inviable. Cuando sucede algo así, y nunca hubo la esperanza de que pudiera funcionar, el imperativo del régimen se convierte en censura y vergüenza a la disidencia. Es la única forma de mantener unida la gran mentira.

Así que finalmente, casi dos años después, el CDC ha abrazado la Declaración de Great Barrington en lugar de hacer un “desmantelamiento rápido y devastador” como Francis Collins y Anthony Fauci pidieron al día siguiente de su publicación. No, tenían que probar su nueva teoría con el resto de nosotros. No funcionó, obviamente. Los autores del GBD sabían, desde el momento en que redactaron el documento, que era cuestión de tiempo que fueran reivindicados. Nunca lo dudaron.

Al Dr. Rajeev Venkayya se le atribuye ampliamente la idea de los confinamientos mientras trabajaba para la administración Bush en 2005. No tenía ningún tipo de capacitación en salud pública o epidemiología. Más tarde se maravilló de que le correspondiera a él, un joven burócrata de la Casa Blanca que vivía detrás de su escritorio, “inventar la planificación para una pandemia”. Tal vez debería haber objetado su designación el día que George W. Bush le pidió que liderara la carga para inaugurar una nueva guerra contra los patógenos.

De alguna manera, sus puntos de vista ganaron adeptos, entre los que se encontraba Bill Gates, dueño de la fundación para la que trabajó durante años. El resto es historia.

En abril de 2020, Venkayya me llamó para explicarme por qué tenía que dejar de atacar los bloqueos. Dijo que los planificadores necesitan una oportunidad para hacer que su esquema funcione.

Por teléfono, le pregunté una y otra vez lo mismo: ¿Hacía dónde se dirige el virus? Las dos primeras veces no respondió. Presioné y presioné. Finalmente dijo que habrá una vacuna.

Es difícil apreciar lo absurdo que sonaba eso en aquel momento, y le dije algo así: Sería un milagro médico, nunca visto antes, tener una vacuna para un coronavirus que fuera esterilizante contra el tipo salvaje y todas las mutaciones inevitables, y hacerlo en un tiempo razonable para que la sociedad y la economía no se desmoronen por completo.

Todo el planteamiento era claramente milenarista en el mejor de los casos y una auténtica locura en el peor de los casos. Y aquí estaba yo, en plena época de cierres globales, al teléfono con el arquitecto de toda la idea, una idea que había reducido a miles de millones a la servidumbre, destrozado escuelas e iglesias, y enviado a comunidades y países a una completa agitación. En ese momento me pregunté cómo sería ser el Dr. Venkayya ese día. Después de que todo aquello acabara en un desastre, ¿asumiría él la responsabilidad? Su perfil de LinkedIn dice hoy lo contrario: Está preparado para “hacer frente a las amenazas epidémicas y pandémicas actuales y futuras como director general de Aerium Therapeutics”.

Nunca hubo una estrategia de salida a los bloqueos y los mandatos, pero finalmente encontraron una salida. Llegó en la forma de una reversión con muchas notas a pie de página y una escritura confusa, publicado por la principal burocracia responsable del desastre. Equivale a un repudio sin decirlo. Y así llega a su fin intelectual el gran experimento de la compulsión de masas. Si tan solo la carnicería pudiera limpiarse con otra publicación en el sitio web de los CDC.

Por cierto, la administración Biden ha extendido la declaración de emergencia por COVID. Y mis amigos no vacunados en el Reino Unido todavía no pueden abordar un avión para venir de visita.

Todo esto da lugar a la gran pregunta: ¿Cuál era el punto? Tal vez todo fue un error y ahora se ha ido para siempre, pero eso es poco probable. Los intelectuales que impulsaron este proyecto en el mundo tienen una visión del mundo que es fundamentalmente antiliberal. Difieren entre sí en los detalles, pero el enfoque general es una planificación central tecnocrática arraigada en un profundo rechazo a los principios básicos de la libertad.

¿Cuántas personas en el planeta ahora han sido adoctrinadas para ser controladas desde arriba hacia abajo, socializadas para vivir con miedo, aceptar lo que venga de arriba, nunca cuestionar un edicto y esperar vivir en un mundo de desastres provocados por el hombre? ¿Y era ese el punto después de todo, generar bajas expectativas para la vida en la tierra y renunciar al deseo del alma por una vida plena y libre?

Del Instituto Brownstone


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.