Cumple con el contrato matrimonial durante toda la vida: una grandiosa lección de los ancestros

Por EMG INSPIRED STAFF
07 de Octubre de 2019 Actualizado: 07 de Octubre de 2019

En los tiempos modernos, los matrimonios tradicionales han sido reemplazados por citas en línea, eventos de citas rápidas e incluso mercados de citas. En la antigua China, los padres encontraban una pareja adecuada para su hija o hijo. De esta manera, una familia buscaría a otra familia con un estatus similar para poder casar a sus hijos. A menudo, los intermediadores se usaban como mediadores en cuentos populares como “Mulan”.

Confucio, un filósofo de la historia china, tenía mucho que decir sobre los matrimonios tradicionales. El pensamiento confuciano en la antigua China sugería que los papeles de los maridos y las esposas debían ser complementarios: pensar en el yin y el yang. El matrimonio ha sido valorado y celebrado en la cultura china desde los primeros días, las formas tradicionales esperaban que las parejas se “casaran primero y luego se enamoraran”, esperando que gradualmente aprendieran el uno del otro después de casarse.

Este proceso de emparejamiento tradicional chino implicaba muchas discusiones que tenían en cuenta la reputación de los padres de los novios y la relación social entre dos hogares. Ellos creían en el principio de “hacer juego con puertas y ventanas”. Sin embargo, toda esta planificación se llevó a cabo sin la participación de los futuros novios.

Los padres, que conocían la naturaleza de la pareja, junto con sus fortalezas y debilidades, decidieron qué era lo mejor para ellos cuando se trataba de matrimonios. El siguiente cuento popular de la dinastía Qing describe cómo un contrato matrimonial se mantuvo, mostrando el buen carácter de una persona, revelando la verdadera naturaleza y no solo la apariencia externa de una persona.

Imagen ilustrativa. (STR/Getty Images)

Un hombre honesto llamado Han Yunmen con buenas perspectivas tenía un contrato de matrimonio con una chica de la familia de Qi. Sin embargo, poco después de que se hizo el contrato, la niña quedó ciega de ambos ojos. Sus padres dijeron: “Han Yunmen es muy inteligente y capaz. No es apropiado para él casarse con una chica ciega”. Los padres de la niña estaban felices de cuidarla por el resto de su vida. A esto, incluso los padres del joven aceptaron anular el contrato.

Sin embargo, Han Yunmen creía que “un contrato de matrimonio es algo que uno debe obedecer durante toda su vida”. Sus valores y su integridad guiaron su decisión. Se casó con la chica según las costumbres que prevalecían en ese momento.

Durante esos días, la familia de la niña ofreció una dote. Así, la familia Qi envió a una hermosa sirvienta como dote. Al ver esto, el novio tristemente rechazó el regalo. “Es difícil para uno abstenerse de la lujuria. Prefiero no tener a esta sirvienta en mi casa para que mi esposa y yo podamos tener una vida armoniosa”, explicó Han Yunmen.

Durante los años siguientes, Han Yunmen y su esposa se cuidaron mutuamente y se conocieron bien, viviendo una vida feliz y armoniosa. Han Yunmen era bien considerado y se le otorgó un puesto como el más alto funcionario a cargo de la educación en su provincia. La pareja era bien conocida por su comunidad por su relación honesta y leal, buenos modelos a seguir para otras parejas.

Imagen ilustrativa. (zhaoyan/Shutterstock)

Lamentablemente para los chinos, el régimen comunista de los años cincuenta prohibió los matrimonios tradicionales concertados. En lugar de parejas que buscan la aprobación de los padres, ahora necesitan el permiso del Partido Comunista Chino para casarse. Las nuevas leyes “eliminaron el concubinato abierto, los precios de las novias y los matrimonios concertados. … se lanzó una propaganda que alentaba la libertad marital”, y ahora se permite el divorcio, lo que debilita gravemente a la familia china tradicional como fuente independiente de poder.

Sin embargo, algunos padres chinos todavía están volviendo a las viejas costumbres, tratando de arreglar matrimonios. Los mercados matrimoniales se encuentran en Shanghai y Beijing, donde los padres se reúnen en los parques locales todos los fines de semana para mostrar la información personal de sus hijos en una fila de coloridos paraguas con la esperanza de encontrarles amor y una pareja ideal. Los detalles sobre el puesto de trabajo, el salario y la propiedad de la vivienda se presentan para que todos los vean.

Debido a los altos estándares morales, parece que ha habido muchos matrimonios concertados exitosos en la historia china.

Como dice Confucio: “Todo tiene belleza, pero no todo el mundo la ve”. Es posible que el destino no siempre tenga finales felices para nosotros cuando buscamos la felicidad en el exterior. Solo las parejas que celebran bodas de oro conocen el secreto de un matrimonio feliz, por lo que la participación de los padres en la cultura del matrimonio puede no ser algo malo después de todo.

Imagen ilustratiava. (Joannes Eisele/Getty Images)

¿Te gustó este artículo?

Entonces, te pedimos un pequeño favor. Compártelo en tus redes sociales, apoya al periodismo independiente y contribuye a que tus amigos se enteren de las noticias, información e historias más interesantes. Tardarás menos de un minuto. ¡Muchas gracias!

Este niño sufre de acoso en la escuela, así que sus papás decidieron apoyarlo y demostrarle que es muy importante para su familia, con un adorable regalo…

TE RECOMENDAMOS