¿Hay una mejor forma de disciplinar a los niños? Los resultados sugieren que sí (Parte 1 de 2)

Al enseñar a los niños las herramientas y habilidades para ajustar su comportamiento, las remisiones disciplinarias pueden reducirse en un 80 por ciento o más, y se produce mucho más aprendizaje.
Por Matthew John
13 de Mayo de 2022 11:21 PM Actualizado: 17 de Mayo de 2022 11:01 AM

Se ha probado casi todo bajo el sol.

En los viejos tiempos, el castigo corporal parece haber sido el enfoque de rigor.

“Lleno de golpes” fue como el célebre poeta romano Horacio describió a su maestro.

“Bastidores, garras y diversos instrumentos de tortura” eran las herramientas de disciplina utilizadas para enderezar a un joven y rebelde, aún no santo, San Agustín.

Las reglas aplicadas a los nudillos con una fuerza sorprendente a manos de una vieja monja eran los recuerdos más agudos de los días de escuela de mi padre.

En las últimas décadas, surgieron un grupo de enfoques más nuevos, inspirados en el ahorro de varillas y golpes, que van desde las brillantes recompensas con pegatinas hasta las castigas detenciones.

Pero casi 2.000 años después, tanto los educadores como los padres siguen tratando de averiguar cuál es exactamente la mejor manera de frenar el mal comportamiento.

Si los datos son un indicador, aún nos queda mucho camino por recorrer.

En el conjunto más reciente de cifras nacionales disponibles del Departamento de Educación de Estados Unidos (que data del año escolar 2017-2018), surge un panorama bastante aleccionador.

Más de 2,6 millones de estudiantes recibieron una o más suspensiones en la escuela durante el año académico, y casi otros tantos (2,5 millones) cumplieron con una o más suspensiones fuera de la escuela, el tipo más grave. Para ponerlo en perspectiva, eso es un alarmante 1 de cada 9 estudiantes que reciben suspensiones.

(Y eso por no hablar de los 101.652 alumnos que ese año fueron expulsados directamente).

Se trata de un problema de proporciones inquietantes, que se espera que aumente en las próximas décadas, debido al constante aumento de los trastornos de conducta en la infancia.

Aunque la mayoría de los enfoques utilizados en el mundo educativo, y (probablemente, aunque no sea consciente de ello) en casa, se remontan a la escuela de psicología del “condicionamiento conductual”, de la que fue pionero B.F. Skinner, en los últimos años han surgido otros enfoques que responden a líneas de pensamiento diferentes.

Uno que llegó a mis oídos hace casi una década destaca por su eficacia. Sin embargo, en mis conversaciones con otros educadores, me sorprendió lo poco que han oído hablar de él, y mucho menos que se hayan formado en él y hayan sido capaces de cosechar sus frutos. En muchos sentidos, sigue siendo uno de esos “secretos mejor guardados”.

Esto es lo que es y cómo funciona.

El enfoque se remonta al trabajo del psicólogo Ross W. Greene. Él llama a su modelo “Soluciones Colaborativas y Proactivas” (o CPS, por sus siglas en inglés), y lo describe en su libro del 2012 “Lost at School“. El enfoque nació en el transcurso de las dos décadas de Greene en la facultad de la Escuela de Medicina de Harvard y mientras trabajaba con legiones de escuelas, educadores y padres para tratar de encontrar una mejor manera de provocar un mejor comportamiento. Su enfoque, en una palabra, es sólido.

Hay tres cosas que me llaman la atención del enfoque de CPS.

En primer lugar, no hace suposiciones sobre por qué un alumno se comporta mal o no cumple. Normalmente, lo atribuimos a fallos del niño que hay que frenar mediante desincentivos o, dicho de forma menos agradable, castigos. Frases como “mala actitud”, “no coopera”, “se comporta mal” o “interrumpe” son descripciones comunes de la manifestación externa en cuestión. Pero dicen poco sobre el porqué de la misma.

Como veremos en un momento, los CPS. no atribuyen esos problemas simplemente a la picardía o a las malas intenciones que hay que frenar. No se trata simplemente de eliminar el problema en un instante. Trata de profundizar y encontrar el origen del mismo, que puede ser muy diferente para dos estudiantes distintos, incluso aunque sus acciones parezcan iguales. Al fin y al cabo, los niños son diferentes.

En segundo lugar, tiene una maravillosa presuposición de afirmación de la vida (aunque no estoy seguro de que se haya expresado así). En concreto, parece creer que los niños están intrínsecamente inclinados a hacer el bien. Lo que ocurre es que no saben cómo hacerlo. Es decir, cómo controlar sus impulsos y actuar de una manera que no sea antagónica, perjudicial, dañina, etc.

Son habilidades aprendidas. Y como cualquier otra habilidad, algunos niños aprenden mejor que otros; algunos necesitan una ayuda para adquirir las mismas habilidades que el siguiente niño podría intuir, por sí mismo, desde el principio.

En otras palabras, los CPS nos animan a ver la crisis del niño como una señal de que hay trabajo que hacer, algo que aprender. Podría pensar en el episodio en cuestión, el empujón a otro niño, la negativa a hacer una prueba, como una invitación, incluso, a profundizar un poco más y averiguar qué herramientas o habilidades le faltan al niño y necesita desarrollar. Su ayuda es necesaria. No solo una dosis de disciplina.

En este sentido, el padre o el profesor pasa de ser un adversario a un facilitador, un papel mucho más feliz y ciertamente más satisfactorio.

En tercer lugar, la verdadera genialidad del enfoque CPS de Green es que no se centra tanto en la resolución inmediata, el cese del mal comportamiento, sino en las soluciones a largo plazo. Cambia una solución rápida (el silencio, el cumplimiento, el arrepentimiento) por una solución más permanente (nuevas habilidades de resolución de problemas, autoconciencia, etc.).

Esto se aleja bastante de la respuesta habitual a las interrupciones en el aula o a los arrebatos de los niños, en los que tratamos de “apagar” el fuego lo antes posible. Nuestro enfoque principal suele ser el control de los daños. Tratamos de suprimir y contener el comportamiento. Un tiempo de espera o una amonestación tienen como objetivo disuadir de dicho comportamiento en el futuro.

El supuesto que se aplica se remonta a la escuela de pensamiento conductista: hay que condicionar al niño para que haga lo contrario. Por lo tanto, se crea un castigo (por ejemplo, ir al director) que supera la recompensa del comportamiento errante (la satisfacción de llamar la atención, desahogarse, etc.).

Es una especie de cálculo.

Aunque el enfoque conductual tiene ciertamente sus méritos, y cuando se hace de forma justa y coherente, con un buen sistema, puede hacer maravillas en el aula, tiene una contrapartida que me persigue desde hace tiempo: ¿Qué pasará cuando mis hijos pasen a la siguiente clase, o al siguiente año, y quizás los reciba alguien menos hábil con la disciplina o menos estricto? ¿Cómo actuarán sin mis miradas firmes o mis sinceras aprobaciones? ¿Serán realmente aptos para hacer lo correcto?

La investigación me preocupa. Se demostró que hay un fallo potencialmente grande: ¿qué ocurre cuando se elimina el sistema, sin todos los premios y castigos? ¿Qué incentivo hay para que un niño se “comporte” si el impulso fue siempre externo?

(Interesante aparte: Un hallazgo paralelo en la investigación sobre la alfabetización tiene que ver con el uso de sistemas de recompensa, como estrellas y pegatinas, para motivar a los jóvenes lectores. Los estudios descubieron que los niños, en realidad, leen menos que antes una vez que esos sistemas dejan de existir, como cuando llegan las vacaciones de verano o el profesor del año siguiente no hace lo mismo).

Así que, teniendo en cuenta todos sus méritos, ¿cómo se implementa exactamente el CPS?

Se trata de unos cuantos movimientos fascinantes, y quizás contraintuitivos. Siga en sintonía con la segunda parte para descubrirlo.

Matthew John es un veterano profesor y escritor apasionado por la historia, la cultura y la buena literatura. Vive en Nueva York.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí.


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.