Una mirada a los vínculos de Rusia con el Dossier Steele

Por Jeff Carlson
07 de Septiembre de 2018 Actualizado: 07 de Septiembre de 2018

Análisis de noticias

Si los rusos querían que ganara Trump, ¿habrían permitido o ayudado en la elaboración del Expediente de Steele?

La respuesta obvia es que no. Pero entonces, los rusos tampoco querían que Trump fuera presidente.

¿Y por qué lo querrían? Históricamente, todos los vínculos rusos estaban relacionados con Hillary Clinton –Uranium One, el reinicio de Rusia y el discurso de Bill Clinton en Moscú de 500.000 dólares. Mientras tanto, el presidente Trump prometió, y cumplió, con un programa de autosuficiencia energética nacional. La producción de petróleo en Estados Unidos está en auge. Esta es una amenaza directa para la principal fuente de ingresos de Rusia.

Lo último que la gasolinera más grande del mundo desea es que otra gasolinera aún más grande abra sus puertas.

Eso podría proporcionar una explicación parcial de la contratación de Fusion GPS de parte de los rusos. La historia es un poco complicada. Comienza con el deseo de Vladimir Putin de revocar la Ley Magnitsky aprobada en EE.UU.

La Ley Magnitsky lleva el nombre de Sergei Magnitsky, que fue encarcelado por el gobierno ruso a finales de 2008. Magnitsky moriría en la cárcel casi exactamente un año después, a causa de las palizas sufridas a manos de los guardias de la prisión.

La Ley Magnitsky niega visas y congela los activos de los rusos implicados en abusos de los derechos humanos. Esta ley  demostró ser un problema para muchos oligarcas y funcionarios rusos, incluido Vladimir Putin. Al gobierno ruso le encantaría que se derogara la Ley Magnitsky.

Cuando era Secretaria de Estado, Hillary Clinton se opuso a la aprobación de la Ley Magnitsky, una posición que coincide con el pago de 500.000 dólares a Bill Clinton por un discurso en Moscú el 29 de junio de 2010. Mientras se elaboraba el proyecto de Ley Magnitsky, los legisladores le pidieron al Departamento de Estado que negara visas a los funcionarios rusos implicados en el caso Magnitsky. El Departamento de Estado de Clinton rechazó la solicitud.

A los funcionarios rusos que pagaron por el discurso de Bill Clinton en Moscú se les habría prohibido entrar a los Estados Unidos si el Departamento de Estado de Clinton no hubiera rechazado la solicitud.

La Ley Magnitsky se presentó ante el Congreso gracias a la iniciativa del antiguo empleador de Sergei Magnitsky, Bill Browder. Aquí es donde Fusion GPS entra en escena. Browder, que no es ajeno a la controversia, se convirtió en el blanco de una campaña de difamación por parte de Fusion GPS.

Browder hizo algunas acusaciones contra una compañía llamada Prevezon, una compañía holding rusa que había sido “acusada por el gobierno de Estados Unidos de blanquear dinero robado en bienes raíces de la ciudad de Nueva York”.

Browder declaró a los fiscales que el dinero provenía de un esquema de fraude fiscal ruso que había sido descubierto por Magnitsky justo antes de su encarcelamiento en Rusia.

La empresa Prevezon estaba representada por una abogada rusa llamada Natalia Veselnitskaya. Su nombre probablemente suene familiar. Esto se debe a que Veselnitskaya también fue una de los que participaron en la tristemente famosa reunión de la Trump Tower.

En 2013, Veselnitskaya contrató a un bufete de abogados estadounidense, BakerHostetler, para que contratara a Fusion GPS para que investigara el pasado de Browder. Simpson declaró en su testimonio ante el Congreso que sus esfuerzos se centraron “en intentar que William Browder testificara bajo juramento sobre su papel en este caso y sus actividades en Rusia”.

En julio de 2016, Browder presentó una queja formal ante el Departamento de Justicia alegando que el trabajo de Fusion GPS en beneficio de Rusia constituía una violación de la Ley de Registro de Agentes Extranjeros (FARA por sus siglas en inglés). La queja de Browder fue posteriormente señalada por el senador Chuck Grassley en una carta dirigida a la entonces Fiscal General Adjunta interino Dana Boente.

De la carta de Grassley:

“En 2013, el Departamento de Justicia inició un caso de confiscación de activos civiles contra Prevezon Holdings, una compañía propiedad del ruso Denis Katsyv, hijo de un ex ministro del gobierno ruso. El Departamento de Justicia argumentó que la compañía había recibido millones de los 230 millones de dólares lavados de la conspiración descubierta por el Sr. Magnitsky, y que los había usado para comprar bienes raíces en Nueva York”.

“Prevezon Holdings y el gobierno ruso iniciaron una campaña de lobby supuestamente concebido para tratar de: derogar la Ley Magnitsky; eliminar el nombre ‘Magnitsky’ de la Ley Magnitsky Global y retrasar su progreso; y poner en duda la versión del Departamento de Justicia de los hechos relacionados con el robo de la identidad corporativa de las empresas de Hermitage, la obtención fraudulenta de 230 millones de dólares y la muerte del Sr. Magnitsky”.

“Es particularmente perturbador que el Sr. Akhmetshin y Fusion GPS estuvieran trabajando juntos en esta iniciativa de hacer lobby pro-Rusia en 2016, habida cuenta de la historia y la reputación del Sr. Akhmetshin. El Sr. Akhmetshin es un inmigrante ruso en EE.UU. que admitió haber sido un ‘agente soviético de contrainteligencia’”.

Grassley concluyó con esto:

“Es muy inquietante que Fusion GPS aparezca haber estado trabajando con alguien vinculado a la inteligencia rusa, y mucho menos con alguien que supuestamente realizó campañas de desinformación política, como parte de un intento de hacer lobby a favor de Rusia, mientras que supervisaba la creación del Dossier Trump/Rusia. La relación arroja más dudas sobre un dossier ya de por sí muy dudoso”.

Browder testificó ante el Comité Judicial del Senado el 27 de julio de 2017. Hacia el final de la declaración de Browder, se produjo el siguiente intercambio:

Senadora republicana de Carolina del Sur Lindsey Graham: “Entonces, solo quiero asimilar eso por un momento. El grupo que hizo el dossier del presidente Trump contrató a este espía británico, y terminó llevándolo al FBI. ¿Crees que trabajaban para los rusos?”

Browder: “Y en la primavera y verano de 2016 recibían dinero indirectamente de un alto funcionario del gobierno ruso”.

Ahora, pasemos rápido a los informes recientes sobre Bruce Ohr, el ex funcionario número 4 del FBI cuya relación con Christopher Steele salió a la luz recientemente. Ohr fue descrito como un viejo amigo de Steele con una relación que se remonta por lo menos a 2006 (esto incluye a la esposa de Ohr, Nellie).

En las primeras comunicaciones entre los dos hombres parece que Steele estaba haciendo lobby a favor de Oleg Deripaska, planteando preguntas sobre el papel de Deripaska en la creación del Dossier Steele. Parece que Steele pudo haber sido empleado por Deripaska. Adam Waldman, un abogado de Washington que representa a Deripaska, también representó a Christopher Steele.

Todo lo cual nos lleva a un artículo del New York Times, “Agentes intentaron convertir a oligarcas rusos”.

El artículo dice que “el FBI y el Departamento de Justicia intentaron sin éxito convertir al Sr. Deripaska en un informante”. Según el Times, Bruce Ohr y Christopher Steele fueron determinantes en los esfuerzos del FBI para convertir a Deripaska. Y las conversaciones sobre Deripaska no tenían nada que ver con el presidente Trump:

Destaca: “Los funcionarios hablaron con la condición del anonimato para discutir una iniciativa que permanece clasificada. La mayoría expresó profunda incomodidad, diciendo que temían que al revelar los intentos de convertir al Sr. Deripaska y a otros oligarcas estaban debilitando la seguridad nacional estadounidense y fortaleciendo el dominio que el Sr. Putin ejerce sobre quienes lo rodean”.

En el relato del New York Times, Ohr fue el enlace entre el Departamento de Justicia y el FBI. Steele era el puente entre Deripaska y Ohr.

Señala: “El programa fue dirigido por el FBI. El Sr. Ohr, que había trabajado durante mucho tiempo en la lucha contra la delincuencia organizada rusa, fue uno de los funcionarios involucrados del Departamento de Justicia. El Sr. Steele sirvió como intermediario entre los americanos y los oligarcas rusos que buscaban convertir”.

También revela que los esfuerzos de conversión no se limitaron a Deripaska:

“El intento de convertir al Sr. Deripaska fue parte de un esfuerzo estadounidense más amplio y clandestino para evaluar la posibilidad de obtener la cooperación de aproximadamente media docena de los hombres más ricos de Rusia, casi todos los cuales, al igual que el Sr. Deripaska, dependientes del Presidente Vladimir V. Putin para mantener su riqueza, informaron los funcionarios”.

Según el New York Times, el FBI de alguna manera creía que tenía una oportunidad legítima de convertir un círculo íntimo de oligarcas rusos cuyo estatus y riqueza acumulada dependían particularmente de Putin.

Lamentablemente, los intentos en la conversión de Deripaska fracasarían, justo a tiempo para un nuevo tema de discusión entre Ohr y Steele:

“Justo cuando estaba claro que el Sr. Deripaska proporcionaría poca ayuda a los estadounidenses, el Sr. Steele estuvo hablando con el Sr. Ohr sobre un tema completamente nuevo: el Dossier”.

Pero parece que Deripaska siguió siendo un tema de interés para Ohr:

El año pasado, el Sr. Ohr le pidió a alguien que se comunicara con el Sr. Deripaska para instar al oligarca a ‘renunciar a Manafort’, según una persona familiarizada con el intercambio”.

El año pasado” sería 2017. Ohr y Steele se comunicaron hasta mayo de 2017. “Alguien” probablemente sería una de estas dos personas: Christopher Steele o Adam Waldman. Y por qué Ohr estaría pidiendo a Deripaska que “renunciara a Manafort”. Ohr no estaba en el equipo de asesores especiales.

Sabemos que el FBI visitó Deripaska en septiembre de 2016, aproximadamente dos meses antes de las elecciones presidenciales. Según un artículo de John Solomon, “los agentes postularon una teoría de que la campaña de Trump estaba confabulando secretamente con Rusia para piratear las elecciones estadounidenses”.

En un momento en 2017, Deripaska se ofreció como voluntario para testificar ante el Comité de Inteligencia del Senado. Una serie de mensajes que ocurrieron desde finales de febrero hasta mediados de mayo de 2017, entre Waldman, el abogado de Deripaska, y el Senador Mark Warner, indican los esfuerzos de Waldman para facilitar algún tipo de reunión. Los intentos fracasaron. Como señaló el abogado de Deripaska, Adam Waldman:

“Les dijimos específicamente que no queríamos inmunidad. Claramente, no querían que testificara. ¿Qué otra conclusión se podría sacar?”.

Recuerda, Waldman no solo era el abogado de Deripaska. Waldman también representaba a Christopher Steele.

Si el FBI estaba realmente tratando de convertir a Deripaska – y sabemos que había distintas comunicaciones-, ¿por qué estaría dispuesto Deripaska a testificar sobre el asunto a la luz de sus estrechos vínculos con Putin? Parecería improbable que testificara intencionadamente sobre algo que pusiera en peligro su relación con Putin.

¿Y por qué el Comité de Inteligencia del Senado se negó a escuchar el testimonio de Deripaska? Uno podría esperar que el Congreso tuviera algunas preguntas relevantes para Deripaska. Christopher Steele era empleado de Deripaska. ¿Qué papel jugó Deripaska en la creación del Dossier? ¿Fue una fuente del Dossier Steele?.

Hay otro problema con el relato del NY Times. Bruce Ohr testificó que sus superiores en el Departamento de Justicia, incluyendo la Procuradora General Adjunta Sally Yates, no estaban al tanto de sus contactos con Steele. Si el papel de Ohr era tan significativo, ¿cómo es que sus superiores no tenían idea de sus comunicaciones con el eventual principal intermediario Deripaska? ¿Cómo es que el Departamento de Justicia planeaba convertir a alguien con quien no se sabía que se estaba comunicando?

Sospecho que el papel de Deripaska continuará siendo revelado a medida que se siga descubriendo sobre Ohr. Un papel que, casi con toda seguridad, resultará ser un poco diferente al delineado por el New York Times.

Como señala The Conservative Treehouse, “Es casi seguro que Deripaska fue una de las fuentes de Chris Steele para el Dossier”.

Jeff Carlson es un fundador de CFA. Ha trabajado durante 20 años como analista y gestor de carteras en el mercado de bonos de alto rendimiento. Dirige el sitio web TheMarketsWork.com

Los puntos de vista expresados en este artículo son las opiniones del autor y no reflejan necesariamente los puntos de vista de La Gran Época.

A continuación

¿Por qué el comunismo no es tan odiado como el fascismo?

Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

TE RECOMENDAMOS