Una mujer se enfrenta a un hospital para mantener con vida a su marido y gana

Por Matt McGregor
20 de Enero de 2022 8:41 PM Actualizado: 20 de Enero de 2022 10:04 PM

Las palabras que Anne Quiner escuchó por teléfono mientras su esposo Scott yacía en una cama de hospital respirando a través de un respirador iban desde “Espero que su esposo muera como un vegetal” seguido de un montón de blasfemias, hasta “debería haberse vacunado; Espero que muera”, antes de colgar.

Si bien no son las expresiones tradicionales para que uno se recupere pronto, Quiner dijo que era un sentimiento compartido entre algunos de los médicos del Hospital Mercy en Coon Rapids, Minnesota, donde Scott había sido hospitalizado por complicaciones de COVID-19 en noviembre.

En una llamada telefónica grabada con la Dra. Linda Soucie en la que Quiner estaba luchando para mantener a Scott conectado al respirador, Soucie le dijo a Quiner: “Desafortunadamente, si pudiéramos regresar el tiempo y él hubiera recibido la vacuna, entonces no estaría aquí”, justo después de que Soucie le dijera a Quiner: “Después de tres años, creo que nos hemos vuelto bastante buenos para determinar quién lo logrará y quién no, y desafortunadamente Scott está en ese rango del grupo que no lo logrará”.

En una conferencia telefónica grabada, los médicos le dijeron a Quiner que quitarían a Scott del respirador el 13 de enero porque no se recuperaría debido a lo que dijeron que eran sus “pulmones destruidos por la neumonía COVID” y que sus intentos de disminuir la sedación sólo le causaban dolor.

Quiner le dijo a The Epoch Times que sus peticiones de tratamientos alternativos, así como de mantener a Scott conectado al respirador, habían sido recibidas con desprecio.

Con los médicos decididos a desconectar a Scott del respirador, Quiner buscó asesoría legal.

Logrando salir con vida

Marjorie Holsten, la abogada de Quiner, le dijo a The Epoch Times que presentó una moción para una orden de restricción temporal que impedía que el hospital desconectara a Scott del respirador.

El Hospital Mercy contrató entonces a su propio bufete de abogados que se opuso a la orden de restricción temporal alegando que la postura de Holsten y Quiner no está “respaldada por la ciencia médica”.

Debido a esto, el hospital solicitó que el tribunal emitiera una orden autorizando al hospital a desconectar a Scott del respirador.

El juez se puso del lado de Holsten, emitiendo la orden basada en el estándar de que se produciría un daño irreparable si no se emitía, lo que Holsten dijo que era fácil de establecer porque si Scott hubiera sido desconectado, habría muerto.

El 15 de enero, Scott fue trasladado fuera del Hospital Mercy y llevado a un hospital no revelado en Texas, donde Holsten dijo que los médicos informaron que Scott estaba desnutrido, con 30 libras por debajo del peso normal y deshidratado.

Tanto Holsten como Quiner dijeron que los médicos en Texas estaban “horrorizados” por la condición de Scott cuando llegó.

“Un médico dijo que no sabía cómo Scott salió vivo de ese hospital”, dijo Quiner. “Miró su historial y dijo: ‘No puedo creer los fuertes sedantes que le dieron'”.

El hospital estaba siguiendo un rígido protocolo COVID de tratamiento tardío que “muy probablemente ha matado a muchas personas”, dijo Holsten.

El Hospital Mercy forma parte del sistema hospitalario Allina Health.

Cuando se le contactó para comentar sobre el tratamiento de Scott, un portavoz de Allina Health le dijo a The Epoch Times que Allina Health “tiene una gran confianza en la atención excepcional brindada a nuestros pacientes, que se administra de acuerdo con prácticas basadas en evidencia por parte de nuestros talentosos y compasivos equipos médicos. Debido a la privacidad del paciente, no podemos comentar sobre la atención brindada a pacientes específicos”, pero el sistema hospitalario deseó “lo mejor para el paciente y su familia”.

Actualmente, Holsten dijo que Scott está “haciendo un progreso tremendo”.

“Ayer, Scott comenzó a seguir las manos del médico con los ojos y ahora parpadea en respuesta a las preguntas”, dijo Holsten. “Pudo asentir con la cabeza y mover las piernas para la enfermera”.

La terrible experiencia se convirtió en una manifestación del temor que tenía Quiner de llevar a Scott al hospital después de que sus síntomas empeoraron, dijo Quiner.

Desde el comienzo de COVID-19, han circulado rumores de trato negligente a pacientes con COVID en hospitales alimentados con incentivos financieros.

“Es una recompensa por la vida de las personas”

El Dr. Robert Malone, virólogo e inmunólogo que ha contribuido a la tecnología de vacunas de ARNm, dijo en diciembre de 2021 durante una entrevista en The Joe Rogan Experience, que los incentivos financieros no son rumores.

“Los números son bastante grandes”, le dijo Malone a Rogan. “Hay algo así como un beneficio por muerte de USD 3000 básicamente para un hospital si se puede afirmar que es COVID. Hay un incentivo financiero para decir que alguien es positivo a COVID”.

Los hospitales reciben una bonificación del gobierno, agregó Malone, si alguien es hospitalizado y puede ser declarado COVID positivo.

“También reciben una bonificación -creo que el total es algo así como USD 30,000 de incentivo- si se pone a alguien en el respirador”, dijo Malone. “Luego reciben una bonificación, si alguien es declarado muerto con COVID”.

En el programa de Stew Peters, el Dr. Lee Vliet, presidente y director ejecutivo de Truth for Health, fundada por médicos, una organización sin ánimo de lucro que ha promovido el tratamiento temprano del COVID para mantener a la gente fuera de los hospitales, dijo que la Ley CARES ha documentado los pagos de incentivos a los hospitales.

“Los administradores de los hospitales saben que recibirán un extra por hacer las pruebas de PCR y los resultados positivos de las mismas”, dijo Vliet. “Un diagnóstico de COVID significa el ingreso en el hospital. En el momento del ingreso, hay un pago de incentivo. El uso de remdesivir proporciona una bonificación del 20 por ciento de nuestro gobierno al hospital en toda la factura hospitalaria de ese paciente con COVID”.

El uso de remdesivir le da al hospital un pago de bonificación del 20 por ciento de Medicare en lugar de otros medicamentos, como la ivermectina, dijo Vliet.

“Es una bonificación por la vida de las personas, básicamente, usar remdesivir y evitar el acceso a otros medicamentos como la hidroxicloroquina y la ivermectina”, dijo Vliet.

Se hizo eco de la declaración de Malone sobre los incentivos hospitalarios para poner a un paciente en un respirador y declarar a un paciente fallecido por COVID.

Además, dijo que el forense recibe un incentivo financiero por un diagnóstico de COVID.

Añadió que en el marco de los servicios de Medicare y Medicaid, los consultorios médicos reciben una mayor remuneración en función de que un mayor porcentaje de sus pacientes se haya vacunado.

En promedio, dijo, se ha calculado que los hospitales reciben un bono mínimo de USD 100,000 por cada paciente con COVID que tenga los elementos de diagnóstico de COVID con remdesivir y tratamiento con respirador antes de una causa de muerte por COVID.

Vliet cita su investigación en un editorial de la Asociación Estadounidense de Médicos y Cirujanos titulado “La recompensa de Biden por su vida: Pagos de incentivos de los hospitales por el COVID-19”.

“Ella solo quiere mantener vivo a su esposo”

Casados por 35 años y con tres hijos, Quiner y Scott han pasado por muchas cosas juntos, dijo, y en estos últimos meses, Quiner ha enfrentado algunas de las partes más difíciles sin él.

Después de 14 años, en medio de la lucha por mantener con vida a su esposo, Quiner tuvo que sacrificar a su perro Toby a principios de enero porque ya no podía caminar.

“Una mañana me levanté y él no podía levantarse en absoluto”, dijo Quiner.

Quiner ha sido atacada verbalmente no solo a través de llamadas telefónicas, sino también a través de noticias y redes sociales, plataformas que sus hijos le advirtieron que evitara.

“Mi familia me dijo que ni siquiera entrara a Twitter porque no quería leer lo que estaban escribiendo sobre mí”, dijo Quiner.

Aun así, Holsten dijo que Quiner continúa luchando.

“Ella es una soldado y no ha buscado nada de esto”, dijo Holsten. “Ella solo quiere mantener vivo a su esposo”.

Sobre el traslado de su esposo a Texas, Quiner dijo que está aliviada.

“Eso es lo primero que sentí”, dijo Quiner, “alivio de que está fuera de ese hospital y en un lugar seguro”.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.