Una nación dividida

Por Dinesh D'Souza
18 de Octubre de 2021
Actualizado: 18 de Octubre de 2021

Opinión

Una nación se define por las cualidades que sus ciudadanos tienen en común. Sin rasgos y valores comunes, las naciones apenas podrían existir. Un grupo de personas que simplemente se reunieron en un lugar es una multitud. Incluso un grupo establecido de extraños desinteresados difícilmente puede llamarse nación. Las naciones están formadas por personas que se identifican entre sí y se llaman con el mismo nombre; así, por ejemplo, tenemos a los ingleses, los indios, los franceses, los haitianos y los estadounidenses.

Históricamente, las naciones se han definido por unas raíces comunes. Las naciones, como mi país de origen, la India, están formadas por personas que tienen una ascendencia compartida. Ellos se parecen. Comen la misma comida. En gran parte, tienen las mismas costumbres y recuerdos. Por supuesto, existen algunas formas de diversidad o diferencia en cada nación. India tiene hindúes, musulmanes y cristianos. Pero los indios de todo tipo tienen mucho más en común entre ellos que, por ejemplo, con los chinos o los ruandeses.

Estados Unidos es único en el sentido de que es una nación que no se basa en las raíces comunes. Los estadounidenses provienen de diferentes países con diferentes formas de vida ancestrales. Es cierto que durante dos siglos la mayoría de los inmigrantes vinieron de Europa, pero ahora provienen principalmente de Asia, África, América Latina y América del Sur. El nuestro es un país cuya nacionalidad no puede depender de una raza o ascendencia común; debe depender de los valores que tengamos en común.

Sin valores comunes, los ciudadanos no estarán dispuestos a compartir el dinero que tanto les costó ganar con otros menos afortunados. ¿Por qué? Porque esos otros no son como ellos, no tienen nada en común con ellos, no están, por así decirlo, en el mismo barco que ellos. ¿Por qué los ciudadanos que no tienen nada en común deberían arriesgar la vida unos por otros? Incluso la noción de democracia se derrumba, porque ¿por qué los ciudadanos que están en la minoría deberían confiar en que los que están en la mayoría no les robarán sus propiedades, los privarán de sus derechos o los tiranizarán de innumerables formas?

La razón por la que digo todo esto -en mi opinión, afirmando lo que es obvio- es que la sociedad y la cultura estadounidenses están actualmente inundadas de las doctrinas de la política de identidad, acompañadas de sus temas corolarios de la teoría crítica de la raza (TCR) y de los nostrums del Proyecto 1619. La idea básica es que nos definimos por nuestra raza, nuestro género y nuestras orientaciones y preferencias sexuales.

Todo estadounidense, según esta medida, pertenece a la sociedad de las víctimas o a la sociedad de los opresores. Algunas personas, de acuerdo a este parámetro, están oprimidas dos o tres o muchas veces. Hay dos, tres e incluso cuatro niveles de “opresión”. Entonces hay una jerarquía dentro del campo de la victimología. El término técnico para esto es “interseccionalidad”. Ser oprimido por ser negro es impresionante, pero ser oprimido por ser negro y mujer es aún mejor, y ser oprimido por ser negro, mujer y gay te coloca en la cima del tótem de las víctimas.

Por el contrario, todo el que es blanco es un opresor. Todo el que sea blanco y hombre es doblemente culpable. Y todos los que son blancos, hombres y heterosexuales son lo peor de lo peor. Esto puede parecer lo suficientemente sorprendente, pero aún más sorprendente es la idea de que no hay forma de salir de estas categorías. No importa cuán arrepentido pueda estar por ser blanco, hombre y heterosexual, no tiene más remedio que permanecer en la categoría de opresor vilipendiado. Debes pagar, y tus víctimas deben recibir, no solo ahora sino siempre, es una culpa sin fin.

Lo que quiero decir aquí es que la política de identidad, la TCR y el Proyecto 1619 se basan en una estrategia de división social. La división aquí no es un resultado accidental de estas ideologías. La división es la estrategia empleada por estas ideologías para lograr sus objetivos. Sin división, la política de identidad se derrumbaría por completo y perdería su razón de ser.

Podemos ver esto identificando la fuente de la política de identidad contemporánea, que es el marxismo de principios del siglo XX. El marxismo también tiene sus raíces en la división. Marx dividió la sociedad en opresores y oprimidos. La suya era una división de clases: Los opresores eran la clase capitalista y los oprimidos eran los miembros de la clase obrera. Todo el paradigma marxista se basaba en enfrentar a las dos clases, lo que terminaría, según esperaba Marx, con el triunfo de la clase de abajo sobre la de arriba.

Sin embargo, mientras que el marxismo se limitó a crear una única división dentro de la sociedad -una división de clases-, la política identitaria lleva la estrategia marxista mucho más lejos. La política de identidad, tal y como la defiende la izquierda política, pretende dividir la sociedad no sólo de una manera, sino de múltiples maneras: no sólo ricos contra pobres, sino también negros contra blancos, hombres contra mujeres y heterosexuales contra homosexuales. Si Estados Unidos llega hasta el final por este camino, el resultado sería una sociedad profundamente fracturada compuesta por “opresores” enfadados, amargados y vilipendiados y “víctimas” aún más enfadadas, amargadas y acusadoras.

Pongo estos términos entre comillas porque no estamos tratando con opresores genuinos más de lo que estamos tratando con víctimas genuinas. Los opresores no han hecho nada dañino a las víctimas. Más bien, las víctimas han etiquetado y estigmatizado a los opresores simplemente por pertenecer a grupos históricamente privilegiados o exitosos. Los judíos, por ejemplo, son opresores porque son más ricos como grupo que, digamos, los puertorriqueños. Los estadounidenses de origen asiático son opresores porque obtienen mejores puntajes en las pruebas de matemáticas que los negros y los latinos.

Todo el proyecto de las políticas de identidad es una farsa y una vergüenza. Es moral e intelectualmente vergonzoso clasificar a las personas de esta manera. No tiene nada que ver con la justicia social. De modo que no se está logrando nada productivo, mientras se está haciendo un gran daño. El gran daño es deshilachar, quizás irreparablemente, los lazos de una sociedad que no tiene nada más que sus valores compartidos para mantenerla unida. Una vez que esos lazos se rompan, Estados Unidos podría seguir existiendo en nombre o como un pedazo de tierra, pero dejará de existir como nación.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS