Una nueva epidemia que los grandes distribuidores de carne no quieren que sepas

Por Por Martha Rosenberg
14 de Noviembre de 2019 Actualizado: 14 de Noviembre de 2019

¿Has oído hablar de la Peste Porcina Africana (PPA) causada por el virus que lleva el mismo nombre? Una cuarta parte de los cerdos del mundo murieron este mismo año -la mitad de todos los cerdos de China- pero, al igual que las anteriores epidemias de animales destinados a la alimentación, los grandes distribuidores de carne han logrado mantenerla al margen de las noticias.

Las únicas historias importantes que la mayoría de la gente lee, hablando sobre el trato de la Fundación con las reservas de carne de cerdo de China,  son las de la Reserva Estratégica de Petróleo de los EE.UU. según un artículo del New York Times, logrando esquivar la enfermedad en sí misma y las implicaciones comerciales de la enfermedad porcina. Las preguntas sobre el potencial de enfermedades epidémicas de la ganadería intensiva se eluden.

La peste porcina africana se originó en África oriental y llegó a Europa oriental en 2007, donde se ha mantenido.

Desde el brote de PPA en China el año pasado, en el que murió la mitad de los cerdos del país y se sacrificó otro millón, la PPA se ha extendido a Vietnam, Camboya, Laos, Corea del Norte, Filipinas, más de Europa oriental e incluso a Bélgica.

“No se trata de si la PPA llega a las costas estadounidenses, sino cuándo”, escribió Thomas Parsons, profesor de la Facultad de Medicina Veterinaria, y Scott Michael Moore, Director del Programa de China en la Universidad de Pensilvania, en The Hill este mes. “Si el virus ingresa a los Estados Unidos, Su futuro como productor de carne de cerdo cambiaría radicalmente”, advierte Pork Business.

El virus de la PPA causa la muerte de 1 a 8 días en los casos más agudos y, en otros animales, en los casos subclínicos en los que no hay síntomas. Esto permite la propagación de la enfermedad, en la medida en que los animales y su carne se vendan deliberadamente o no.

Esta no es la primera vez que los grandes distribuidores de carne han mantenido los hechos de las grandes epidemias de animales lejos de los consumidores quienes probablemente se verían obligados a consumir sus productos. También suprimió los datos sobre el virus de la diarrea epidémica porcina (PEDv) y la gripe aviar.

Para 2014, el PEDv había matado al 10% de los cerdos de la nación, pero los grandes distribuidores de carne lograron evitar que el público viera contenedores de basura llenos de cerdos muertos. Si hubieran visto las fotos, la gente podría preguntarse ¿qué está pasando en las granjas industriales?, ¿por qué hay tantos animales enfermos y qué medicamentos se les están suministrando? (Los medicamentos que les administran a los cerdos para prevenir enfermedades hacen que su estómago se revuelva). El flagelo del PEDv fue tan devastador que una granja de Kentucky alimentó con cerdos muertos a otros cerdos en un intento de inducir la “inmunidad” en los sobrevivientes.

Para combatir el PEDv, el gobierno dio 11,1 millones de dólares de nuestros impuestos a agricultores privados que eran “productores de rebaños infectados”. He aquí una idea más barata: ¿qué tal si les damos aire fresco, espacio y nada de drogas?

Luego estuvo la gripe aviar estadounidense. Desde 2014 hasta mediados de 2015, se sacrificaron 48 millones de pollos y pavos en los Estados Unidos para prevenir la propagación de la enfermedad y proteger las ganancias de los agricultores. A pesar de la carnicería, la enfermedad reapareció en 2017. De nuevo los grandes distribuidores de carne logró mantener las imágenes fuera de la vista del público.

Es fácil entender por qué. Fue para prevenir la propagación de la gripe aviar, los pavos sanos criados en el suelo y los pollos de engorde se agruparon en un área cerrada donde se les administró espuma de propilenglicol para sofocarlos.

También se utilizó el “cierre de ventilación”, que eleva la temperatura del establo a por lo menos 104°F (40°C) durante un mínimo de tres horas para sacrificar a todo el grupo. Se requirió “la incineración las 24 horas del día y el uso de trajes para materiales peligrosos”, para la despoblación de aves en 2015, reportó Fortune.

Cuando se producen epidemias de enfermedades de los animales de granja, no se trata del “precio del tocino”, de las guerras comerciales o de los beneficios de los agricultores, como quieren hacer creer los medios de comunicación y los grandes distribuidores de carne. Se trata de un estilo de agricultura que perjudica gravemente a los animales, los trabajadores y el medio ambiente para un producto que es casi tan bueno para ti como los cigarrillos. La peste porcina africana es solo el último ejemplo.

Martha Rosenberg es autora de la premiada exposición “Born With a Junk Food Deficiency” (Nacido con una deficiencia de comida chatarra). Conocida a nivel nacional, ha dado conferencias en universidades y escuelas de medicina y ha aparecido en la radio y la televisión.

Los puntos de vista expresados en este artículo son las opiniones del autor y no reflejan necesariamente los puntos de vista de La Gran Época.

***

A continuación

¿Es posible que China tome el control de la economía global?

Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

TE RECOMENDAMOS