Una perrita sana fue sacrificada porque su dueña quería que la enterraran con ella

Por Jesús de León – La Gran Época
22 de Mayo de 2019 Actualizado: 22 de Mayo de 2019

Una perrita sana en Estados Unidos fue sacrificada para cumplir con el deseo de su difunta dueña de ser enterrada junto a ella, lo cual provocó indignación y polémica en las redes sociales de ese país.

La perra, llamada Emma, completamente sana, fue llevada al refugio Chesterfield Animal Shelter en Richmond, Virginia, a principios de marzo poco después de la muerte de su dueña.

Pasó dos semanas allí, mientras los trabajadores del refugio trataron desesperadamente de hablar con el testamentario de la mujer fallecida acerca de su último deseo, reportó NBC 12. Luego, los parientes de la mujer vinieron por Emma para llevarla a un veterinario donde fue sacrificada.

“Sugerimos en numerosas ocasiones que nos cedieran la perrita porque consideramos que podíamos encontrarle fácilmente un hogar y que volviera a casa. Finalmente, regresaron el 22 de marzo y se llevaron al can”, dijo Carrie Jones, de servicios para animales de Chesterfield, según este medio.

La perrita fue cremada y sus cenizas fueron colocadas en una urna junto a las de su dueña.

Luego que la noticia de la desafortunada muerte de Emma llegó a Twitter, la reacción nacional fue abrumadoramente negativa. Las personas cuestionaron la legalidad de lo ocurrido así como el trato cruel que se le infligió al animal.

“Esto es cruel”, dijo un amante de los animales. “Qué monstruo tan egoísta”, escribió otro, según New York Post.

“¡La gente no se preocupa por los animales, ni vivos ni muertos! ¡Esto es cruel, inhumano y lamentable!”, dijo un tercero.

De acuerdo con medios como NBC12, el sacrificio no solo es una práctica cruel, sino que en la mayoría de los casos “aquí en Virginia, es ilegal”.

Mientras que la muerte de la mascota completamente sana para enterrarla con su dueña desató debates éticos en los medios sociales “la ley es muy clara”, aseguró Larry Spiaggi, presidente de la asociación de directores de funerarias de Virginia.

Spiaggi fue uno de los que se disgustó al enterarse de la muerte de Emma. Se considera a sí mismo como un amigo de las mascotas.

En su establecimiento tiene al perro Peace que tiene libre acceso a todo el lugar. Además de ser la mascota personal de Larry también es un perro de terapia altamente entrenado y certificado, que tiene la funeraria para ayudar a las personas a superar su dolor.

Spiaggi encuentra aborrecible la práctica de sacrificar a un animal para ser enterrado con su amo.

El Dr. Kenny Lucas, veterinario, también se opone a realizar este tipo de eutanasia.

Aunque la eutanasia de una mascota sana no es ilegal, él y muchos de sus colegas la consideran profundamente poco ética, dijo a NBC12.

“Siempre que nos enfrentamos a una situación de eutanasia es una situación muy emocional. (…) También es algo que nos llevamos a casa. Nos pesa como profesionales”, dijo el Dr. Kenny Lucas.

Virginia prohíbe el entierro de restos de animales en sus cementerios públicos aunque estas reglas no se aplican a las parcelas familiares o de propiedad privada.

Luego de lo ocurrido con Emma, según NBC 12, al menos un legislador estatal está considerando proponer una legislación para cerrar los vacíos legales y poner fin para siempre a esta práctica en Virginia.

********************************

Te puede interesar:

Esta talentosa artista de joyería con sede en Nueva York nos presenta ‘artesanía entre el cielo y el hombre’ en diseños brillantes

TE RECOMENDAMOS