“Una pesadilla”: Trabajador chino pasa meses en cuarentena en Indonesia tras disputa con su empleador

Por Kelly Song
31 de Diciembre de 2021 3:23 PM Actualizado: 31 de Diciembre de 2021 3:23 PM

A principios de diciembre, Xiao Yonghong pasó su cumpleaños número 48 solo, varado en un hotel de un país extranjero y sin que su empleador le permitiera volver a casa.

Xiao, un electricista chino, dijo que su empleador lo obligó a estar en “cuarentena” en un hotel de Indonesia durante más de cuatro meses con la excusa de que los resultados de su prueba de anticuerpos para COVID-19 no cumplían los requisitos del empleador. Sin embargo, la verdadera razón, según Xiao, era que había denunciado a su empleador ante la policía local por negligencia, violencia y explotación continuas.

Xiao es uno de los miles de chinos que trabajan en el extranjero en enormes proyectos de infraestructuras patrocinados por el Estado, que forman parte de la “Iniciativa de la Franja y la Ruta” (BRI, siglas en inglés) de Beijing. La BRI es un proyecto de inversión masiva en infraestructuras destinado a reforzar la influencia económica y política de Beijing en todo el mundo.

Como parte de la iniciativa, el Partido Comunista Chino (PCCh) contrata miles de trabajadores manuales para enviarlos al extranjero para proyectos de construcción. Sin embargo, algunos, como Xiao, han experimentado duras condiciones de trabajo y maltrato.

“Es una pesadilla”, dijo Xiao a la edición en chino de The Epoch Times en noviembre.

Xiao y un compañero de trabajo habían denunciado a la policía un incidente de acoso laboral. Por ello, fueron detenidos por su empleador durante más de una semana. Otros empleados también describieron casos de abuso y condiciones de trabajo severas.

Epoch Times Photo
Xiao Yonghong (D) en un lugar de trabajo en Malasia; la foto fue tomada en algún momento entre 2016 y 2018. (Cortesía de Xiao Yonghong)

Aunque Xiao se apuntó al trabajo a través de un intermediario, su empleador es PT Obsidian Stainless Steel, una empresa estatal china de fundición de níquel y fabricación de acero inoxidable ubicada en Indonesia.

Epoch Times Photo
Una entrada a la central china PT.OSS en Kendari, capital de Sulawesi Sudoriental en Indonesia, en 2021. (Cortesía de Xiao Yonghong)

Antes de que Xiao se encontrara varado en la capital indonesia, Yakarta, trabajaba como electricista en una nueva central eléctrica de carbón en la ciudad de Kendari, en una isla vecina. Los contratistas de la BRI están construyendo la central, junto con muchas otras, para suministrar electricidad a las fundiciones chinas cercanas.

La esperanza de obtener mayores ingresos y mejores condiciones de trabajo llevó a Xiao a aceptar el trabajo, que comenzó el 18 de marzo. En cambio, se encontró con la desconsideración y la explotación, dijo Xiao.

Epoch Times Photo
Una zona interior de la central eléctrica china PT.OSS vista en Kendari, Indonesia, en 2021. (Cortesía de Xiao Yonghong)

Tras casi dos meses de trabajo en el proyecto, en mayo, el empleador de Xiao le ofreció un contrato de trabajo. Lo firmó, pero no le dieron una copia.

Dijo que el contrato prohibía a los trabajadores chinos salir de las instalaciones. El contrato estipulaba además un salario diario, pero a Xiao le pagaban un 30% menos, recibiendo 63 dólares al día, dijo. Xiao no era el único trabajador mal pagado.

Un agricultor llamado Yang Xiaojun, de 59 años, aceptó un trabajo como obrero de la construcción en la central eléctrica después de que el PCCh le quitara sus tierras. A pesar de su edad, y para mantener a su familia, aceptó el trabajo por falta de mejores opciones. Facilitó a The Epoch Times su documento de identidad emitido por el Estado para añadir veracidad a sus afirmaciones, ya que la mayoría de los entrevistados chinos ocultan su identidad por miedo a las represalias por parte del PCCh.

Epoch Times Photo
El documento de identidad emitido por el gobierno de Yang Xiaojun. (Cortesía de Yang Xiaojun)

A Yang se le dijo que se le pagaría el equivalente a 70 dólares por día, desde que comenzó su trabajo el 30 de abril. Sin embargo, le dieron mucho menos, dijo. “Aquí vivimos la esclavitud”, dijo Yang a The Epoch Times. “No tenemos derechos”.

Después de menos de un mes en el trabajo, Yang se puso en contacto con el encargado de los registros por las incoherencias en el número de horas registradas por su trabajo. Pero fue en vano.

Pasaron meses sin que se resolviera. Finalmente, en septiembre, Yang se puso en contacto con la empresa intermediaria que lo remitió originalmente al trabajo para tratar la disputa salarial. Un día después, el 12 de septiembre, el supervisor de la central eléctrica se reunió personalmente con él para tratar el asunto.

Epoch Times Photo
La foto de un papel que registra las horas de trabajo diarias de los trabajadores de la central eléctrica china PT.OSS en Kendari, Indonesia, durante el mes de mayo de 2021. La fila 13 es el registro de Yang. (Cortesía de Yang Xiaojun)

Pero en lugar de resolver el problema, el supervisor llevó a Yang a un gran contenedor de almacenamiento y lo golpeó hasta que perdió el conocimiento. “Cuando me desperté, descubrí que me habían quitado el celular y el dinero en efectivo”, dijo Yang. “Cuando me golpearon en ese contenedor, no me defendí porque sabía que habían matado a golpes a alguien por haberse defendido”.

“Si quieren, pueden matarnos”.

Yang añadió que ahora sufre dolores de cabeza recurrentes. A finales de noviembre, Yang había ganado un total de 1568 dólares por ocho meses de trabajo, un ingreso equivalente a 22 días de trabajo, si se pagara el salario prometido.

“El empresario solo se preocupa de que se haga el trabajo”, dijo Xiao, “ignorando el bienestar de los trabajadores”. Citó el ejemplo de uno de sus compañeros de trabajo, llamado Chen Qiming, de 42 años. Chen se torció el tobillo en el trabajo a finales de abril, pero no le dieron ni tratamiento ni tiempo de descanso. En respuesta, su empleador se limitó a decirle “sin trabajo, no hay comida”. Chen siguió trabajando, a pesar de tener el tobillo muy hinchado.

Epoch Times Photo
Una foto de la típica comida diaria, que incluye bollos al vapor, arroz blanco, verduras de hoja y judías verdes, para los trabajadores de la central eléctrica china PT.OSS en Kendari, Indonesia. (Cortesía de Xiao Yonghong)

Chen dijo que otros trabajadores no han soportado tan bien las duras condiciones. “Lo que ocurre aquí no sale a la luz”, dijo Chen a The Epoch Times. “Ni siquiera sabemos lo que pasa”.

“Si un humano muere [aquí], no es diferente a la muerte de un perro”.

Recordó un video grabado en septiembre de un compañero de trabajo que se ahorcó porque no podía volver a China. Citó otro video tomado en octubre, de un trabajador que supuestamente se apuñaló en el abdomen para protestar contra las condiciones de trabajo allí. “Nadie sabe si el hombre sobrevivió o no”, dijo Chen.

El trato que recibió Chen por su esguince de tobillo influyó en una decisión que tomó Xiao durante una tormenta del 11 de julio. “El jefe me pidió que moviera una gran estructura metálica, algo que normalmente requeriría la intervención de dos personas”, dijo Xiao. Dijo que no al jefe de equipo, que en respuesta le dio una bofetada en la cara y lo golpeó varias veces más. Denunció la agresión a su jefe, pero fue en vano.

Tanto Xiao como Chen decidieron arriesgarse el 13 de julio. Salieron de las instalaciones de la central y denunciaron el incidente a la policía de Kendari. La policía tomó nota del incidente, pero no hizo nada para resolver el asunto, dijeron ambos.

Cuando los dos regresaron a las instalaciones, varios guardias de seguridad armados los interceptaron. Los guardias confiscaron sus teléfonos y los encerraron, dijeron.

Epoch Times Photo
Un primer plano del arma que lleva un guardia de seguridad en la central eléctrica china PT.OSS en Kendari, Indonesia. (Cortesía de Xiao Yonghong)

“Nos mantuvieron aislados durante más de 10 días”, dijo Chen a The Epoch Times. “Nos quitaron los teléfonos y nos dijeron que nadie sabría si moríamos”. Tras su liberación, Chen tuvo la suerte de llevar consigo una laptop, con la que se puso en contacto tanto con sus familiares en China como con la embajada china.

En respuesta, su empleador justificó el encierro de los dos hombres diciendo que era una cuarentena por preocupaciones por el COVID-19, ya que habían salido de las instalaciones.

A pesar de ser liberados, no se les permitió volver a su trabajo habitual. Xiao decidió entonces que era hora de volver a casa en agosto. Con la aprobación de su empleador, abordó un avión con destino a Yakarta el 9 de agosto, tras someterse a dos pruebas diferentes por COVID-19 en Kendari. Sin embargo, cuando llegó a la capital, su siguiente prueba dio positivo.

Desde entonces, está en “cuarentena” en un hotel. Xiao dijo que no solo su pasaporte está en posesión de su empleador, sino que también sospecha que su empleador está influyendo en los resultados de las pruebas del virus. Citó la gran cantidad de trabajadores chinos a los que se les ha prohibido regresar a China, incluido Chen.

Chen culpó a las normas de las pruebas de anticuerpos para COVID-19. “Ya nos han hecho las pruebas durante unos meses”, dijo Chen. Las pruebas exigen que ciertos diagnósticos estén por debajo de determinadas cifras. Sin embargo, dijo que las vacunas obligatorias que se aplicaron los trabajadores hacen que esas cifras sean siempre superiores al umbral requerido.

“Cada prueba cuesta 775 yuanes [122 dólares], y tenemos que pagarlas nosotros”.

Chen dijo que, a pesar de que no hay más trabajo para ellos en la central, hay unos 500 trabajadores que siguen atrapados allí. Además, calcula que hay 2000 trabajadores atrapados en Yakarta.

“Todo lo que quiero ahora es volver a casa con vida”, dijo Yang.

La edición en chino de The Epoch Times se puso en contacto con la empresa intermediaria de Yang, Jiangsu Ranyue Labor Co. Ltd., pero su número de teléfono permanecía ocupado. El reportero llamó a la embajada china en Indonesia, pero el sistema de respuesta automática reprodujo repetidamente el mensaje “no hay nadie para responder a la llamada, transfiriendo”. El reportero también se puso en contacto con la empresa matriz de PT Obsidian Stainless Steel, Delong Holdings Limited, pero no contestaron a las llamadas.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.