Una pregunta de Dios, parte 2: Las sutiles intenciones detrás de las preguntas de Satanás

Por JAMES SALE
14 de Abril de 2021
Actualizado: 14 de Abril de 2021

En nuestro artículo anterior vimos que el hecho de que Dios en la Biblia haga preguntas no implica que su omnisciencia sea limitada. Por el contrario, argumentamos que el hecho de que hiciera preguntas era una forma de revelar al interrogado el verdadero estado de las cosas, o la realidad, en otras palabras. Esto invariablemente implicaba exponer el pensamiento erróneo y los estados emocionales manipuladores de los humanos.

Pero es interesante que Dios no haga la primera pregunta en la Biblia, que es también la primera pregunta que se hace “en el principio”. No, ese dudoso honor pertenece a la serpiente en el conocido cuento de Adán y Eva, que el historiador británico Richard Cavendish describe como “uno de los mitos clave de la civilización europea”. Dice que “este enciende toda una red de reacciones y conexiones en la mente”.

¿Quién es la serpiente y de qué se trata? ¿Y por qué es importante, o en el lenguaje de Cavendish, qué se enciende en la mente con ella?

La serpiente que hace la pregunta se considera generalmente como Satanás, el archi-adversario de Dios y del hombre. Consideremos la pregunta que hace. Ha habido toda una controversia en cuanto a que la pregunta de Satanás en el Génesis se dirige a Eva, no a Adán, y que esto implica que la mujer es el sexo débil.

Ciertamente, Milton en su “Paraíso Perdido” dio este giro a la historia. Pero creo que, en realidad, ninguno de los dos sexos era el más débil. Ambos eran terriblemente culpables, ya que ambos desearon desafiar la prohibición, y Adán lo hizo, al parecer, sin ningún escrúpulo.

Puede que Eva tomara la manzana del Árbol del Conocimiento, pero Adán no parecía oponerse demasiado a comerla. Grabado lineal de Theodor de Bry (1528-1598) según Jodocus van Winghe (1544-1603). (Dominio público)

La pregunta engañosa de Satanás

La pregunta de Satanás fue muy sencilla: “¿Dijo Dios: ‘No comerán de ningún árbol del jardín’?”. Hay dos cosas que hay que notar en esta pregunta. La primera es que el tono de la pregunta implica una leve reprimenda a Dios, como si alguna persona hubiera retenido arbitrariamente algún bien al que otra (Eva) tuviera derecho.

El segundo punto es tal vez aún más poderoso. La cita de lo que dice Dios está deliberadamente falseada, pero no tanto como podría notarse fácilmente. Al contrario, invita a la persona que responde —Eva— a ese maravilloso estado que sin duda todos hemos experimentado: Podemos corregir a alguien ávidamente y, al hacerlo, sentirnos como si fuéramos ligeramente superiores porque sabemos más que ellos.

¿Qué le dijo realmente Dios a Adán? No: “No comerán de ningún árbol del jardín”, sino todo lo contrario: “Pueden comer libremente de todos los árboles del jardín; pero del árbol del conocimiento del bien y del mal no comerán”. La consecuencia de comer de ese árbol en particular es la muerte.

Esto tiene un matiz muy diferente: “no comerán de ninguno” frente a “comerán libremente”, pero con una prohibición específica. Por supuesto, al citar mal a Dios, Satanás también logra evitar recordarle a Eva cuál es realmente la prohibición. Y en su afán por querer corregir a Satanás, ella también parece no recordar exactamente lo que Dios había dicho. La declaración de Dios de la finalidad se convierte, en el pensamiento de Eva, en algo “no tocar” en lugar de no comer (exagerando así la prohibición) y “para que no mueran”. Ella está sugiriendo que el castigo podría ser condicional; en otras palabras, minimizándolo.

La cuestión es que, a pesar de todo este fino análisis lingüístico, parece evidente que Eva quería comer la fruta de todos modos —al igual que Adán, que no tiene ningún reparo en unirse a ella— porque quería satisfacción (“buena para comer”), codiciaba lo que veía (“deleite para los ojos”), y sería sabia como el propio Dios (“para hacer a uno sabio”). Su apetito, su lujuria y su soberbia o arrogancia conspiraron para llevarla a seguir el consejo de Satanás.

Y como dijo el Cardenal Newman en su “Apología Pro Vita Sua”: “Y así yo argumento sobre el mundo; si hay un Dios, ya que hay un Dios, la raza humana está implicada en alguna terrible calamidad inicial. Desligada de los propósitos de su Creador”.

Ha habido alguna “terrible calamidad inicial” y esta calamidad está con nosotros hasta el día de hoy. Todas las religiones lo atestiguan —de hecho, no existirían sin él—, ya que todas las religiones tratan de abordar (y reparar mediante actos de culto y devoción) los sufrimientos y propósitos de la raza humana. La religión cristiana tiene una palabra especial para esta “terrible calamidad inicial”; se llama La Caída.

La pregunta de la serpiente conduce a La Caída, la separación original entre el hombre y Dios. Un detalle de “La expulsión de Adán y Eva del Paraíso”, 1866, de Gustave Doré para “La Grande Bible de Tours”. (US-PD)

Satanás está vivo y coleando

¿Está Satanás vivo y coleando hoy en día? La respuesta es un sí rotundo. Satanás está vivo y coleando, y lo que esta historia, esta verdad, nos dice es exactamente cómo trabaja Satanás. Por eso es tan importante prestar mucha atención a todas las verdades que aparecen en los mitos, pero sobre todo a las que se incorporan a los textos sagrados, pues éstas revelan niveles y capas de verdad aún más profundos.

¿Cómo ayuda esto a entender a Satanás hoy en día y cómo trabaja Satanás? Si observamos su modo operandi con Eva, vemos que el Demonio tiene tres pasos decisivos.

Tres pasos del Demonio:

  1. Hacerse amigo de la víctima y posicionarse como si velara por sus intereses. Recordemos que Satanás parecía estar ayudando a Eva a crecer como persona: Ella sería más sabia como resultado de la experiencia que él preconizaba; además, por supuesto, mientras hace esto, la está animando a pensar que ella sabe más (más sobre esto en el paso 3). Y al pretender ser su amigo, está imitando la virtud.
  2. Cita mal o distorsiona los hechos de la situación para causar la máxima confusión, pero aparentemente ofrece una salida fácil. Esto se hace fomentando su sensación de saber más y mejor a través de interpretaciones alternativas de los hechos o datos —interpretaciones que se ajustan más fácilmente a sus (y nuestros) deseos.
  3. Fomentar en la víctima sentimientos de superioridad moral que le permitan a ella (y a nosotros) sentirse superior y dar señales de virtud; disfrutar del hecho de su credulidad incluso cuando empieza a pensar en lo buena que es en realidad.

Un cuarto paso bien podría ser asegurarse, mientras su víctima avanza hacia la catástrofe, ¡que uno no esté allí para recoger los pedazos!

Cómo trabaja Satanás hoy en día

Vemos toda esta metodología en todas las ideologías “woke” que se arremolinan a nuestro alrededor hoy en día, amenazando con seducirnos con su (paso 1) intención aparentemente amistosa, con su (paso 2) perniciosa tergiversación de los hechos, y (paso 3) su inculcación de sentimientos de superioridad moral.

Robert Oulds y Niall McCrae, en su brillante libro “Moralitis: A Cultural Virus” (“La moralidad: Un virus cultural”), nos da una buena visión de esto con relación al Reino Unido (sin mencionar, por supuesto, la conexión satánica que estoy haciendo). Escriben: “La misión de los partidos de la izquierda liberal hoy en día ya no es socialista. (…) Afirman que luchan por la igualdad, pero en realidad se trata de una campaña interesada que socava la sociedad tradicional”. Así que, fíjense que “luchar por la igualdad” (paso 1) parece amistoso: es ayudar a los demás, a las clases bajas, para que puedan ser “iguales”.

Pero luego, Oulds presenta algunos hechos reales para contrarrestar los engaños del wokismo (paso 2). En el Reino Unido, “el feminismo actual está más preocupado por la brecha salarial de género de las presentadoras de la BBC sobrepagadas que por los ingresos de las limpiadoras (…) El Partido de la Igualdad de la Mujer de clase media se lanzó en un momento en que las niñas superan a los niños en la educación, y las mujeres jóvenes ganan más que los hombres de la misma edad. La noción de privilegio masculino también está en desacuerdo con la brecha de las personas sin hogar, la brecha de las víctimas de la violencia, la brecha de los presos, la brecha de los suicidas y la brecha de la custodia de los hijos. Y la noción de privilegio de los blancos es absurda para las clases sociales más bajas de las ciudades que “se han quedado atrás”.

Satanás primero seduce a la víctima, luego tergiversa los hechos para engañarla, y finalmente le inculca sentimientos de superioridad moral. “Adán y Eva con la manzana y la serpiente”, de Marcantonio Raimondi, según Alberto Durero. Museo Metropolitano de Arte. (Dominio público)

Por último, contrarrestando el paso 3 de la agenda Woke, que es el sentido de superioridad moral, Oulds comenta que “la clase trabajadora no está interesada en la políticas de identidad y en las nociones mojigatas de ‘privilegio blanco’, ‘masculinidad tóxica’ y noventa y nueve géneros”. Continúa contrastando cómo las élites metropolitanas e internacionales han asumido una supremacía moral sobre la gente corriente, cotidiana y trabajadora, a la que le resulta difícil entender —y mucho menos aceptar— por qué solo los blancos son privilegiados, por qué solo los hombres son tóxicos y por qué tenemos que celebrar noventa y nueve géneros. La gente común y corriente tiene siempre preocupaciones más importantes.

Si recordamos nuestra discusión sobre las preguntas de Dios en la primera parte de este artículo, veremos que hay una profunda diferencia entre la intención de Dios, que es construir a los seres humanos, y la intención de Satanás: destrozar a la humanidad a base de tergiversaciones, medias verdades y francas mentiras.

Las historias antiguas, como suelo decir en estas páginas, son las más profundas y verdaderas de todas. Y tal vez si todos empezáramos a prestar más atención a cómo trabaja Satanás, podríamos estar en mejor posición para expulsarlo de los jardines de nuestras mentes.

La primera parte de “Una pregunta de Dios” explora el propósito de las preguntas que hace el Dios de la Biblia.

James Sale ha publicado más de 50 libros, el más reciente “Mapeando la Motivación de los Equipos de Alto Rendimiento” (Routledge, 2021). Ganó el primer premio en el concurso anual de The Society of Classical Poets 2017, presentándose en Nueva York en 2019. Su poemario más reciente es “HellWard”. Para más información sobre el autor, y sobre su proyecto Dante, visite TheWiderCircle.webs.com


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS