Una vacuna de COVID-19 que proteja a los ancianos sería alentadora, dice director del NIH

Por Venus Upadhayaya
23 de Junio de 2020
Actualizado: 23 de Junio de 2020

El director del Instituto Nacional de Salud (NIH) dijo que sería alentador tener una vacuna de COVID-19 que proteja a los ancianos más vulnerables.

“No sería particularmente alentador si tuviéramos una vacuna capaz de proteger a los veinteañeros que de cualquier modo probablemente tienen un riesgo bastante bajo de enfermarse y que no funciona en absoluto para las personas mayores de 65 años”, dijo Francis Collins, director de los Institutos Nacionales de Salud, en una entrevista con el Wall Street Journal el 21 de junio.

Desde el comienzo de la pandemia se han hecho esfuerzos especiales para desarrollar vacunas contra el coronavirus para los ancianos, ya que se teme que ellos no respondan adecuadamente a las que se están desarrollando para la población general.

Uno de esos proyectos está siendo realizado por investigadores del Programa de Vacunas de Precisión (PVP) del Hospital Infantil de Boston, quienes desde principios de marzo están trabajando para desarrollar una vacuna específica para los mayores de 65 años.

“Los ancianos tienen un sistema inmunológico diferente al de los adultos sanos de mediana edad y a menudo no responden tan bien a la inmunización, por lo que una vacuna de un solo calibre no sirve para todos”, comunicó Ofer Levy, director del PVP.

Una enfermera escolar, prepara una aguja de inmunización para un niño el 8 de agosto de 2007 en Hialeah, Florida. (Joe Raedle/Getty Images)

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) han definido a los “adultos mayores” como personas con un mayor riesgo de contraer el virus del PCCh y sus registros han demostrado que casi el 80 por ciento de los que murieron a causa del virus tenían más de 65 años y el 60 por ciento tenían 75 años o más.

“Los adultos mayores y las personas que tienen condiciones médicas subyacentes graves como enfermedades cardíacas o pulmonares o diabetes parecen tener un mayor riesgo de desarrollar complicaciones más graves a causa de la enfermedad COVID-19”, según los CDC.

Además el sistema inmunológico envejecido va perdiendo su capacidad de luchar contra las infecciones de manera tan robusta como lo hacía a una edad más temprana. Por lo tanto los ancianos generalmente se vuelven más propensos a infecciones más variadas.

En este contexto, Collins dijo que de las muchas vacunas que se están experimentando actualmente, algunas “pueden resultar mejores para los individuos mayores y eso será un gran desafío en términos de cómo terminaremos desplegándolas”.

Hay vacunas en ensayos clínicos que se están probando actualmente en personas de edad avanzada, incluso por investigadores de Pfizer, en Emory y en la Universidad de Oxford.

“La inscripción de voluntarios adultos mayores ayudará a los investigadores a comprender mejor los resultados de la vacunación entre las personas mayores, quienes se enfrentan a un mayor riesgo de complicaciones por COVID-19 que los individuos más jóvenes”, comunicó Emory cuando comenzó a inscribir voluntarios.

Siga a Venus en Twitter: @venusupadhayaya


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


A continuación

Nuevo brote del virus COVID-19 en Beijing, China

TE RECOMENDAMOS