Unidad de Vigilancia Electrónica del 6/1 fue “ilegal”, dice representante Gohmert

"No podemos tener unidades secretas vigilando en secreto a personas que no han cometido ningún delito, sin causa probable de delito. Solo conseguir una vigilancia general"
Por Patricia Tolson
27 de Junio de 2022 5:23 PM Actualizado: 27 de Junio de 2022 5:23 PM

Como se reportó anteriormente en un artículo exclusivo del 20 de junio, las pruebas demuestran que miembros “de civil” de una Unidad de Vigilancia Electrónica (UVE) especial fueron asignados entre los manifestantes del 6 de enero de 2021 con el fin de realizar una vigilancia por video. Según los expertos, uno cree que la actividad en sí puede haber sido contraria a la ley. El otro sostiene que se hizo con el propósito de tender una trampa.

¿Contra la ley?

En su calidad de exfiscal y exjuez de distrito durante tres periodos, el representante Louie Gohmert (R-Texas) dijo a The Epoch Times que “si se va a realizar una vigilancia electrónica de las personas, tiene que haber órdenes judiciales”.

Como explicó Gohmert, “los tribunales de la FISA han concedido órdenes judiciales”, sin “ninguna claridad particular” y “sin causa probable de que se haya cometido un delito o de que esta persona haya participado en un delito”.

El Tribunal de Vigilancia de Inteligencia Extranjera (FISC) fue creado en virtud de la Ley de Vigilancia de Inteligencia Extranjera (FISA) de 1978. “En virtud de la FISA”, explica el sitio web del FISC, “el tribunal examina las solicitudes presentadas por el gobierno de Estados Unidos para la aprobación de la vigilancia electrónica, el registro físico y otras acciones de investigación con fines de inteligencia exterior”.

En lo que respecta a la vigilancia electrónica nacional, el sitio web del Departamento de Justicia (DOJ), “Debido a la naturaleza intrusiva bien reconocida de muchos tipos de vigilancia electrónica, especialmente las intervenciones telefónicas y los ‘micrófonos ocultos’, y las implicaciones de la Cuarta Enmienda del uso de estos dispositivos por parte del gobierno en el curso de sus investigaciones, los estatutos pertinentes (y las directrices relacionadas del Departamento de Justicia) proporcionan restricciones sobre el uso de la mayoría de la vigilancia electrónica, incluyendo el requisito de que un funcionario de alto nivel del Departamento apruebe específicamente el uso de muchos de estos tipos de vigilancia electrónica antes de que un Fiscal Adjunto de los Estados Unidos obtenga una orden judicial que autorice la interceptación”.

Además, “cuando se considere necesaria la autorización judicial para la videovigilancia, ésta deberá obtenerse mediante una solicitud y una orden basadas en la Fed. R. Crim. P. 41(b) y la All Writs Act (28 U.S.C. § 1651). La solicitud y la orden deben basarse en una declaración jurada que establezca una causa probable para creer que se obtendrán pruebas de un delito federal mediante la vigilancia. Además, la declaración jurada debe cumplir con ciertas disposiciones de los estatutos federales de vigilancia electrónica”.

Gohmert conjeturó: “Cuando ves que los jueces confirmados están dispuestos a derogar completamente la Constitución de los Estados Unidos porque son la cámara estelar de la corte secreta, y creen que nadie se enterará de lo que están haciendo, entonces sabes que cuando ves que hay una Unidad de Vigilancia Electrónica, bueno, algo no está bien”.

Las preocupaciones de Gohmert con respecto a la vigilancia de la ESU son dobles:

1- ¿Se obtuvieron las órdenes judiciales necesarias?

2- Si es así, ¿cómo puede un juez aprobar una orden de vigilancia antes de que se haya cometido un delito y sin causa probable?

“No podemos tener unidades secretas vigilando en secreto a personas que no han cometido ningún delito, sin causa probable de delito. Solo conseguir una vigilancia general”, afirmó Gohmert. “No sabemos qué tipo de orden judicial tenían o incluso si tenían órdenes judiciales. Pero desplegar Unidades de Vigilancia Electrónica nos dice que hay mucho más aquí que tenemos que averiguar y obviamente no se va a descubrir al menos hasta dentro de seis meses”.

Pero Gohmert añadió que “también hay más información que no hemos obtenido e información que sigue filtrándose gota a gota”.

“Como esto en [el artículo] The Epoch Times”, señaló Gohmert, “señalando cómo hasta el despliegue de municiones, la multitud era pacífica. Había oído a la gente y visto a personas entrevistadas decir que no había ninguna violencia allí. ‘Solo estábamos dando vueltas, coreando cosas de vez en cuando, y entonces empezaron a disparar contra nosotros con gases lacrimógenos y provocaron a la multitud’. Crearon el caos, y uno se pregunta qué estaba pasando”.

Las pruebas

Las pruebas de los miembros de la ESU asignados se descubrieron en un informe sobre manifestaciones de la Primera Enmienda del 3 de enero de 2021, emitido por el jefe de policía Robert Contee, de la Oficina de Seguridad Nacional del Departamento de Policía Metropolitana (MPD), División de Operaciones Especiales, obtenido en exclusiva por The Epoch Times. Aunque no está claro quiénes eran los “miembros” de la ESU del MPD, el informe afirma que llevaban un “brazalete específico en la muñeca izquierda que los identifica como personal del MPD” entre los manifestantes. De las 37 “Unidades Especializadas” que figuran como parte del MPD, una ESU no está entre ellas.

Photo of bracelet worn my plainclothes members of the Metrolpilitan Police Department
Foto del brazalete que llevaban los miembros de paisano de la Unidad de Vigilancia Electrónica del Departamento de Policía Metropolitana, designados entre la multitud el 6 de enero de 2021 para “documentar las acciones de los manifestantes y la respuesta del MPD a cualquier desobediencia civil o actividad delictiva”. (Informe del Departamento de Policía Metropolitana sobre las manifestaciones de la Primera Enmienda).

También en el informe, revelado ahora por primera vez, estaba la advertencia de que la División de Operaciones Especiales “tendrá personal para ayudar en este detalle y asistirá en cualquier manifestación”. Entre ellos se encontraban los Oficiales de Seguridad Doméstica, o DSOs.

La División de Operaciones Especiales forma parte del Servicio Secreto de Estados Unidos, que forma parte de la Seguridad Nacional.

Bajo el epígrafe “División de Operaciones Especiales —Requisitos de despliegue”, el informe decía que “el comandante de Incidentes” se asegurará de que se “cumplan los objetivos específicos”. Entre ellos se encuentra la orden de que “el Dispositivo Acústico de Largo Alcance (LRAD) – El LRAD junto con las hojas de aviso serán desplegados por los miembros de la DSO junto con los kits de carga y detención de municiones”.

Los Oficiales de Seguridad Doméstica (pdf) también forman parte de la División de Operaciones Especiales de Seguridad Nacional.

Organigrama de Seguridad Nacional (Organigramas del MPD)

Según The Focus, a los DSO “se les puede oír gritar en las grabaciones de audio del asedio al Capitolio, cuando los agentes de la ley necesitaban apoyo adicional contra las masas que se acercaban”.

“Los DSO se utilizan principalmente como policías antidisturbios, para repartir medidas de control de multitudes como gas lacrimógeno, spray de pimienta, porras y balas de goma destinadas a dispersar a los alborotadores. Sus armas pueden ser letales y solo deben utilizarse en las circunstancias más extremas”.

Las pruebas de video muestran a un individuo no identificado entregando armas a la gente a través de una ventana desde el interior del edificio del Capitolio.

Joseph McBride, abogado de múltiples presos y acusados del 6 de enero, identificó a un hombre etiquetado por “Cazadores de Sedición” como “Red-Faced 45.”. El hombre que, según McBride, es “claramente un agente de la ley”, iba vestido de rojo de pies a cabeza, incluso con la cara pintada de rojo. Aparece en un video dialogando continuamente con otras personas que, según McBride, también son agentes incrustados en la multitud.

“Reparte armas, almádenas, palos, mazas. Algunas de esas cosas entran en contacto con algunos de los otros manifestantes que posteriormente han sido acusados de poseer armas peligrosas y están utilizando armas peligrosas en el Capitolio. Eso es claramente una trampa.

Eso es claramente el gobierno creando condiciones de peligrosidad y tendiendo una trampa a miembros de la multitud para que posean armas y posiblemente las usen por razones que no podemos comprender”.

Según un informe de 140 páginas publicado por el entonces inspector general de la Policía del Capitolio, Michael Bolton — “Revisión de los acontecimientos que rodearon la toma del Capitolio el 6 de enero de 2021″— los supervisores ordenaron a la CDU de la Policía del Capitolio que no utilizara las herramientas más potentes del departamento, como las pistolas paralizantes. El informe de Bolton, que aún no se ha hecho público, también sostiene que “las armas más pesadas y menos letales”, incluidas las granadas aturdidoras, “no se utilizaron ese día por órdenes del liderazgo”.

Sin embargo, el “Cronograma de eventos de la policía del Capitolio de Estados Unidos para el ataque del 6 de enero de 2021”, también obtenido por The Epoch Times, dice que “las municiones menos letales” fueron “desplegadas en la escalinata central” a la 1:59 p.m. después de que “los insurrectos irrumpieron en el escenario de la inauguración y comenzaron a derribar cosas” y “rompieron la barrera en el lado norte de la plaza”.

No especifica si estas municiones eran “granadas de humo” o “gases lacrimógenos”.

Screenshot from UNITED STATES CAPITOL POLICE TIMELINE OF EVENTS FORJANUARY 6, 2021ATTACK showing moment "less lethal munitions" were "deployed to center steps."
Captura de pantalla del cronograma de eventos de la policía del Capitolio de los Estados Unidos para el atentado del 6 de enero de 2021 que muestra el momento en que “se desplegaron municiones menos letales” en las gradas del centro. (Obtenido por The Epoch Times)

Antes del despliegue de municiones, un video mostrado por Red Voice Media muestra que a las 13:05 horas, un oficial anónimo anima repetidamente a la gente a subir a las gradas del escenario inaugural.

El gas lacrimógeno se disparó contra la multitud de manifestantes pro-Trump mucho antes de que comenzara la violencia el 6 de enero de 2021. Incluso con el gas lacrimógeno, la multitud permaneció ordenada. (Cortesía de J. Michael Waller)

Según los relatos de múltiples testigos presenciales y las pruebas de video, la multitud estaba relativamente pacífica y tranquila hasta después de que se lanzaran municiones y se dispararan balas de goma contra la multitud.

Las imágenes de video muestran el lanzamiento de granadas de destello contra un grupo de manifestantes, formado por mujeres, niños y ancianos, que se encontraban pacíficamente detrás de las barreras. Según American Greatness, la policía del Capitolio también disparó balas de goma contra la multitud. La hora aproximada del enfrentamiento fue alrededor de la 1:36 p.m.

Una galería de diapositivas de TMZ, en la que se informa de los daños “tras los disturbios en el Capitolio”, muestra daños solo en la tela, no en las propias gradas.

Las pruebas plantean las preguntas:

1- ¿Son los DSO, en lugar de la policía del Capitolio o el MPD, los que lanzaron las granadas de humo a la multitud?
2- ¿Son los DSO los que se ven en los videos repartiendo armas a la gente de la multitud?
3- ¿Qué pasa con el LRAD?

Según Acentech, empresa con 70 años de experiencia en acústica, “los sistemas LRAD son un tipo de dispositivo acústico de llamada (AHD), utilizado para enviar mensajes a larga distancia. Los sistemas LRAD producen niveles de sonido (volumen) mucho más altos que los altavoces o megáfonos normales”.

En distancias cortas, las señales de los LRAD son lo suficientemente fuertes como para causar dolor en los oídos de las personas que se encuentran en su camino. Los sistemas LRAD han sido utilizados recientemente por la policía como “armas sónicas” para disolver multitudes. A primera vista, el uso del ruido en lugar de la fuerza física podría parecer una forma segura y no letal de mover y dirigir a las multitudes, pero si se utilizan de forma inadecuada pueden causar daños auditivos permanentes.

No parece haber ninguna prueba de que se haya desplegado el LRAD.

Conducta escandalosa del gobierno

Según Joseph McBride, abogado de varios presos y acusados del 6 de enero, “si tuvieran memorandos anteriores al 6 de enero, que la policía de D.C. y/o el FBI o la CIA o cualquier otro tuvieran tiempo para organizar y enviar operadores o agentes encubiertos a la multitud, ya fuera para recoger pruebas o para grabar en video o para cualquier otro propósito legítimo o ilegítimo, esto, por definición, sería que tenían conocimiento previo de lo que iba a ocurrir”.

McBride añadió que “podían y debían, y muy probablemente no lo hicieron, compartir esa información con las autoridades correspondientes”.

En comparación con la mal preparada CDU y la inutilizada Guardia Nacional durante el 6 de enero, en previsión de las violentas protestas en relación con una filtración de un borrador de la Corte Suprema que revelaba la probable anulación de Roe vs Wade, McBride señaló cómo la seguridad se intensificó y las fuerzas policiales se apresuraron a fortificar el edificio del Supremo con altas vallas.

Epoch Times Photo
La policía del Capitolio de Estados Unidos vigila una valla de seguridad que rodea la Corte Suprema en Washington el 8 de junio de 2022. (Nathan Howard/Getty Images)

“No lo hicieron el 6 de enero”, dijo Mc Bride”. La pregunta es: ¿por qué?”.

Para Mc Bride, el 6 de enero supera fácilmente el alto estándar establecido para probar la inusual defensa conocida como “conducta escandalosa del gobierno”.

“En la mayoría de los casos”, explica Doug Murphy Law en su sitio web, “los tribunales presumen que el gobierno está actuando razonablemente cuando persiguen cargos criminales contra un individuo”.

“Mientras las intenciones del gobierno federal sean buenas, los tribunales no impedirán que un caso avance. Sin embargo, algunas conductas del gobierno federal son tan escandalosas que seguir adelante con un proceso penal viola los derechos de un acusado al debido proceso. Se trata de una barra muy alta para demostrarlo, ya que debe tratarse de actos tan fundamentalmente injustos que la justicia impida un proceso penal”.

“En términos sencillos”, dijo McBride, “tiene que ver con el hecho de que el gobierno se comporte de una manera tan escandalosa y tan fuera de los límites de lo que es decente y normal que, de no ser por su participación, las cosas habrían sucedido de manera diferente ese día”.

Teniendo en cuenta las crecientes pruebas de los relatos de testigos presenciales de que las fuerzas policiales estuvieron directamente implicadas en alentar, invitar, provocar, instigar, participar y tratar de encubrir la verdad sobre los orígenes de la violencia del 6 de enero, se convierte en una defensa legítima para cualquiera que pueda ser acusado de delitos relacionados con el 6 de enero “porque el gobierno participó en un montón de cosas que llegaron al nivel de ser escandalosas”, afirmó McBride.

“Su trabajo es evitar que las cosas sucedan. Lo que sucedió fue que participaron en que las cosas sucedieran, con conocimiento previo, y por lo tanto, ellos mismos están en el anzuelo. No se puede decir que John Doe y Jane Doe van a ser acusados de delitos relacionados con el 6 de enero, pero el oficial X y el oficial Y, que hicieron lo mismo, van a tener un pase porque están con el gobierno. Esa [improperio] no se sostiene”.

Trampa

“Mis sentidos arácnidos me dicen que utilizaron la documentación de las cosas a través de la vigilancia fue con fines de trampa. La idea de una Unidad de Vigilancia Electrónica deambulando entre una multitud es muy dudosa. La única vez que he visto a las fuerzas policiales hacer esto, casi siempre han sido acusadas de hacerlo para alborotar a la multitud”, dijo McBride.

Julie Kelly —consultora política en Illinois y colaboradora principal de American Greatness— describió el 6 de enero de 2021 como “un trabajo interno” y “algo que los demócratas y algunos republicanos y las agencias federales pusieron en común para atraer” y “atrapar” a las personas que fueron a escuchar el discurso del expresidente Donald Trump. Además, señaló que el FBI utilizó agentes para tratar de infiltrarse en los llamados grupos de milicianos. Jeremy Brown expuso un video en el que agentes del Grupo de Trabajo Terrorista del FBI intentaban reclutarlo para espiar a sus compañeros de Oath Keepers.

McBride describió de primera mano cómo vio a gente en la multitud “en la entrada del túnel” el 6 de enero “grabando por todas partes”.

“Eran policías, claramente”, insistió. Estaban trabajando en conjunto con otras personas de la multitud que estaban causando discordia, utilizando señales de mano. Había gente que provocaba las peleas y había gente que lo grababa. El trabajo de un policía es prevenir la delincuencia. No es grabarlo. Si algo está ocurriendo, se evita que ocurra. El hecho de que dejaran que ocurriera y lo sembraran solo para grabarlo, tiene la trampa escrita por todas partes”.

Elecciones de 2022

A pesar de lo que Gohmert ve como mentiras, injusticia, y las crecientes preguntas sin respuesta que rodean el 6 de enero, cree que el cambio de rumbo depende de quién obtenga el control de la Cámara y el Senado en las elecciones primarias de 2022, y hasta que el Congreso pueda “abordar adecuadamente la inconstitucionalidad de los jueces federales que conceden órdenes de arresto que nunca deberían haber sido concedidas”, dijo Gohmert, “este tipo de cosas van a continuar”.

“Si los republicanos recuperan la mayoría tenemos que llegar al fondo de estos asuntos”, prometió Gohmert. “No habrá manera de deshacer las sentencias de cárcel de estas personas que fueron atrapadas ilegalmente. Pero habrá una forma de meter en la cárcel a la gente que cometió delitos para crear el caos”.

Aún así, hay una de las preguntas que atormenta a Gohmert.

“Puesto que sabemos que hubo provocaciones el 6 de enero y sabemos que hubo gente a la que se le proporcionaron armas de personas que pueden haber sido plantadas por el gobierno federal, no puedes dejar de preguntarte, ¿cuántos demócratas, si es que hay alguno, que están haciendo el mayor ruido ahora sobre los horrores del 6 de enero, sabían que esto era un montaje?”.

The Epoch Times se puso en contacto con el Departamento de Policía Metropolitana para pedirle comentarios.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.