Unión de las matemáticas y el arte sacro: El bautismo de Cristo de Piero della Francesca

Por JANI ALLAN
27 de Abril de 2021
Actualizado: 27 de Abril de 2021

“No vamos al arte en busca de información. Sino por la experiencia”. —Roger Scruton, filósofo.

El “Bautismo de Cristo” de Piero della Francesca, que se encuentra en la Galería Nacional de Trafalgar Square, en Londres, era como un santuario personal para mí. Lo visitaba con frecuencia “por la experiencia”.

Cuando la sala de prensa se convertía en un galimatías, me subía al metro para ir a la Galería Nacional. Diez minutos después, estaba de pie observando el cuadro. Una calma tranquilizadora corría por mis venas. El cuadro era un recordatorio, como aquel himno del cuáquero John Greenleaf Whittier:

“Dejen caer sus rocíos de quietud… todos nuestros afanes cesan; Dejen que nuestras vidas ordenadas confiesen la belleza de su paz”.

Piero brindó esa pequeña y tranquila voz de la calma.

Un genio

Piero della Francesca, llamado originalmente Piero di Benedetto, fue un pintor italiano de principios del Renacimiento. Aunque su enorme talento era inmediatamente obvio, sus compañeros pensaban que estaba mejor dotado para las matemáticas y la geometría. Sin Piero ni siquiera habrían escuchado hablar de Euclides.

Nacido en 1415 en Sansepolcro, Piero murió en su ciudad natal en 1492. Era hijo de un comerciante y curtidor. Su vida fue de riqueza y prestigio.

Piero fue un pintor revolucionario, pero un revolucionario silencioso. Fue el primer artista que utilizó una perspectiva matemáticamente precisa en la forma de retratar sus temas. De hecho, fue el primer artista que escribió un tratado sobre la perspectiva, es decir, la creación de la ilusión de un espacio tridimensional en una superficie plana.

Escribió tres tratados que han sobrevivido hasta nuestros días: “Trattato d’Abaco” (Tratado de Ábaco), “Libellus de Quinque Corporibus Regularibus” (“Libro breve sobre los cinco sólidos regulares”) y “De Prospectiva pingendi” (“Sobre la perspectiva en la pintura”). Los temas tratados en estos escritos incluyen aritmética, álgebra, geometría y el trabajo innovador en perspectiva.

“El Bautismo de Cristo”, 1448, de Piero della Francesca. Galería Nacional, Londres. (Dominio público)

“El bautismo de Cristo”

“El Bautismo de Cristo” fue un encargo para una pequeña iglesia en la ciudad natal de Piero, Sansepolcro, en la Toscana, Italia. La pintura al temple sobre tabla, que mide 66 por 46 pulgadas, es la obra más antigua que se conserva del pintor del siglo XV.

En el temple se utiliza el huevo, diluido en agua. Los pigmentos secos se mezclan con el medio viscoso. La velocidad de secado del huevo produce cambios inesperados de tonalidad. Se necesita más de una capa de retoque para obtener el efecto deseado. A diferencia de la pintura al óleo, el temple al huevo es extremadamente implacable.

Que Piero comenzara a pintar este cuadro profundamente espiritual cuando tenía tan solo 20 años habla de su genialidad.

Uniendo al espectador con la escena

El cuadro representa el momento en que Cristo fue bautizado por su primo. Juan vierte suavemente agua de un cuenco sobre la cabeza de Cristo mientras los ángeles lo observan.

Parece que el bautismo de Cristo no se representa en Tierra Santa, sino en el lugar. Para Piero, cada alusión es importante; la imagen es una destilación de lo que representa. Su mundo y el de Cristo no están separados.

El río Jordán es un arroyo local en el que se refleja un mosaico de colinas toscanas. El árbol rubio que resuena en el cuerpo de Cristo es un nogal italiano. Hay siete plantas minuciosamente representadas. Todas son autóctonas de la zona. Es un paisaje particularmente sansepolcro. De hecho, incluso una de ellas es la planta de añil que Piero utilizaba para sus cuadros.

Piero utilizó el paisaje local para unir a los espectadores con este momento de la historia.

Simetría y perspectiva

El cuadro de Piero se caracteriza por su humanismo sereno, su uso de las formas geométricas y la perspectiva.

El trío de ángeles parece tener relaciones humanas entre ellos. Un ángel pone su brazo sobre los hombros de su compañero para que pueda ver mejor. Otro parece un poco perturbado.

El cuerpo de Cristo forma una vertical en el centro del cuadro. Sobre su cabeza hay un cuenco y una paloma. Esta línea de simetría conduce nuestra mirada al cielo.

Para equilibrar el énfasis en la vertical, una línea horizontal divide el cuadro: desde los cinturones de los ángeles y Juan el Bautista hasta el hombre que se quita la camisa para ser bautizado.

Detrás del hombre que se quita la camisa, y añadiendo perspectiva, hay figuras más pequeñas y foráneas que llevan sombreros que los habrían identificado como griegos. Los estudiosos siguen sin saber cuál es su identidad. Algunos piensan que podrían ser los Reyes Magos.

El arco continuo de la parte superior del cuadro sobre Cristo forma un círculo perfecto.

Así, Piero utiliza principios matemáticos para ordenar su diseño y crear una imagen visualmente armoniosa.

Además, la luz fría y clara lo unifica todo. La paleta de Piero es de color rubio lechoso, pero cada color es tan claro como notas que se tocan perfectamente.

Su pintura espaciosa, monumental e imposiblemente racional es, sin duda, uno de los logros más elevados de los ideales artísticos de los inicios del Renacimiento, una época en la que el arte y la ciencia estaban muy unidos.

Jani Allan es periodista, columnista, escritor y locutor.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS