Universidades británicas pueden estar ayudando a China a desarrollar armas de alta tecnología: Informe

Por Alexander Zhang
06 de Febrero de 2022 9:32 PM Actualizado: 06 de Febrero de 2022 9:32 PM

Universidades británicas han aumentado drásticamente su colaboración con instituciones vinculadas al ejército chino y podrían estar ayudando al régimen comunista a desarrollar armamento de alta tecnología, reveló el Times de Londres.

El número de colaboraciones de investigación entre científicos del Reino Unido e institutos chinos profundamente conectados al Ejército Popular de Liberación (EPL) se ha triplicado a más de 1000 en seis años, según una investigación realizada por el periódico.

Desde 2015, las universidades británicas han aceptado £240 millones (USD 325 millones) procedentes de instituciones chinas, muchas de las cuales tienen estrechos vínculos con el EPL.

Huawei, el gigante de las comunicaciones, ha sido una importante fuente de financiación. Ha aportado 40 millones de libras esterlinas (USD 54 millones) a instituciones del Reino Unido. Otros £20 millones (USD 27 millones) provinieron de otras compañías penalizadas por el gobierno de EE.UU. debido a que suministraron al EPL aviones de combate, misiles y tecnología de comunicaciones.

Académicos británicos han colaborado con universidades chinas vinculadas al ejército en investigaciones sensibles de “doble uso”, que involucran tecnología que puede usarse tanto para fines militares como civiles, incluidos drones, tecnología electromagnética que puede disparar proyectiles, materiales aeroespaciales, radar, equipo de interferencia y baterías de alto rendimiento, según el informe.

El entonces canciller británico George Osborne (izquierda), Madame Peng Liyuan (segunda a la izquierda), el líder chino Xi Jinping (centro) y el príncipe Andrés, duque de York (segundo a la derecha) escuchan al profesor Yike Guo (por fuera de la foto) durante una visita al Imperial College de Londres, el 21 de octubre de 2015. (Anthony Devlin/WPA Pool/Getty Images)

Por ejemplo, el Imperial College de Londres ha recibido £55 millones (USD 74 millones) de fuentes chinas desde 2015, reveló el periódico.

Unos 5 millones de libras esterlinas (USD 6.8 millones) en fondos, dedicados a la investigación de materiales aeroespaciales de alta tecnología, provinieron de tres empresas vinculadas al EPL que están penalizadas por Estados Unidos, dos de las cuales son subsidiarias de un importante contratista de defensa que fabrica aviones de combate para el ejército chino.

Otros ejemplos citados en el informe incluyen a un académico de la Universidad de Southampton, que es coautor de 18 artículos sobre ciencia de los materiales con un diseñador chino de ojivas, y un ingeniero de la Universidad de Swansea que ha realizado investigaciones sobre piezas de helicópteros y tecnología avanzada de alas con personal de dos de las mejores universidades de investigación militar chinas.

‘Ingenuidad y codicia’

Esta no es la primera vez que se plantean preocupaciones sobre las universidades británicas que podrían contribuir a los programas de armas chinos.

En febrero de 2021, Civitas, el Instituto para el Estudio de la Sociedad Civil, afirmó en un informe que se estaba pasando por alto la “presencia generalizada de conglomerados y universidades chinas vinculadas al ejército en el patrocinio a centros de investigación de alta tecnología en muchas de las principales universidades del Reino Unido”.

Según el informe, las principales universidades británicas podrían estar ayudando involuntariamente a las fuerzas militares chinas en su desarrollo de armas de destrucción masiva al permitirles el acceso a la investigación de vanguardia.

Al comentar sobre el informe, el miembro del parlamento Tom Tugendhat, presidente del Comité Selecto de Asuntos Exteriores de la Cámara de los Comunes, dijo que algunas universidades británicas han sido “motivadas por una mezcla de ingenuidad y codicia”.

“Al abrir las puertas de nuestras universidades a China, estamos regateando nuestra ventaja competitiva y, por un precio, entregando los secretos que ayudarán a un país a menudo hostil a convertirse en la mayor potencia militar del siglo XXI”, escribió en un comentario.

Advertencias reiterativas

En los últimos años, los funcionarios de seguridad británicos han dado la voz de alarma en repetidas ocasiones sobre la amenaza que representa el régimen chino.

El teniente general Jim Hockenhull, jefe de la inteligencia de defensa británica, les dijo a los medios de comunicación británicos en septiembre de 2020 que el régimen chino “representa la mayor amenaza para el orden mundial“.

Ken McCallum, jefe de la agencia de inteligencia MI5, dijo en octubre de 2020 que, aunque Rusia actualmente representa la mayor amenaza estatal para Gran Bretaña, China se volverá más peligrosa en el futuro.

Jeremy Fleming, director de la agencia de inteligencia GCHQ de Gran Bretaña, dijo en abril de 2021 que el crecimiento tecnológico de China representa una seria amenaza para la seguridad del Reino Unido y Occidente en general.

Richard Moore, jefe de la agencia de inteligencia MI6, dijo en noviembre de 2021 que el régimen chino plantea un “serio desafío” para la paz mundial y se ha convertido en la “mayor prioridad” para su organización.

El Times de Londres citó a un portavoz del gobierno del Reino Unido diciendo que la colaboración internacional en investigación era “central para nuestra posición como superpotencia científica”.

Pero agregó: “No aceptaremos colaboraciones que comprometan nuestra seguridad nacional y el gobierno sigue apoyando al sector para identificar y mitigar los riesgos de injerencia”.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.