Unos 3000 hondureños cruzaron la frontera de Guatemala para llegar a Estados Unidos

Por La Gran Época
16 de Octubre de 2018 Actualizado: 17 de Octubre de 2018

Cerca de 3000 migrantes hondureños cruzaron la frontera de Guatemala en Esquipulas en los últimos dos días, en una Marcha de Migrantes que partió en San Pedro Sula con destino México y luego Estados Unidos.

De acuerdo a un reporte de Reuters y los fotógrafos de Getty Images, el número de migrantes que cruzó la frontera fue de 1500 personas, sin embargo los organizadores de la caravana dijeron a la agencia de noticias que la cifra se duplicó horas más tarde.

Bartolo Fuentes, exdiputado de Libertad y Refundación (Libre) y miembro activo de dicho partido político de Honduras, reconoció en su cuenta de Facebook que fueron miembros de dicho partido quienes organizaron La Marcha de Migrantes, indicó La Tribuna.

Caravana de Migrantes de cerca 1500 hondureños en la frontera de Guatemala el 15 de octubre de 2018, antes que la cifra supuestamente se duplique. (John Moore/Getty Images)

Las imágenes de Getty Images muestran que las filas de la policía guatemalteca con uniformes negros, armados con cascos y escudos, inicialmente impidieron que los migrantes llegaran a un puesto de aduanas.

ESQUIPULAS, GUATEMALA – 15 DE OCTUBRE: La policía guatemalteca bloquea temporalmente una caravana de más de 1500 migrantes hondureños que se desplazan hacia el norte el 15 de octubre de 2018 en Esquipulas. La caravana, la segunda de 2018, comenzó el viernes en San Pedro Sula, Honduras, con planes de marchar hacia el norte a través de Guatemala y México en ruta hacia Estados Unidos. (John Moore / Getty Images)

Sin embargo el grupo finalmente pudo cruzar, dijo Bartolo Fuentes a Reuters, añadiendo que la idea era llegar a Tapachula, al sur de México, para solicitar visas humanitarias para cruzar el país o pedir asilo.

ESQUIPULAS, GUATEMALA – 15 DE OCTUBRE: La policía guatemalteca bloquea temporalmente una caravana de más de 1500 migrantes hondureños que se desplazan hacia el norte el 15 de octubre de 2018 en Esquipulas. La caravana, la segunda de 2018, comenzó el viernes en San Pedro Sula, Honduras, con planes de marchar hacia el norte a través de Guatemala y México en ruta hacia Estados Unidos. (John Moore / Getty Images)

Un oficial de policía guatemalteco en el lugar dijo a la prensa que todos los centroamericanos podrían pasar libremente por la región pasando por el control de la migración, reportó Reuters.

Preocupación de Estados Unidos

Estados Unidos manifestó su preocupación en un comunicado de la Embajada de EE. UU. en Honduras el 14 de octubre, en el que señaló las “falsas promesas de ingresar a los Estados Unidos hechas por aquellos que buscan explotar a sus compatriotas”.

“No arriesguen a sus familias tomando el peligroso viaje hacia el norte para intentar ingresar a los Estados Unidos ilegalmente […] Si no pueden venir a los Estados Unidos legalmente, no deben hacerlo”, dijo a su vez el vicepresidente de Estados Unidos Mike Pence en un mensaje para los hondureños a través del comunicado.

“Decimos esto con compasión, como vecinos y amigos que trabajan lado a lado con el Gobierno de Honduras, la sociedad civil y el sector privado para continuar avanzando en mejorar la seguridad y la prosperidad en este país. La situación en Honduras ha mejorado notablemente, y esta tendencia solo continuará si sus ciudadanos permanecen e invierten su extraordinario potencial aquí”, concluyó el Vicepresidente.

Mike Pence, el 11 de octubre de 2018. (Justin Sullivan/Getty Images)

Pence se había reunido días atrás con los líderes de los países del Triángulo Norte (Honduras, Guatemala y El Salvador) y de México, este lunes, y conversó sobre la actual crisis de inmigración.

Tan solo en el último año, más de 225.000 guatemaltecos, hondureños y salvadoreños se han ido de sus casas y han recorrido el trayecto —a menudo riesgoso— para intentar cruzar ilegalmente la frontera sur de Estados Unidos”, dijo en su discurso el 11 de octubre durante una Conferencia sobre Prosperidad y Seguridad en América Central.

“Y estas cifras están en aumento” , alertó.

Según estudios presentados por el Vicepresidente, “la gente que deja sus viviendas en la región, perjudica las economías locales”.

“Un estudio del Banco Mundial de 2018 encontró que la salida de la población de los países del Triángulo Norte, resulta en la pérdida de ganancias laborales locales por valor de un 3,2 por ciento en Guatemala, de un 3,5 por ciento en Honduras y de un 5,5 por ciento en El Salvador”.

En los tres años pasados, agregó, Estados Unidos aportó USD 2.600 millones en ayuda exterior a América Central para colaborar a resolver la crisis. “El dinero es utilizado para mejorar las entidades encargadas de aplicar la ley y proporcionar entrenamiento laboral para que la gente se sienta segura en sus comunidades al trabajar e impulsar el crecimiento económico”.

Por su lado, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, escribió en su Twitter hoy por la mañana: “Estados Unidos ha informado firmemente al Presidente de Honduras que si la gran Caravana de personas que se dirigen a los Estados Unidos no se detiene y regresa a Honduras, no se dará más dinero ni ayuda a Honduras, ¡con efecto inmediato!”

Viaje preocupante

Según Médicos Sin Fronteras (MSF), dos tercios de los migrantes que viajan por México, provenientes de países de la zona, declaran haber sufrido violencia durante su viaje, incluidos secuestros, robos, extorsiones, torturas y violaciones. La organización ha estado brindando atención médica y de salud mental a migrantes y refugiados en México desde 2012.

“La gente en esos países ya no es capaz de mantener una calidad de vida decente y se ven obligados a huir. Se van porque no tienen elección”, declaró Rachel Kiddell-Monroe, miembro de la junta internacional de MSF, en un video publicado el 19 de julio. “No tenemos idea del número de personas que están desapareciendo [en el viaje hacia el norte].”

Casi una de cada tres mujeres encuestadas por MSF dijo que había sufrido abusos sexuales durante su viaje, incluyendo un 60% de violaciones.

Kevin McAleenan, comisionado de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP), en un evento celebrado en Washington el 27 de julio, dijo a su vez que la inteligencia y las entrevistas de Protección de Aduanas y Frontera tienen cifras aún más altas que las dadas por MSF.

El comisionado explicó que existe una industria multimillonaria del contrabando de personas y drogas por parte de organizaciones criminales cerca de la frontera suroeste. “Este proceso de los contrabandistas que controlan el acceso, es realmente un fenómeno de solo los últimos cinco a diez años”, dijo. “Antes, si querías migrar a Estados Unidos, podías trazar tu propio camino, conseguir transporte hasta la frontera mexicana, ver dónde se reunían otras personas e intentar cruzar junto con un grupo”.

Ahora, dijo, es imposible cruzar sin pagar a un contrabandista, por lo general alrededor de USD 500 solo para cruzar la frontera en sí. “Por eso la violencia es tan intensa en Tamaulipas. Están luchando por cada centímetro de acceso a ese río”, dijo.

***

A continuación

Memorias de un esclavo del comunismo

Una historia de tragedia, fe y resistencia frente al totalitarismo brutal. Memorias de un esclavo del comunismo es el viaje de un hombre que busca revelar lo que cree que lo ha mantenido a él y a su pueblo como rehenes durante demasiado tiempo.

TE RECOMENDAMOS