Unos 50 heridos se debaten entre la vida y la muerte tras explosión en México

Por La Gran Época
21 de Enero de 2019 Actualizado: 21 de Enero de 2019

Un total de 51 personas siguen hospitalizadas en México, algunas de ellas en estado muy crítico, tras la explosión en una toma clandestina de gasolina, una tragedia que ya suma 89 muertos.

“Es muy doloroso todo esto. No podemos decir otra cosa. Estamos tratando de salvar vidas y esto es lo más importante”, remarcó hoy el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, en su rueda de prensa matutina.

El pasado viernes en la tarde, un grupo de pobladores del municipio de Tlahuelilpan, en el céntrico estado de Hidalgo, estaban sustrayendo de un ducto de hidrocarburo, de una forma muy rudimentaria, la gasolina.

Tras unas dos horas, ante la presencia del Ejército, y de la tunda de centenares de personas que se acercaron a recoger gasolina, se registró una fuerte explosión.

Una persona herida es trasladada a un helicóptero cerca del peaje de Tepotzotlán, después de que un gasoducto con fuga provocara un incendio en Tlahuelilpan, estado de Hidalgo, el 18 de enero de 2019. (Foto de ALFREDO ESTRELLA/AFP/Getty Images)

Desde entonces, la cifra de muertos no dejó de crecer. Entre cadáveres encontrados en la zona cero -algunos de ellos calcinados hasta los huesos- a estos fallecidos se les sumó, a cuentagotas, quienes perdieron la vida en los centros médicos.

“De ayer a hoy desafortunadamente hemos tenido cuatro fallecimientos más, que sumados a los 85 que se anunciaron, hoy son 89 fallecidos a las 05.00 de la mañana (11.00 GMT)”, dijo el secretario federal de Salud, Jorge Alcocer.

Por la gravedad de las lesiones, se espera que la cifra de muertos siga aumentando en las próximas horas aunque las autoridades sanitarias están haciendo todo lo posible por salvar vidas, e incluso algunos pacientes fueron trasladados a un hospital especializado en Galveston, Texas.

“Tenemos que dar la mayor atención. (…) Tienen muchas posibilidades de salvar su vida, que es nuestra primera y única encomienda”, apuntó hoy, con velado optimismo, Alcocer.

Mientras los pacientes luchan por seguir en vida, en Tlahuelilpan -un pueblo rural de unos 18.000 habitantes- ya comenzaron los entierros de algunos de los fallecidos entre escenas de crudo dolor.

Muchos otros familiares siguen todavía pendientes de las pruebas de ADN que deben permitirles identificar los restos humanos encontrados, lo que es imprescindible para poder celebrar el funeral y cerrar, en la medida de lo posible, este trágico suceso.

El nuevo fiscal general, Alejandro Gertz, aseguró hoy que, con total independencia, se está integrando ya una nutrida carpeta de investigación sobre el caso.

Además, se citará a declarar a todas las autoridades que intervinieron en la zona antes y después de la tragedia, a fin de elaborar una cronología del suceso que permita esclarecer las causas del mismo, una de las peores catástrofes por explosión que recuerda México.

En días anteriores, resaltó que cabía la posibilidad de que la acumulación de gases de alto octanaje y una chispa por fricción de ropa sintética ocasionaran esta tragedia, dijo EFE.

Fotografía tomada con un dron que muestra el lugar donde se localizaba la toma clandestina de hidrocarburos que explotó el viernes, en Tlahuelilpan, estado de Hidalgo (México). EFE/MLA

Hoy, no obstante, reiteró que no hay nada en claro: “No vamos a adelantar hipótesis hasta que no tengamos la manera de poderla ratificar. Y vamos a analizar con toda precisión” el suceso.

En tanto, la conferencia matutina del mandatario de México se centró, una día más, en el combate al robo de combustible de los ductos de Petróleos Mexicanos (Pemex).

De acuerdo con cifras oficiales, en 2018 se detectaron 12.581 tomas clandestinas. Hidalgo fue el estado con más reportes, con 1.726, de acuerdo con EFE.

Aunque se amplió el transporte mediante pipas (camiones cisterna), se produjo una situación de desabastecimiento en al menos 10 estados del país, entre estos la capital.

El despliegue de miles de efectivos en los oleoductos no pudo evitar tragedias como la del viernes, que ejemplifica un modelo de sustracción de combustible muy rudimentario, ejecutado en gran medida por pobladores de zonas muy rezagadas.

Familiares leen los informes de expertos forenses cerca de una toma clandestina de gasolina de Petróleos Mexicanos (Pemex) que explotó este sábado, en Tlahuililpan, Hidalgo (México). EFE

*******************************************************

A continuación

El lupus la tenía al borde del suicidio, pero tres palabras cambiaron su vida para siempre

TE RECOMENDAMOS