Vacunación forzada contra COVID-19 se extiende en China, según fuentes

Por Frank Yue
03 de Abril de 2021
Actualizado: 03 de Abril de 2021

Cada vez hay más pruebas que demuestran que el Partido Comunista Chino (PCCh) ha estado imponiendo la vacunación al público, a pesar de las preocupaciones sobre la eficacia y las implicaciones para la salud.

Una internauta llamada Duan Da Dan posteó en chino en la red social Weibo el 31 de marzo: “Me molesta mucho que mi jefe me obligue a vacunarme aunque esté planeando quedarme embarazada. Nunca tienen en cuenta el posible efecto en el feto”.

Otra internauta afirmó en un posteo de Weibo en chino el 30 de marzo que había contraído urticaria en dos ocasiones, lo que significa que sufre de alergias. Sin embargo, estaba molesta porque su jefe la presionaba todos los días para que se vacunara.

Sin certificado de vacunación, no hay entrada

El Epoch Times se enteró de que las autoridades de un mercado local de la provincia de Hainan, en el sur de China, establecieron la norma de que nadie puede entrar en el mercado sin un certificado de vacunación.

Un vendedor de verduras de apellido Liu en el mercado de Honggang de la ciudad de Sanya, provincia de Hainan, dijo a The Epoch Times que nadie podía entrar en el mercado si no había recibido la vacuna.

“No recibimos el aviso hasta el 23 de marzo. Pero tenemos que vacunarnos el 24 de marzo”, dijo Liu. Añadió que la reducción del tráfico de clientes había provocado un descenso de un tercio en las ventas.

“Es así en toda la ciudad de Sanya. Es obligatorio”, continuó Liu. “Nadie la quiere (…) nadie puede saber qué impacto tendrá en nuestra salud”.

Un vendedor de mariscos de apellido Wan reportó que en la madrugada del 24 de marzo se presentaron más de 100 efectivos de la administración urbana y de las fuerzas policiales para vigilar el mercado. Examinaron el código sanitario de todos los visitantes antes de dejarlos entrar.

La vacunación: Una tarea política fundamental

La evidencia muestra que vacunarse es más que un asunto personal; se considera una importante tarea política que debe realizarse en todas las empresas, escuelas y centros comunitarios de China.

Recientemente, el Grupo Sokon, una gran empresa privada de la ciudad de Chongqing, en el suroeste de China, exigió a sus empleados que se vacunaran como una tarea política crítica, según un aviso interno que The Epoch Times obtuvo de la empresa.

El documento, fechado el 25 de marzo, exigía a todas las unidades dependientes del grupo que “tomaran la vacunación como una tarea política crítica” y cumplieran con su responsabilidad para garantizar que “se aplicara en principio a todos los empleados de entre 18 y 59 años, excepto a las mujeres embarazadas o en periodo de lactancia (…) y la vacunación debería completarse en los hospitales locales de la ciudad antes del 30 de abril de 2021”.

Documento interno del Grupo Sokon de China que muestra la vacunación obligatoria dentro de la empresa, excepto para las mujeres embarazadas o en periodo de lactancia u otras personas no aptas en marzo de 2021. (The Epoch Times)

“A cualquier unidad o individuo que no responda a la vacunación correctamente o cometa un error se le hará rendir cuentas”, decía el aviso.

Aunque es una empresa privada, Sokon tiene vínculos con el PCCh. El presidente de la empresa, Zhang Xinghai, es diputado de la Asamblea Popular Nacional del PCCh, según su página web.

También hay filiales del PCCh en la empresa, cuyo sitio en chino dice: “El comité del PCCh de la empresa siempre se adhiere a la dirección del partido, manteniendo un alto grado de coherencia con el Comité Central del PCCh en términos de ideología y acción”.

Del mismo modo, la vacunación también ocupa un lugar destacado en muchas otras partes de China.

Una imagen en internet con fecha del 25 de marzo muestra un aviso emitido por la aldea de Kuliushu del distrito de Shunyi, en el que se declara que a los residentes que no se vacunen antes del 6 de abril se les prohibirá la entrada a la comunidad.

Un hombre de apellido Li del pueblo de Simajia, en la ciudad de Jiamusi, provincia de Heilongjiang, dijo a The Epoch Times que las autoridades locales emitieron un aviso a los residentes a través de WeChat en el que se decía que la vacunación era obligatoria el 29 de marzo. Para subrayar su importancia, el aviso se volvió a emitir en la mañana del 30 de marzo. También se emitió por altavoces en las aldeas individuales ya establecidas para las vacunas.

El aviso destacaba la “vacunación incondicional”, a menos que las personas mostraran un historial médico reciente que indicara que no eran aptas para la vacunación.

“Aquellos que se nieguen a la vacunación tendrán que correr con todos los gastos cuando contraigan el COVID-19 y serán considerados legalmente responsables de la propagación del virus a otros”, amenazaba el aviso.

En algunas partes de Beijing, los centros comunitarios prometieron beneficios para fomentar la vacunación, incluyendo entradas para visitar el Templo Lama de Beijing, vacaciones adicionales y otros incentivos. En algunos casos, los ancianos podían recibir una o dos cajas de huevos frescos si aceptaban recibir la vacuna.

Personal reticente en las empresas estatales

Asimismo, los empleados de las empresas estatales de Beijing también se sienten presionados, según las noticias chinas.

Epoch Times Photo
Una foto de la red social Weibo, que muestra que los centros comunitarios del PCCh en Beijing han lanzado una campaña para fomentar la vacunación ofreciendo beneficios, el 29 de marzo de 2021. (Captura de pantalla/Weibo)

Una empleada de apellido Hu dijo que su jefe había publicado un aviso en el que se pedía a todos los empleados que se vacunaran lo antes posible, según un reporte en chino de VOA del 15 de marzo.

Reveló que la empresa de gestión de servicios de su edificio de oficinas había emitido una tasa de vacunación de más del 90 por ciento de los inquilinos que debía cumplirse, y que todas las unidades debían recopilar los datos pertinentes. Aunque odiaba la aplicación de la vacunación forzada, Hu temía enfrentarse a una investigación o a un castigo si no la cumplía.

Otra empleada de apellido Ho, también de una empresa estatal de Beijing, corroboró la declaración de Hu, añadiendo que todas las empresas estatales locales seguían políticas similares en relación con el COVID-19. Dijo a VOA que había decidido no tomar la vacuna porque se estaba preparando para tener un hijo y estaba preocupada por su impacto en el feto.

La preocupación por la seguridad hace que el cumplimiento sea menor del esperado

El público chino tiene dudas sobre la vacuna debido a la preocupación por su eficacia.

A mediados de febrero, una encuesta realizada a 756 trabajadores médicos de la provincia de Zhejiang, en el sur de China, demostró que solo el 28% de los encuestados quería vacunarse después de que las vacunas estuvieran disponibles, según el Chinese Journal of Vaccines and Immunization.

Los datos sugieren que las autoridades chinas están preocupadas por la actual velocidad de administración de las vacunas, que ha sido más lenta de lo esperado, aunque se han administrado más de 100 millones de vacunas, según los medios de comunicación estatales de China.

Un usuario de Internet apodado TuCaoFakeNews tuiteó un fuerte escepticismo en un posteo del 31 de marzo, con una imagen de un consentimiento informado local para vacunas inactivadas contra COVID-19. Cuando se refería a los datos del ensayo clínico de la vacuna, decía en chino: “No hay datos de observación en humanos disponibles; y no podemos descartar la posibilidad de que aumente la condición de quien se vacuna cuando contrae el COVID-19 después de recibir las inyecciones”.

Un estudio sugirió que la tasa de eficacia de la vacuna de Sinopharm en China era solo del 11.5% al 33%, según un informe del 10 de marzo en Speevr, una plataforma de tecnología financiera con sede en California.

En Hong Kong, 11 residentes murieron tras recibir inyecciones de CoronaVac, una vacuna desarrollada por el fabricante chino de medicamentos Sinovac. Las causas de las muertes se están investigando, según los medios de comunicación de Hong Kong.

Además, los resultados de un ensayo de etapa tardía en Brasil muestran que CoronaVac solo es eficaz en un 50.4%.

Abogado activista: El PCCh trata a los ciudadanos como conejillos de indias

Un abogado activista de apellido Wu declaró al diario chino Epoch Times que los funcionarios públicos de China también están siendo obligados a recibir vacunas, aunque se dice que están por delante en la lista de espera.

Subrayó que las vacunas fabricadas en China no son fiables y que es imposible que el país desarrolle vacunas seguras en un periodo de tiempo corto, dado el historial de accidentes con vacunas anteriores que han provocado la muerte de niños y casos de discapacidad en adultos.

Wu señaló que es impactante que las autoridades chinas promuevan las vacunas fabricadas en China a más de mil millones de ciudadanos mientras saben que son de mala calidad.

“Realmente están dando por sentada la vida de los ciudadanos”, agregó.

Con información de Gu Xiaohua, Hong, Ning y Zhang Yujie.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS