Se negó a abortar a dos de sus cuatrillizos y su instinto materno le dio la razón

Por La Gran Época
09 de Agosto de 2019 Actualizado: 11 de Septiembre de 2019

Para Samantha Weng tener un bebé era como el comienzo de la vida misma. Por eso se puso muy feliz cuando descubrió que estaba embarazada al mes de haberse casado. La gran noticia le trajo una nueva sensación de asombro y esperanza, y un mundo de posibilidades… hasta que su médico le dijo que tenía que abortar a su primer hijo.

Fue durante su chequeo de la séptima semana cuando Samantha, originaria de Taiwán pero que ahora vive en los Estados Unidos, se enteró de que podría tener un embarazo ectópico, donde el embrión crece fuera del útero.

Los médicos no pudieron localizar a su bebé en la ecografía, y sospecharon que el feto de Samantha había comenzado a desarrollarse fuera del útero, contó Newsner. 

Esta posibilidad crítica dejó a los doctores sin otra opción que el aborto.

Pero Samantha no tenía el corazón para hacerlo. Decidió esperar unas semanas más.

Y cuando ella fue a su siguiente revisión, el médico le dio la noticia de que su vida cambiaría para siempre: ¡estaba esperando gemelos!.

Al igual que otros futuros padres, Samantha y su esposo estaban encantados y, a la vez, asustados.

Solo para estar seguros fueron a otro examen prenatal con un médico distinto, pero poco sabían que otra sorpresa estaba esperando ser revelada.

Después de una serie de pruebas, se confirmó que Samantha realmente estaba esperando… ¡trillizos!

En una entrevista, Samantha dijo que se sentía feliz pero asustada cuando descubrió que iba a tener tres bebés.

Por supuesto, también estaba nerviosa por el hecho que su embarazo era de alto riesgo. Más tarde fue trasladada al Hospital Infantil Lucile Packard para asegurarse de que sería atendida apropiadamente.

Allí, su médico le aconsejó que le hicieran otra exploración para garantizar su seguridad tanto como fuera posible. Samantha estuvo de acuerdo, sin saber que este examen sería el mayor giro de su vida.

El médico entonces encontró… ¡un cuarto bebé en su vientre!

Desafortunadamente, a Samantha le aconsejaron tener una reducción del embarazo multifetal para proteger su vida.

Los médicos le explicaron que debían eliminar la placenta que sostenía a dos bebés, permitiendo que los otros dos con placentas individuales continuaran creciendo en su vientre.

Sus padres estaban de acuerdo que lo hiciera. Le dijeron que dar a luz a cuatrillizos iba a ser arriesgado.

“Todavía eres tan joven y tienes más posibilidades, ¿por qué arriesgarías tu vida?”, preguntó la madre de Samantha.

Pero Samantha no quería renunciar a ninguno de sus hijos. “No importa qué bebé sea, no es justo para él o ella. Creo que debo darle a cada vida una oportunidad”, dijo la joven embarazada.

Con la esperanza de superar este obstáculo, Samantha dejó que los cuatro fetos se desarrollaran sin interrupción. Estuvo hospitalizada durante un mes y tuvo que soportar una serie de tratamientos para ayudar a su embarazo.

El 21 de octubre de 2010, Samantha dio a luz a los cuatrillizos. Los niños, llamados Audrey, Emma, ​​Natalie e Isabelle, nacieron prematuramente a las 26 semanas a través de cesárea.

Tuvieron que pasar varias semanas en la unidad de cuidados intensivos neonatales (NICU) antes de que Samantha pudiera llevarlos consigo a casa.

 

Uno puede pensar que estas son fases normales por las que todos los padres pasan al tener a sus bebés. Pero en este caso, se acumulaban los obstáculos. Las niñas nacieron pequeñas para su edad y esto dio lugar a lo que se conoce como “apnea del sueño”. Las pequeñas tenían problemas para dormir, comer, respirar y oír. Todo ello porque los bebés habían nacido prematuros, escribió Newsner.

A menudo leemos o escuchamos historias de grandes madres. Pero el viaje de Samantha ofrece una perspectiva única, que ilustra cómo una madre piensa con su corazón, y no puede ser influenciada por cualquier argumento o persona, ya sea un médico o su propia madre.

En el fondo, una madre sabe lo que es correcto para sus hijos.

Las pequeñas han crecido y sus problemas de salud han sido tratados. Ahora la madre comparte su experiencia a través de Facebook, y así motiva y da aliento a padres que tienen muchos integrantes en su familia, publicó Familias.com.

Ve esta valerosa historia en este video:

El sueño de esta niña se hace realidad en su cumpleaños

TE RECOMENDAMOS