Varias ONG presentan declaración para prevenir la sustracción forzada de órganos

Por Frank Fang
27 de Septiembre de 2021
Actualizado: 27 de Septiembre de 2021

El grupo de defensa de los derechos humanos con sede en Estados Unidos, Médicos contra la Sustracción Forzada de Órganos (DAFOH), junto a otras cuatro ONG pidieron a los gobiernos y al público en general que apoyen una nueva iniciativa para terminar con la práctica autorizada por el estado chino de sustracción forzada de órganos.

Las organizaciones emitieron una declaración conjunta (pdf) titulada “Declaración Universal para Combatir y Prevenir la Sustracción Forzada de Órganos” el 26 de septiembre, al término de una Cumbre Mundial de dos semanas de duración, que atrajo a expertos, políticos y testigos de 19 países para debatir en línea sobre esta práctica abusiva.

En un vídeo que acompaña a la declaración se pide a la población que añada su firma al documento para “detener la atrocidad más diabólica de este siglo”, ya que el régimen chino “ha convertido a los médicos en verdugos” para matar a personas inocentes por sus órganos.

“En la [declaración] se pide a todos los gobiernos que combatan e impidan la sustracción forzada de órganos previendo una penalización de determinados actos, y que faciliten tanto a nivel nacional como internacional, la persecución penal de la sustracción forzada de órganos”, dijo Arthur Caplan, profesor de bioética de la Universidad de Nueva York (NYU), durante una sesión online de la cumbre celebrada este domingo.

De acuerdo a Caplan, estos actos incluyen la coacción a las personas para que donen sus órganos, así como la sustracción de órganos de donantes vivos o fallecidos sin el debido consentimiento.

Caplan es también director de la División de Ética Médica de la Escuela de Medicina Grossman de la Universidad de Nueva York.

El especialista afirmó que los gobiernos deberían adoptar una legislación que penalice estos actos tal y como lo sugiere la declaración.

“Es hora de garantizar que se ponga fin a la sustracción forzada de órganos, que no se base en consentimientos falsos o se ponga fin a las coacciones para obtener el consentimiento”, añadió Caplan.

“Hay que identificar, pedir cuentas, responsabilizar e incluso boicotear a las naciones que realizan estas prácticas, hasta que los trasplantes funcionen bajo un marco moral de libre elección y respeto”, dijo a continuación. “Creo que esta declaración lo consigue”.

El Partido Comunista Chino (PCCh) convierte a China en uno de los principales destinos para los procedimientos de trasplante de órganos, ya que los hospitales chinos suelen encontrar pacientes con un órgano compatible en un tiempo extraordinariamente corto. El régimen rechazó las acusaciones de su participación en la sustracción de órganos a las que calificó como “rumores” y dijo que el país tiene un sistema nacional de donación para la obtención de órganos.

En 2006 surgieron las primeras acusaciones de sustracción forzada de órganos de practicantes de Falun Gong detenidos en China. Ellos se convirtieron en el blanco de la persecución comunista en 1999 y siguen siendo víctimas de la política opresiva de Beijing.

Un tribunal independiente con sede en Londres concluyó en un informe de 2019 que la sustracción forzada de órganos sancionada por el Estado tiene lugar en China hace  años “a una escala significativa”. Además, afirmó que estaba “seguro” de que los órganos procedían de practicantes de Falun Gong encarcelados y que eran “probablemente la fuente principal”.

“[El] actual sistema voluntario de China para obtener órganos parece estar funcionando junto a un continuo uso de donantes no voluntarios. Lo más plausible es que se trate de presos y personas que, de este modo, se clasifican erróneamente como presos y como donantes voluntarios para mantener el ritmo al que China realiza los trasplantes”, afirmó Caplan.

El régimen chino tilda a los uigures de “extremistas” para justificar su política de encerrarlos en campos de reclusión en la región de Xinjiang, en el extremo occidental de China. Del mismo modo, Beijing ha creado propaganda sobre los practicantes de Falun Gong, también conocido como Falun Dafa, con el objetivo de incitar al odio público contra el grupo y hacer que los ciudadanos apoyen su campaña de persecución.

Durante la sesión online del domingo, David Curtis, profesor honorario de genética de la Universidad de Londres, también pidió alguna forma de boicot contra China.

“Es hora de que en Occidente pensemos en boicots profesionales más formales, especialmente entre médicos y científicos, sobre la base de que las profesiones médicas y científicas en China están implicadas a nivel institucional en estas prácticas”, dijo Curtis.

Otra oradora, Elisabetta Zamparutti, abogada y exdiputada del Parlamento italiano, pidió que las Naciones Unidas, la Organización Mundial de la Salud, el Consejo de Europa y el Parlamento Europeo se pronuncien contra la cooperación en materia de salud con China.

El Dr. Torsten Trey, director ejecutivo de DAFOH, dijo que la declaración “aborda la abominable práctica de la sustracción forzada de órganos”.

“Nosotros pedimos su apoyo uniéndose a nuestros esfuerzos para poner fin a este desvío de la ética médica”, dijo Trey.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS