Varios países europeos relajan restricciones sobre COVID-19 a pesar de altos niveles de omicrón

Por Katabella Roberts
28 de Enero de 2022 12:47 PM Actualizado: 28 de Enero de 2022 12:47 PM

Varios países de toda Europa han comenzado a relajar las normas y restricciones de COVID-19 en un esfuerzo por mantener la economía a flote, a pesar de los niveles cada vez más altos de casos, impulsados por la variante omicrón.

El jueves, Inglaterra levantó múltiples restricciones, entre ellas las mascarillas obligatorias en lugares cerrados y los pasaportes de vacunación que antes se exigían para entrar en clubes nocturnos y grandes eventos, aunque las organizaciones pueden seguir optando por utilizar el pase COVID del NHS si así lo desean.

Además, ya no se aconseja trabajar desde casa en el país y, a partir del 31 de enero, también se eliminará el límite del número de visitantes permitidos en las residencias.

Estas medidas del “Plan B” se pusieron en marcha en diciembre tras la detección de casos de omicrón en el país.

Mientras tanto, los visitantes que lleguen al país por avión y estén vacunados ya no tendrán que someterse a pruebas ni al aislamiento, mientras que los que no estén vacunados solo tendrán que someterse a las pruebas previas y posteriores a la salida, pero tampoco estarán obligados a aislarse a menos que den positivo en las pruebas del virus.

En el resto de los Países Bajos, que han estado bajo un duro cierre desde mediados de diciembre, el gobierno holandés también ha anunciado que comenzará a levantar las restricciones para permitir que la industria de la hostelería vuelva a dar la bienvenida a los clientes.

“A partir del 26 de enero, la mayoría de los locales de nuestro país pueden volver a abrir, bajo ciertas condiciones”, dijeron las autoridades en la guía que explica la flexibilización de las reacciones. “Esto significa que los restaurantes y bares, cines, teatros, locales de música, museos, zoológicos y parques de atracciones pueden volver a abrir”.

A partir del miércoles, la hostelería holandesa podrá volver a acoger a los clientes, aunque solo con un aforo reducido y con normas de distanciamiento social y entre las 5 y las 22 horas.

Los clientes seguirán teniendo que presentar el pasaporte con la vacuna COVID-19 para entrar en los locales y las mascarillas siguen siendo obligatorias para todos los mayores de 13 años en el transporte público y en los espacios públicos cerrados como tiendas, museos y cines.

Asimismo, se sigue recomendando a los ciudadanos que trabajen desde casa y no se permite la entrada de más de 4 visitantes mayores de 13 años en sus hogares cada día.

Por su parte, el gobierno danés anunció el miércoles que “ha decidido que COVID-19 dejará de ser catalogada como enfermedad socialmente crítica a partir del 31 de enero de 2022” y que levantará prácticamente todas las restricciones que había puesto en marcha para evitar la propagación de la enfermedad, a excepción de las pruebas a la llegada del extranjero.

Clientes beben y comen en una terraza en Tilburg, Holanda, el 26 de enero de 2022. (Rob Engelaar/ANP/AFP vía Getty Images)
Alumnos de 8º curso llevan mascarillas o cubiertas mientras participan en una clase de inglés en la Academia Park Lane en Halifax, noroeste de Inglaterra, el 4 de enero de 2022. (Oli Scarff/AFP vía Getty Images)

Bélgica anunció la semana pasada una ligera flexibilización de sus restricciones a partir del 28 de enero, a pesar de los récords de infecciones, mientras que el primer ministro francés, Jean Castex, y el ministro de Sanidad, Olivier Véran, han establecido un calendario para el levantamiento gradual de las restricciones dentro del país en las próximas semanas.

El presidente del Gobierno de España, Pedro Sánchez, también declaró a la prensa el 10 de enero que quiere que la Unión Europea considere la posibilidad de abordar COVID-19 de la misma manera que aborda la gripe.

El movimiento de la cadena de países europeos se produce después de que la Organización Mundial de la Salud sugiriera el lunes que Europa experimentará un periodo “tranquilo” de COVID-19 antes de que el virus regrese hacia finales de año, pero esta vez sin una pandemia en toda regla.

El Director Regional de la OMS para Europa, Hans Kluge, declaró a la Agence France-Presse que la variante omicrón del virus del PCCh (Partido Comunista Chino), altamente infecciosa y causante de COVID-19, podría infectar al 60 por ciento de los europeos en marzo, antes de remitir durante algún tiempo debido a la inmunidad mundial.

Pero una vez que el número de casos en Europa disminuya, Kluge dijo que espera que “habrá durante bastantes semanas y meses una inmunidad global, ya sea gracias a la vacuna o porque la gente tiene inmunidad debido a la infección, y también a la disminución de la estacionalidad”.

“Así que prevemos que habrá un periodo de calma antes de que COVID-19 pueda volver hacia finales de año, pero no necesariamente que vuelva la pandemia”, dijo.

Sin embargo, el Centro Europeo para la Prevención y el Control de las Enfermedades (ECDC) advirtió a principios de este mes que Europa debía prepararse para la aparición de más casos en las próximas semanas, impulsados por la variante omicrón, lo que, según dijo, podría suponer una mayor presión sobre la actual escasez de trabajadores esenciales, como los empleados de la sanidad, y crear posibles dificultades con las capacidades de análisis y rastreo de contactos en muchos Estados miembros de la UE.

La agencia sanitaria de la UE afirma que el nivel general de riesgo para la salud pública es “muy alto”, ya que los casos de omicrón siguen extendiéndose por toda Europa.

Hasta ahora se han notificado al menos 120,294,000 infecciones y 1,954,000 muertes causadas por COVID-19 en Europa, según un rastreador de COVID-19 de Reuters.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.