Vaticano anuncia cargos penales por corrupción financiera y lavado de dinero. Martes inicia el juicio

Por Bree Dail
26 de Julio de 2021
Actualizado: 26 de Julio de 2021

CIUDAD DEL VATICANO —La Santa Sede anunció la presentación de cargos penales contra diez personas —tanto clérigos como laicos— en un intento de castigar la corrupción financiera generalizada.

Entre los diez nombrados en el comunicado de prensa del 3 de julio se encuentra el cardenal Giovanni Angelo Becciu, que en su momento fue el número dos de la Secretaría de Estado del Vaticano. Una reciente revelación de la prensa italiana podría implicar también al antiguo jefe de Becciu en la Secretaría, el cardenal Pietro Parolin.

En un reciente y amplio reportaje, el medio de comunicación estatal italiano RAI3 detalló las continuas acusaciones de corrupción y presunto espionaje y lavado de dinero iraní que estaban asolando el corazón mismo de la Iglesia Católica.

La supuesta implicación, supervisión y encubrimiento de Becciu estaba en el centro del informe de investigación, pero a través de sus abogados, el cardenal italiano afirmó que es inocente. En una declaración emitida a determinados periodistas el 3 de julio, Becciu declaró: “Soy víctima de una maquinación urdida contra mí, y hace tiempo que espero conocer los cargos, si los hay, contra mí, para poder demostrar rápidamente al mundo mi absoluta inocencia”.

Las acusaciones en el centro del informe de RAI3 provienen del Dr. Libero Milone, ex auditor general de la Administración del Patrimonio de la Sede Apostólica (APSA) —la oficina establecida por el Papa Pablo VI para supervisar las “provisiones que posee la Santa Sede para proveer los fondos necesarios para el funcionamiento de la Curia Romana”. Esto incluye el Banco del Vaticano.

En la entrevista, Milone alega que —además de los escándalos financieros ya denunciados— el Vaticano había invertido 20 millones de euros en dos empresas farmacéuticas suizas, Roche y Novartis. Estas empresas producen la píldora abortiva del día después, que contradice las enseñanzas de la Iglesia católica sobre el aborto.

El informe continúa aclarando que, después de que Milone descubriera estas inversiones, el Vaticano tomó medidas rápidas para corregirlas, pero pronto Milone iba a descubrir otro posible escándalo—inversiones de dinero de Irán en cuentas, rompiendo las sanciones internacionales.

Millone también señaló que los escándalos anteriores incluían el uso de los diezmos de Peter’s Pence (una gran parte recogida de los fieles de Estados Unidos destinada específicamente a los pobres) para financiar proyectos no católicos, como una película biográfica de Elton John y un plan inmobiliario fallido en Londres que está en el centro de las nuevas acusaciones penales. Ese acuerdo condujo a una posterior redada policial en las oficinas de la Secretaría de Estado del Vaticano y a la renuncia de Becciu.

Giovanni Angelo Becciu, recién elevado a cardenal, en el Palacio Apostólico de la Basílica de San Pedro en el Vaticano el 28 de junio de 2018. (Andreas Solaro/AFP vía Getty Images)

Lavado de dinero

Becciu fue noticia por primera vez, a finales de septiembre de 2020, cuando se conoció la noticia de que había sido obligado a renunciar debido, en parte, a las acusaciones de corrupción financiera. El Papa Francisco impuso una dura sanción, despojando al cardenal de todos los derechos que se conceden a los que llevan el “sombrero rojo”, pero Becciu no ha dejado de defender su inocencia.

The Epoch Times se puso en contacto con Becciu cuando se publicó el informe de RAI3, pidiéndole que diera su versión de las acusaciones. El cardenal italiano a través de su abogado, Fabio Viglione.

“Con referencia a los sucesos de la Embajada de Irán, la Secretaría de Estado, en el marco de la actividad institucional ordinaria, fue solicitada por el Director General del Instituto para las Obras de Religión (IOR) para que se pronunciara sobre las operaciones bancarias de la Sede, y en concreto sobre la posibilidad de ingresar dinero en efectivo en su cuenta abierta en el Instituto para las Obras de Religión debido al embargo internacional vigente contra Irán… en ejecución de la Convención de Viena sobre Relaciones Diplomáticas, que exige que se garantice el buen funcionamiento, incluso económico, de las representaciones diplomáticas”, escribió Vigilone.

“La Secretaría de Estado, tras examinar la solicitud… procedió a comunicar los resultados de la investigación a los (iraníes). Se puede entender que solo los pagos pudieron hacerse en efectivo, mientras que los egresos fueron ‘por transferencia bancaria'”.

“[Esta exposición basa] la especulación de una actividad de lavado de dinero [en] un extracto de una carta de la Secretaría de Estado… que se refiere a esta actividad de la oficina. Sin embargo, sorprende que falte la segunda mitad de la carta, que aclara y elimina cualquier sospecha: ‘En este sentido, usted querrá asegurarse de que todo se desarrolle de forma transparente y de acuerdo con las normas vigentes, valorando cuáles pueden ser las necesidades reales de la Embajada y teniendo en cuenta que no sería prudente que hubiera movimientos de dinero superiores a los necesarios para el buen funcionamiento de la misión diplomática en cuestión… Era solo una forma de utilizar la cuenta corriente diplomática para atender mejor las necesidades ordinarias del personal de la Embajada'”.

Acusaciones de vigilancia

Milone alega que, en el momento de su auditoría, empezó a sospechar que su trabajo y sus comunicaciones estaban siendo vigilados. La investigación le llevó a creer que Becciu estaba detrás de esta vigilancia.

The Epoch Times pidió a Becciu que comentara las afirmaciones de Milone sobre su participación personal en una operación de inteligencia humana, el cardenal respondió a través de su abogado con una acusación de que el propio Milone había participado en una vigilancia inapropiada.

Becciu afirma que se le indicó que despidiera a Milone, y las razones del despido se dieron a conocer públicamente en un comunicado del 24 de septiembre de 2017.

El comunicado dice: “Lamentablemente, resulta que la Oficina dirigida por el Dr. Milone, yendo más allá de su competencia, encargó ilegalmente a una empresa externa la realización de actividades de investigación sobre la vida privada de exponentes de la Santa Sede. Esto, además de constituir un delito, ha dañado irremediablemente la confianza depositada en el Dr. Milone, quien, ante sus responsabilidades, ha decidido libremente dimitir. Estas investigaciones se han llevado a cabo con todos los escrúpulos y con respeto a todas las personas”.

¿Censurado el Secretario de Estado?

Solo unos días antes de la censura pública de Becciu por parte del Papa Francisco, el Secretario de Estado —el cardenal Pietro Parolin— pareció recibir una censura aparte. El Papa Francisco retiró discretamente a Parolin de la supervisión del Banco del Vaticano—una medida que levantó sospechas desde dentro del Vaticano.

Más tarde, Parolin declaró a los medios de comunicación italianos que su destitución inmediata y no anunciada era “una rotación normal… Por lo que sé, no está ciertamente vinculada a todos los acontecimientos financieros en el Vaticano”,. Sin embargo, un mes después, el Papa eliminó todo acceso administrativo a los activos financieros de la Secretaría de Estado.

A medida que salían a la luz más revelaciones sobre Becciu, también se filtró a la prensa italiana una carta, solicitando un préstamo adicional para la misma propiedad londinense envuelta en el escándalo que obligó a Becciu a dimitir— firmada con membrete por su superior directo, Parolin.

Hasta esta revelación, parecía que el Secretario de Estado se había distanciado del conocimiento y la responsabilidad en la supervisión de estos escándalos financieros.

Cuando el Vaticano dio a conocer los nombres de los acusados de delitos financieros, Parolin declaró a los periodistas que la Secretaría se constituiría en “parte civil” en el proceso de los acusados, afirmando que “nos consideramos víctimas”, seguido de “espero que el juicio sea breve” y pueda “encontrar la verdad”.

Mientras tanto, sigue habiendo más preguntas sobre por qué una figura clave en este y otros escándalos financieros relacionados, el Monseñor Alberto Perlescas —antiguo jefe de la oficina administrativa de la Secretaría de Estado del Vaticano— ha evitado los cargos después de que su casa y su oficina fueran allanadas por la policía del Vaticano, y sus bienes supuestamente congelados.

Perlescas es, al parecer, la figura de mayor rango que se ha convertido en “denunciante” de su antiguo superior, Becciu. Las fuentes dijeron a The Epoch Times que los méritos y la legalidad del testimonio de Perlescas, la supuesta liberación de sus activos congelados alrededor de marzo, y su implicación en los escándalos serán clave dentro de los argumentos preliminares de la defensa, a partir del martes 27 de julio.

Al margen de la esperada politiquería, la asunción de responsabilidades por estos escándalos tendrá ahora graves consecuencias. Con el Papa Francisco emitiendo una serie de nuevas órdenes dentro del Vaticano, una de ellas ha empujado los juicios a los tribunales inferiores, incluyendo el levantamiento del privilegio antes reservado a los cardenales, de ser juzgados solo por el propio Papa. Parece que, con estas órdenes, los movimientos realizados por el Papa Francisco para abordar la corrupción financiera en el Vaticano están ahora totalmente en marcha.

The Epoch Times seguirá los detalles de este y otros juicios en las próximas semanas.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


 

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS