Vehículos eléctricos, energía solar y eólica excluidos debido a recortes en presupuesto estatal

Programas de estímulo ambiental serán descartados para equilibrar presupuestos
Por ALAN MCDONNELL
06 de Junio de 2020
Actualizado: 06 de Junio de 2020

El futuro de muchos proyectos de cambio climático y energía renovable en Estados Unidos está en serias dudas, ya que los estados recortan sus presupuestos debido a las consecuencias de la crisis del virus del PCCh.

Con los agujeros negros fiscales que se avecinan y los impuestos y otros ingresos que han sido diezmados, los gobernadores de los estados parecen dispuestos a recortar donde puedan para asegurar la provisión de servicios esenciales. Las reducciones para los vehículos eléctricos y la financiación de energías renovables como la eólica y la solar están a la cabeza de la lista de recortes.

Un ejemplo claro es California. El gobernador Gavin Newsom se enfrenta a un déficit presupuestario de 54,000 millones de dólares debido al virus del PCCh (Partido Comunista Chino), también conocido como el nuevo coronavirus. Sus recientes enmiendas presupuestarias fueron criticadas por el California Sierra Club por “recortar y desviar fondos de programas ambientales clave”.

Inversiones en energía caen en picada en todo el mundo

Según el reciente informe de la Agencia Internacional de la Energía (AIE) sobre la Inversión en Energía Mundial 2020, la economía mundial se enfrenta actualmente a “la mayor disminución de la inversión en energía mundial de la historia”.

“A principios de 2020, la inversión energética mundial estaba en camino de lograr su mayor aumento anual en seis años”, según el informe. “Pero después de que la crisis de COVID-19 paralizara grandes franjas de la economía mundial en cuestión de meses, se espera que la inversión se desplome en un 20 por ciento, o casi 400,000 millones de dólares, en comparación con el año pasado”.

La AIE espera que el PIB mundial disminuya alrededor del 6 por ciento, con una recuperación en forma de U “acompañada de una importante pérdida permanente de actividad económica”. La reducción de la inversión en gastos relacionados con la energía se debe a la menor demanda y a la reducción de los ingresos de las empresas energéticas, en particular en la industria petrolera, así como a los efectos de los cierres y las restricciones físicas al desplazamiento.

“Se espera que el gasto se desplome en todos los sectores principales este año, desde los combustibles fósiles hasta las energías renovables y la eficiencia”, según la AIE.

Crisis de presupuestos estatales

Los estados y municipios de todo Estados Unidos están luchando para encontrar maneras de tapar los agujeros de sus presupuestos y planes financieros. En abril, el Boston Consulting Group elaboró una evaluación del impacto económico para el estado de Nueva York (pdf) que indica un déficit presupuestario proyectado de 13,300 millones de dólares como resultado de la pandemia del virus del PCCh.

“Los ingresos perdidos disminuirán la capacidad del Estado para prestar servicios a los neoyorquinos en el momento en que más los necesitan. En peligro está el financiamiento de la atención médica, hospitales, escuelas K-12, educación superior e infraestructura”.

El estado de Washington también se enfrenta a un déficit presupuestario. El 13 de mayo, el director de la Oficina de Gestión Financiera del estado de Washington, David Schumacher, informó (pdf) que “las recaudaciones de los próximos tres años fiscales serán unos 7000 millones de dólares más bajas que las previstas hace menos de tres meses”.

Schumacher ordenó a las agencias del estado que identificaran opciones de ahorro presupuestario para 2021, y que “propusieran reducciones como parte de sus presentaciones presupuestarias para 2021-23”. Además de la congelación de las nuevas contrataciones y compras de equipos, se instó a las agencias a “reducir, retrasar o eliminar programas” y a “identificar programas o servicios que no cumplan con su misión principal”.

Newsom de California recorta incentivos verdes

En su presupuesto de enero, el gobernador de California, Gavin Newsom, propuso un “presupuesto climático” masivo de 12,000 millones de dólares que, según él, aceleraría la adopción de vehículos eléctricos por parte de las empresas, proporcionaría préstamos a las empresas para que adoptaran prácticas de ahorro de energía y proporcionaría miles de millones de dólares para financiar medidas preparatorias para combatir los efectos del cambio climático, incluidas las protecciones contra las inundaciones, las sequías y los incendios forestales. Solamente el Proyecto de reembolso para vehículos no contaminantes estaba previsto que recibiera 238 millones de dólares en 2019-2020.

Sin embargo, al haberse agotado las fuentes de efectivo para el presupuesto climático, el gobernador se vio obligado a hacer un nuevo cálculo.

Newsom presentó una revisión del presupuesto a la legislatura del estado el 14 de mayo, en la que se esbozaba el déficit presupuestario de 54,000 millones de dólares dejado por la crisis del virus del PCCh, que afectó al vasto fondo de 16,000 millones de dólares para los días de lluvia del estado. Newsom dijo que la pérdida masiva de empleos y el déficit de ingresos en California requerirían un enfoque renovado en lo que él denominó las “prioridades esenciales” del estado.

Aunque ni las emisiones de carbono, ni el cambio climático, ni las medidas para proteger el medio ambiente se abordaron directamente en la declaración de 1400 palabras de Newsom sobre la revisión del presupuesto, una sola referencia en el último párrafo sirvió casi como una nota a pie de página a los objetivos políticos de antaño, afirmando que el estado se movería para garantizar “una recuperación económica segura, rápida, equitativa y ambientalmente sólida”.

“Proponemos un presupuesto para financiar nuestras prioridades más esenciales —salud pública, seguridad pública y educación pública— y para apoyar a los trabajadores y a las pequeñas empresas a medida que reiniciamos nuestra economía”, se lee en la declaración. “Pero se avecinan decisiones difíciles”.

En las enmiendas se esbozan medidas para cancelar y reducir gastos, abrir reservas, pedir prestado a los servicios de crédito especiales y procurar la eficiencia. Mientras Newsom imploraba al gobierno federal que rescatara a estados como California, prometió a los ciudadanos que “los recortes más dolorosos solo se desencadenarán si el gobierno federal no aprueba un paquete de ayudas que ayude a los estados y a los gobiernos locales”.

California recorta bajo fuego

El capítulo de California de la organización ambientalista Sierra Club expresó su consternación por los recortes californianos, incluyendo lo que denominó planes para recortar las contribuciones generales a la agencia estatal de protección ambiental en más de un 94 por ciento. El Sierra Club también afirma que “La propuesta de presupuesto de mayo también elimina un programa de biodiversidad propuesto en enero, e incursiona en un fondo para la conservación del hábitat para gastar el dinero para otros propósitos”.

La revisión de Newsom significa que “995 millones de dólares en fondos de los Fondos de Reducción de Gases de Efecto Invernadero recolectados a través del programa cap-and-trade serán priorizados para una lista de programas”, afirma el Club, afirmando que “no está claro si esos programas incluirán la financiación de incentivos para acelerar la transición de los autobuses de diesel y gas y los camiones pesados a camiones y autobuses eléctricos de cero emisiones”.

La directora del Sierra Club California, Kathryn Phillips, dijo “Nadie envidia a este gobernador o legislador por el trabajo que deben hacer en este trágico año para equilibrar el presupuesto del estado. Pero cortar y desplazar fondos de programas ambientales claves… es el enfoque equivocado”.

Políticas estatales y acciones de las empresas son claves para retornar a lo ecológico

La AIE afirma que “La crisis de COVID-19 está perjudicando pero no deteniendo el crecimiento mundial de la capacidad de energía renovable”.

Como resultado de la crisis del virus del PCCh, los inversionistas de todo el mundo se disponen a construir menos conjuntos solares, turbinas eólicas y otras instalaciones de energía renovable. “Pero se espera que su crecimiento se reanude el próximo año, ya que la mayoría de los proyectos retrasados ya están en línea”.

En su 55º Índice de Atractivo de Países Renovables, EY (anteriormente Ernst & Young) informa que “A pesar de la desaceleración mundial causada por COVID-19, se espera que el sector de la energía renovable se recupere rápidamente a medida que los impulsores de la inversión a largo plazo sigan siendo fuertes”.

La empresa cree que, junto con otras cuestiones ambientales, sociales y de gobernanza (ESG), la acción contra el cambio climático se está reconociendo como un determinante clave del potencial de una empresa para crear valor en el futuro. “Los inversores institucionales están exigiendo que las empresas no solo ofrezcan un rendimiento financiero, sino que también muestren cómo hacen una contribución positiva a la sociedad”.

El líder energético mundial de EY, Benoit Laclau, cree que el panorama de las inversiones está cambiando, impulsando el dinero en efectivo hacia proyectos ecológicos.

“Este es un momento decisivo y transformador para la industria energética, a pesar de la crisis actual”, dijo. “Las partes interesadas buscan colaborar e invertir en empresas en las que el cambio climático y el desarrollo sostenible estén integrados en su estrategia. Los líderes de la energía deberían tomar medidas para invertir en energías renovables y en proyectos sostenibles a largo plazo relacionados, incluyendo la eficiencia energética, las redes de energía inteligentes y la infraestructura de transporte con bajas emisiones de carbono”.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


A continuación

La ONU está bajo el control del régimen chino

TE RECOMENDAMOS